Usted está aquí

Triciclo Circus Band. Los mágicos músicos payasos callejeros

Extravagante propuesta musical que suena a porvenir nostálgico, con una rica y divertida fusión de varias músicas del mundo. Con elementos de otras disciplinas tales como son el teatro, la danza, el clown y una variedad de actos circenses, hacen de esta banda mexicana algo especial y única en la escena musical latinoamericana.

Totalmente concebido y desarrollado en las calles, Triciclo Circus Band es un ensamble originario de la Ciudad de México, en el mero corazón del centro de aquella gigantesca urbe, que nació con un espíritu totalmente clown para divertirse en primera ellos, para así después a todo su creciente público, con buena música y una serie de diversas disciplinas teatrales y circenses, que han hecho de este proyecto unas de las bandas en boga y favoritas, tanto de un público juvenil como infantilcomo para la gente mayor y exigente que gusta de la buena música y de pasar un rato agradable viendo y escuchando a estos grandes músicos payasos.

Esta banda mexicana ha sobresalido por su música llena de color circense, folclore mundial, alegría y melancolía, que se complementa con su imagen de payasos vagabundos y su inquietud insistente de romper la barrera entre el escenario y el espectador. Narices rojas, instrumentos de viento y cuerdas, diversión garantizada para chicos y grandes.

Triciclo Circus Band fusiona ritmos como el rock, polka, tango, manouche, vals, balcánico, música oaxaqueña y el paso doble, con el teatro, danza, clown y artes circenses, en un compacto y bien desarrollado espectáculo que convence y divierte a todo quien lo escucha. Triciclo Circus Band es un grupo que logra demostrarnos que no es necesario que todas las canciones tengan una letra, ya que logran crear diferentes atmósferas y escenarios, llevándonos por paisajes sonoros que nos hacen recordar desde la música de Francia, hasta la música tradicional de México; sólo basta poner atención a cada una de las melodías y dejarse envolver por los sonidos que genera este ensamble. Una de las principales inquietudes del grupo, además de la música, es la interacción con la gente a fin de eliminar la barrera que existe entre el escenario y el público, por lo que la interdisciplina (performance, sketch) y el lenguaje visual (caracterización circense) son una parte fundamental del espectáculo, siendo la calle el principal laboratorio de improvisación y aprendizaje.

Su historia comienza cuando Alejandro Preisser, líder, fundador y banjo del grupo, se encargó de ir juntando a la banda tocando en las calles del centro histórico de la Ciudad de México, con su nariz roja y combinando malabares y payadas, con las notas de su banjo. Cuentan que su intención nunca fue hacer una banda, fue que entre algunos amigos empezaran a crear música, ya que cada uno trabajaba en otros proyectos de música clásica y jazz. Así empezaron a ensayar, por el gusto de improvisar e intercambiar ideas y sonidos, llegando a sumarse la cantidad de 20 músicos a esos ensayos, y que con el tiempo se fue reduciendo hasta conformarse por nueve músicos en el ensamble actual. El primer contacto con el público se dio en las calles del Centro Histórico de México, en las calles de Motolinia y Madero, las cuales suelen ser muy concurridas y son el paso para llegar a dos foros muy importantes de la escena musical en aquella gran ciudad, así que mejor zona no pudieron escoger, ya que suelen pasar muchos artistas y productores nacionales e internacionales por esas calles seguido. Cuando empezaban a tocar la gente estaba parada y  siempre les daba una moneda, pero fue cuando se les ocurrió ponerse una nariz de payaso y vestirse de vagabundos, lo que les hizo atraer más a la gente y a raíz de eso comenzaron a improvisar e interactuar con el público, convirtiendo la calle en un laboratorio de experimentación y creación artística, y hasta ahora nunca han dejado la calle.

El show se fue puliendo y perfeccionando, logrando un performance más grande, así la gente se comenzó a interesar más. Fue algo que hicieron por darse a conocer y también por el dinero, ya que no es nada fácil mantenerse en el mundo al principio de la música o de algún arte. Pero todo se fue dando por sí solo, sin pretensiones, ni algo premeditado, ellos mismos comentan que: “No nos disfrazamos ni pensamos las cosas con un objetivo, decíamos: ¿y sí hacemos esto? Pues sí, hagámoslo…¿y si hacemos el otro? Pos órale pues, no estábamos pensando en hacer nada, las cosas se empezaron a dar, a tal grado que ahorita estamos en un punto en el que ya tenemos que estar pensando las cosas, porque si lo hacemos al “chingue su madre” no nos va a resultar nada…” y sí ya que al subir de grado, todo se torna más profesional.

Por su lado, Luis Preisser, sax y clarinete del grupo, aseguró que toda la banda trabaja bajo la consigna de que “usar una nariz conlleva una gran responsabilidad”, logrando que toda esta evolución en tan poco tiempo ha sido gracias al gran trabajo por parte de cada uno de los integrantes de la banda y el aprecio que tienen hacia el grupo, además de que, aunque suene cliché, como él lo dice, todo se lo deben a su amplio y variado público que los sigue desde sus presentaciones en las calles del Centro Histórico y en el Museo Nacional de Arte, ya que por y para ellos existen. Aunque su trayectoria es corta se han presentado en una gran diversidad de escenarios (teatros, centros culturales, festivales, auditorios, etc.), alternando con artistas reconocidos a nivel mundial, como el festival internacional Vive Latino en México, y un par de festivales masivos en Brasil.

Triciclo Circus Band presentó su primer disco en forma, ya que sacaron un EP anteriormente, en el que la banda vivió una noche de esplendor en el Plaza Condesa, un foro en la ciudad de México que está de moda, y en el que se presentan artistas de talla internacional, y que ya se ha convertido en salón de fiesta para los payasos en varias ocasiones, pero esa vez presentaron su segundo material discográfico llamado Cada vez. Con un aforo de aproximadamente 1,500 almas que gritaron y celebraron los (malos) chistes de Krustofsky y nuevamente se mezclaron los ritmos característicos, balkan, polka, duranguense y tango, con nuevos performances y actos circenses de invitados, como Paté de Fua y el guitarrista de la legendaria banda mexicana Maldita Vecindad, siendo un parteaguas en su carrera.

Estos músicos payasos nacieron y crecieron en la calle, por eso se deben a ella y al público que en las aceras los apoyó con una moneda. Orgullosamente vagabundos y chilangos, los nueve integrantes de la Triciclo Circus Band siguen igual de divertidos e irreverentes como el primer día, sin importar el escenario donde se presenten. A pesar de la popularidad, no han permitido que el “vedetismo” acabe con el contacto directo y la interacción con el público, porque su audiencia también forma parte show y de la banda.

 

Último disco

Cada vez (Saratoga Records, 2014)

Encontramos 16 temas donde se logra la perfecta fusión de  géneros como bossa nova, fado y duranguense, con el ya característico sonido balkan y folk, todo esto con canciones que van desde el francés, hasta el italiano, alemán e inglés. Es un disco que no olvida ese toque circense tan característico de la banda, pero agregando diferentes géneros de varias partes del mundo. La producción corrió bajo la producción de Alejandro Preisser, Agustín Medrano y Fede Preisser. El arte del disco fue obra de Armando Pineda y Yanin Ruibal, quién también se ha encargado de los otros álbumes.  Este disco tiene toda la esencia del grupo, ya que se trabajó fuertemente en él durante casi medio año, tres meses ensayando y otros tres produciendo, para compactarlo en 55 minutos donde se agrupan una serie de temas que abordan varios géneros y varios idiomas, imprimiendo el característico sello de la agrupación; el gusto por la fiesta, el folclore y la melancolía.

Otra discografía

Triciclo Circus Band EP (2011)

Un Ep donde se dan a conocer con canciones divertidas, casi de corte circense y que encuentran su base musical en géneros como la polka, el tango, el vals, entre otros géneros que enriquecen aún más su estilo musical. Esta producción discográfica, lanzada a manera de promoción en el 2011, cuenta con seis temas de una corta duración. La primera canción lleva por título “Excusez- Moi” un tema interpretado en francés y que logra envolvernos con el sonido final del acordeón. El siguiente tema lleva por título “Gipsy Party”, un tema que genera una verdadera fiesta sonora al incluir varios instrumentos musicales que logran entretejer un divertido tema. “No corro, no grito, no empujo”, tema que está interpretado en español dedicado al amor. “Oaxaca” es un tema que logra rescatar la música popular de aquel estado al sur de la República Mexicana, sin duda un buen tema homenaje a aquella música tradicional. “Lloren mi tango”, es contraste con la música festiva que se venía escuchando en el álbum, sin embargo, logra crear este ambiente de romanticismo que sólo el tango es capaz de hacer. El disco concluye con el tema “Sepia”. 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?