Usted está aquí

Xavier Rudd. El surfista que le canta a la vida con la imaginación y la consciencia como herramientas

Surfista de corazón musical, que le canta a la vida con la buena vibra de vivir en el mar,  Xavier Rudd, desde su debut en 2002 comenzó un viaje que lo ha convertido en una de las voces más emblemáticas de la música australiana, además de un activista ambiental y cultural por todo el mundo.

Nació en Australia en al año de 1978, criándose en el mar, un surfista de toda la vida, se ha convertido en un gran compositor, cantante, multi-instrumentista, activista ambiental y cultural, y una de las voces que cantan por el despertar de  la consciencia más emblemáticas de Australia. Su música recoge un collage de varias músicas del mundo, basándose principalmente en el reggae, con toques de rock clásico, funk, blues y folk,  que mezcla con raíces aborígenes australianas.

En el transcurso de una década, ha podido recolectar estos sonidos diversos por  todos los rincones del mundo que ha recorrido. Xavier es reconocido por ser un gran multi-instrumentista y muy versátil en el escenario, dentro de los instrumentos que maneja de manera excepcional podemos mencionar:  slide guitars, weissenborn,  guitarras acústicas de 6 y 12 cuerdas, guitarra eléctrica, didgeridoos, pedal de efectos, armónica, tambor azteca, slit drum, dobro, bass trompeta, organette, djembe, shakers, deslice banjo, tobillo bells, tongue drum y el bajo, además cabe mencionar que posee una voz muy afinada y con un timbre muy suave y melódico. Rudd es un hombre orquesta que interpreta su música rodeado de instrumentos en un arreglo complicado. Por lo general, tiene tres didgeridoos colocados frente a él en un soporte, una guitarra en su regazo, una caja de ritmos por los pies habitualmente desnudos, y una variedad de tambores, banjos, armónicas, campanas y un bajo a la mano o cerca en el pie, según el caso. En directo se suele acompañar de un bajista y un baterista, o de un percusionista y también suele tocar solo.

Varias de las canciones de Rudd incorporan en su lírica temas de conciencia social como la espiritualidad, la unidad, el ecologismo y los derechos de los pueblos aborígenes. Sus canciones incluyen historias del maltrato a los indígenas de su tierra natal, asimismo alza la voz por los derechos de los aborígenes norteamericanos de Canadá y Estados Unidos. Antes de su carrera en solitario comenzó a tocar música como parte de la banda Xavier and the Hum. Dentro de sus influencias, como él mismo ha manifestado, se encuentran artistas como Bob Marley, The Beatles, Leo Kottke, Ben Harper, Natalie Merchant y el también multi-instrumentista David Lindley, así como en la música de diversas fuentes, tales como la música norteamericana y nativa de Hawaii.

Rudd primero aprendió la técnica de la respiración circular requerida para tocar el didgeridoo practicando en una manguera de aspiradora. Mientras crecía en Torquay Australia y la playa de Bell en Victoria también aprendió guitarra, clarinete y saxofón. Él parecía destinado a ser músico, pero nunca podría centrarse en sólo un instrumento, prefería encontrar maneras de combinar entre sí tales instrumentos, como hacer líneas de bajo al tocar su guitarra y al mismo tiempo con los dedos tocando las cuerdas inferiores. Todas estas habilidades las desarrolló cuando comenzó a viajar y a tocar en solitario. Durante sus viajes, Rudd descubrió una afinidad por Canadá, donde obtuvo la doble nacionalidad posteriormente. Su esposa también es canadiense, la conoció mientras estaba por Australia.

El primer documento de sus actuaciones en directo en Canadá se registró en 2001 y ayudó a difundir su música y discurso. Su primer álbum de estudio, To let, fue lanzado un año más tarde. Su siguiente álbum de estudio, Solace de 2004, trató de capturar su sonido en vivo tal como lo hace el solo sin ningún músico invitado. Rudd tocó todos los instrumentos en el disco, con sólo unos pocos overdubs, este disco contó con una versión del tema de Bob Marley "No Woman No Cry" y el single "Let Me Be", donde interpreta una versión extendida de este en sus conciertos. El álbum fue lanzado de manera independiente, pero logró que fuera distribuido por Universal, ganando un público más amplio, estrenándose en el Top 20 de las listas ARIA y obteniendo ventas de platino. Al ganar más atención en el mundo girando con otros artistas, grabó otro álbum en vivo titulado: Good Spirit, este fue grabado en tres de sus conciertos por Australia y puesto a la venta en 2005. El mismo año trajo la edición del álbum: Food in the Belly, un disco de estudio grabado en Vancouver, que incluyó artistas invitados como Beth Preston, Harry Manx y el Coro de Niños de Vancouver. Este álbum también fue disco de platino en Australia.

Rudd es uno de los muchos músicos preocupados con el medio ambiente dedicados a hacer consciencia a través de su música dentro de sus actuaciones y giras. Rudd se ha convertido en un nombre conocido en los festivales de música de todo el mundo incluyendo el Festival Bonnaroo Music , la Alta Sierra (2004 y 2007) y Wakarusa (2005), moe.down (2003), Summer Sonic, Lowlands, Rock Werchter entre otros. A medida que su popularidad siguió creciendo, recibió muchas oportunidades para llevar a cabo una gira con artistas como Jack Johnson, Dave Matthews, Ben Harper, Rodrigo y Gabriela, entre otros.

Al presentase a sí mismo como un artista de la imaginación y la conciencia, ha logrado destacarse por toda su labor social en el mundo, fue nominado por la asociación civil “PETA” por al premio que les otorga a los veganos famosos que hacen labor por reconocer los derechos de los hermanos animales en el 2007. Con su gran variedad de guitarras, didgeridoos, pedales de efectos y percusión, Xavier Rudd reintrodujo los sonidos australianos y las historias de los dueños originales de la tierra a las nuevas generaciones, al mismo tiempo que sumerge al resto del mundo en un sonido totalmente nuevo.

Con siete álbumes de estudio, dos álbumes en vivo y múltiples nominaciones ARIA, este músico se consolida cada vez más en la escena mundial y se embarca en un viaje por un río que va ganando una legión creciente de seguidores por todo el mundo.

Último disco

Spirit Bird (Universal Music, 2013)

Séptimo disco de estudio donde una vez más logra pintar imágenes impresionantes con tonos vivos e inconfundibles. En este disco podemos encontrar ritmos ceremoniales hipnóticos en una especie de canciones de tono tribal y espiritual. Se puede percibir que la voz de sus antepasados habla a través de él, a través de su lírica poderosa y consciente por todo lo que está pasando en el mundo. Es un disco que recuerda matices de sus antecesores, como la sencillez de Solace, y la electricidad de Dark Shades of Blue, haciéndonos ver que no tiene la inexperiencia  del primer disco To Let, pero sí la sabiduría del disco Koonyum Sol. Sin duda una mezcla bien equilibrada de todos sus discos anteriores, con líricas llenas de un mensaje positivo en palabras venidas del corazón. Es un álbum comprometido socialmente con la conciencia mundial y su ya reconocida labor de ahondar en su ascendencia musical y espiritual, reglándonos  bellos paisajes sonoros y coloridos desde la región de Kimberley de Australia Occidental, hasta las colinas y lagos de Canadá.

Disco recomendado

Dark Shades of Blue (Anti, 2008)

Es el disco más conceptual, pesado e introvertido de su carrera, este un disco muy diferente a cualquier disco anterior. Es oscuro e increíblemente dinámico. El álbum redefinió a Rudd como un gran instrumentista y un letrista más maduro. Aunque es todavía profundamente espiritual en su composición, Rudd presentó un lado más introspectivo en oscuros tonos de azul, que ha logrado conectarse profundamente con sus fans.

Otra discografía

Koonyum Sun (Universal Music, 2010)

Este álbum registra a Xavier Rudd con tres músicos invitados con los que actualmente suele tocar en vivo, banda a la que bautizó con el nombre de Izintaba, encontramos al bajista Tio Moloantoa, y al baterista Andile Nqubezelo, y vio a Rudd retornar a sus raíces de blues y música australiana. Hay temas de amor, respeto y paz, por lo que se le reconoce por cantar desde sus inicios.

White Moth (Anti/Epitaph, 2007)

El primer sencillo del álbum fue nominado al ARIA 2007 y vio a Xavier examinar su posición en esta conectividad, cantando en un mensaje con palabras desde su corazón. Musicalmente, este disco contiene canciones más osadas y muestra música más tribal y de folklor australiano. 

 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?