Usted está aquí

Yamandú Costa. Uno de los más grandes genios de la música brasileña de todos los tiempos

Yamandú Costa se proyecta en este siglo como uno de los mejores guitarristas del mundo, todo un intérprete y compositor que con su guitarra clásica de siete cuerdas va repartiendo notas y melodías con una gran idea, virtuosismo y sobre todo con esa alegría brasileira llena de sentimiento que logra conectar al corazón del escucha.

La guitarra es uno de los instrumentos más recurridos por los jóvenes amantes de la música que se inician en esta bella disciplina, pero no todos logran encontrar su propio sello distintivo y técnica particular para destacar en el ambiente profesional musical, y este gran músico llamado Yamandú reúne exactamente todo lo mencionado y un poquito más,  no es en vano que hoy en día sea reconocido como uno de los mejores guitarristas del Brasil, tanto por la crítica especializada, como el gremio y la gente común.

El joven Yamandú confirma y merece todos los elogios que recibe cuando juega con su guitarra. Solo en el escenario, ha sido capaz de levantar al público de su sitio para llenarlos de un éxtasis, que lo ha ido llevando cada día más a ser también reconocido y admirado por otros continentes del mundo, por su gran talento. Para empezar a contar un poco de su historia debemos comenzar por su nombre: Yamandú, que en tupí-guaraní significa: “precursor de las aguas”, y por algo le nombraron así ya que su arte fluye como el agua de un río que sigue al mar, y ha logrado refrescar y traer nuevas corrientes a la escena musical y sobre todo a ese instrumento tan querido por muchos, la gran guitarra clásica. Cabe mencionar que este músico usa una guitarra clásica de siete cuerdas, no muy usual hoy en día, que le permite acompañarse con un sonido más grueso y bajo cuando suele tocar solo, logrando un sonido más completo en el espectro sonoro.

Es dueño de una técnica muy pura que refleja una destreza fenomenal heredada de la técnica de la escuela clásica, combinada con otras técnicas populares como el jazz , el flamenco y música  brasileira como la samba y la bossa nova, todo mezclado correctamente en su estilo musical. Le podemos encontrar regularmente tocando en solitario, donde claramente demuestra que no necesita de nadie para poder expresarse y sonar con calidad, pero también interactuando y adecuándose a otros músicos en formatos de trío, duetos, cuartetos y demás, donde logra mezclar el sonido clásico con el jazz principalmente, y los estilos ya mencionados de manera magistral, llevando un paso más adelante la fusión del siglo XXI. En sus interpretaciones puede remodelar cada música que toca y revela una profunda intimidad con su instrumento.

Yamandú Costa nació en la ciudad gaucha de Passo Fundo en Brasil en el año de 1980, bajo el seno de una familia totalmente musical, ya que sus padres son artistas también. Su madre es la cantante Clari Marson y su padre es el trompetista y guitarrista Algacir Costa, músicos reconocidos en su natal Brasil. Desde sus primeros años de vida, Yamandú ya hacia sus primeras apariciones en los escenarios musicales al lado de su padre, que cuenta que a los cuatro años de edad lo subió a cantar con él en un bar en Porto Alegre, y para la edad de siete años empieza su instrucción en la guitarra clásica. Posteriormente, empezando a hacer presentaciones con su primo en bares en el nordeste de Brasil, Yamandú descubrió lo que se transformaría en la base de su música: la improvisación, ya que su primo le abandonó en pleno escenario cuando interpretaban “Marina” de Dorival Caymmi, su primo provocó nerviosismo en el niño que, al no saberse la música, empezó a improvisar, obligándolo a despertar lo que mejor sabe hacer hoy en día, hablar con su propio lenguaje a través de su guitarra, así que habría que agradecerle al primo por tal acto, para que este niño conectara con su ser interior y con su compañera de vida, en la comunión que hoy en día lo ha colocado donde está.

Bajo las protestas de los padres, Yamandú abandonó los estudios y empezó a dedicarse íntegramente a la guitarra, exigencia impuesta por su padre. A partir de ahí empezó a estudiar teoría con el mismo padre y, en la bohemia nocturna, aprendió a sacar música de oído.

Entre sus más marcadas influencias podemos encontrar a los grandes guitarristas de Brasil como Jobim, Luis Bonfa y artistas maestros como Astor Piazzolla, Radamés Gnattali, y el guitarrista argentino Lúcio Yanel, además de toda la gama del sonido regional gaucho y canciones tradicionales latinoamericanas. Fue a partir de los diecisiete años donde actuó por primera vez en São Paulo, en el Circuito Cultural Banco de Brasil. A partir de ahí pasó a ser reconocido como músico revelación de la guitarra brasileña. Los diversos estilos que interpreta comprenden el chorinho, bossa nova, milonga, tango, samba y chamamé, lo que hace difícil encuadrarlo dentro de una corriente musical.

La profunda intimidad con su instrumento y un lenguaje musical sin fronteras le ha llevado a recorrer todo Brasil y a participar en importantes festivales y encuentros, además de ser ganador de los premios más importantes de la música brasileña. En 2010, el disco a dueto con Hamilton de Holanda fue nominado a un Grammy Latino. En 2012, en Cuba, ganó el Premio Internacional Cubadisco por Mafua y una mención del Premio ALBA, entre otros reconocimientos en Brasil a los largo de toda su trayectoria. Yamandú es hoy el músico brasileño que realiza más giras en el extranjero, abarcando los más diversos países del mundo como: Francia, Portugal, España, Bélgica, Alemania, Italia, Austria, Suiza, Países Bajos, Suecia, Noruega, Finlandia,  Estonia, Eslovenia, Rusia, Lituania, Serbia, Grecia, Macedonia, Israel, Chipre, India, China, Japón, Corea del Sur, Zimbabwe, Cabo Verde, Emiratos Árabes Unidos, Australia, EE.UU., Canadá, Ecuador, Cuba, Colombia, Chile, Argentina y Uruguay. Así mismo ha participado en numerosos discos como artista invitado de otros músicos, su discografía es amplia, cuenta con alrededor de 12 discos, más un par de en directo desde el año 2000 hasta el 2013, donde muestra su clara evolución a través del tiempo, y cada disco es más maduro e ingenioso, pero cada uno tan valioso e importante. 

Considerado uno de los mayores talentos de la guitarra brasileña, Yamandú Costa es un referente mundial en la interpretación de la música clásica moderna, que domina y recrea cada actuación, incluso en sus composiciones, así mismo va renovando viejos temas y también presenta composiciones propias llenas de fulgor y talento, acompañadas siempre de un desempeño apasionado y alegría contagiosa. Yamandú Costa logra crear nuevos mundos sonoros o, para ser más precisos, abre las puertas para que el público fascinado atisbe en su interior y sospeche las maravillas que se guardan dentro, pero sobre todo en el escenario está Yamandú: un monstruo de la guitarra moderna.

Último disco

Tocata á Amanizade (Biscoito Fino, 2014)

Disco más reciente donde rinde homenaje no sólo a los músicos que admira, sino también al arte de tocar un instrumento, un disco que refleja esas bohemias y reuniones donde se junta toda la gente que gusta de cantar y tocar, donde se hace alusión a esta práctica muy común y muy natural entre amigos. El disco comienza por la invitación del Auditorio del Museo del Louvre en París, ya que le pidieron que expusiera un poco de la música popular en Brasil, por lo que escribió la suite "Impresiones de Brasil ", una pieza desarrollada a lo largo de cuatro años, concebida para la formación de cuarteto, guitarra, acordeón y la mandolina. El álbum cuenta con doce temas, tanto los habituales en tocatas informales, además de dos temas inéditos: "Boa Viagem" y "Negro de la bailarina". Los compositores homenajeados, fueron varios en temas como: "Graúna" de João Pernambuco y "Leme Piedra" por Raphael Rabello y Toquinho, siendo Raphael Rabello una gran  referencia para su generación. La portada del disco es una obra maestra en sí mismo,Elifas Andreato firma la ilustración, el mismo autor de tapas famosas para álbumes de artistas como Martinho da Vila, Chico Buarque, Elis Regina, Clara Nunes y Paulinho da Viola.

Disco recomendado

Bailongo (Funarte, 2014)

Un disco influenciado por las antiguas danzas europeas de salón que llegaron a Brasil, donde se logró ganar un swing renovado y otro enfoque. Música que nos remite a los cabarets más elegantes de París, en un ambiente bohemio y elegante, reflejando una fotografía en blanco y negro de aquella época, traída a nuestros tiempos renovado. Se puede percibir un toque de jazz al puro estilo de Django Reinhardt. Un disco que nos ofrece una vuelta a la tradición de la danza en pareja, influenciada por diferentes estilos, que gano un aire nuevo en las composiciones de Yamandú y Guto, donde también revisitan obras ya interpretadas y grabadas numerosas veces como “Scottish-Choro” de Heitor Villa Lobos, ofreciendo una versión inédita y fuera de lo común.

Otra discografía

Continente (Biscoito Fino, 2011)

Un disco donde Yamandú es llamado a navegar por aguas musicales del sur América. El disco fue grabado en Río de Janeiro con el trío del guitarrista gaucho Arturo, donde extrapola la frontera musical de las Pampas. Compuesto por once temas instrumentales, el repertorio incluye seis canciones hechas por Yamandú en colaboración con Wirtti, compuestas durante los recorridos realizados por el dúo en Europa y el Medio Oriente, donde se le hace homenaje a la variedad de la música sudamericana, donde incorpora elementos del bambuco, el ritmo de los Andes en Colombia, música paraguaya, boliviana, uruguaya, y en homenaje a artistas como Atahualpa Yupanqui.

Dois Tempos (Biscoito Fino, 2001)

Álbum producido por Luiz Carlos Borges, donde se hace un hermoso encuentro con maestro y discípulo, como dos brazos de un mismo río que van hacia una misma dirección, ya que esta agravado a dueto con Lúcio Yanel, su mentor musical. Estos dos grandes conviven en un duelo constante y vital, donde se siente la esencia pura de la guitarra, sin egos ni competencias, puro placer y virtuosismo musical.

 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?