Usted está aquí

Tamikrest. Rebeldes del blues del desierto

Tamikrest significa "cruce" en la lengua de la Kel Tamashek, un pueblo saharaui tradicionalmente nómadas que se conocen comúnmente como los tuaregs. Es un nombre adecuado para una banda que fusiona con éxito los valores de su cultura atemporal con los sonidos y visiones que se han encontrado en un viaje de cabeza a los escenarios de conciertos y ipods del mundo.

Tamikrest es considerada una de las mejores bandas de blues africano del momento, que están empezando a sonar con fuerza en todo el mundo con su rica fusión de ritmos africanos tradicionales con influencias del rock y el blues.  Desde sus inicios en el año 2006, estos tuaregs del desierto del Sahara van cantando en su lengua natal canciones y ricas melodías que contagian e invitan a bailar a todo a quien los escucha, logrando una gran aceptación no sólo en el continente negro, sino que ya son toda una realidad en todo el mundo, siendo considerados como una de las bandas punta de lanza de la nueva generación tuareg y dentro de la música africana.

Estos herederos legítimos de Tinariwen, van abriendo brechas para encontrar nuevos caminos y rutas entre el blues y el rock del desierto occidental, conservando, por supuesto, la esencia y ese toque africano del norte.

Ousmane Ag Mossa es el líder y el compositor principal de la banda, y fue el encargado de reunir a los demás integrantes, los cuales manejan los típicos instrumentos como las guitarras y bajos eléctricos, batería, djembes, youyous y un ensamble de voces bien logrado, junto con otros instrumentos de percusión. Cuando Tamikrest fue fundada los músicos estaban todos en sus años veinte, o sea que son un grupo muy joven, cosa que le da un enfoque fresco y renovado al proyecto, todos se encontraron en la región alrededor de Kidal, una ciudad en el noreste de Mali.

Todos ellos asistieron a la escuela de Les enfants de l'Adrar en Tinzawaten, un pequeño oasis en medio del desierto, que fue financiado por fundaciones europeas. Fue allí que los futuros miembros de Tamikrest consiguieron su formación musical básica. Su juventud fue formada por la guerra civil que tuvo lugar entre 1990 y 1995. Muchos miembros de la familia y amigos murieron, mientras que los tuareg lucharon por su autonomía. Cuando los nuevos disturbios estallaron en 2006, Ousmane Ag Mossa y su amigo Cheick Ag Tiglia decidieron no luchar con las armas, sino llamar la atención hacia la causa de los tuareg con medios musicales y con el arte, que es a donde más gente se llega, y el mensaje es más poderoso.

Casi todos tocaron de adolescentes la música tradicional de la Kel Tamasheq, y solían hacer versiones de las canciones de la famosa banda tuareg Tinariwen, que fue de las pioneras en mezclar la música tradicional africana con la música rock occidental en los años ochenta. A través de internet y la cultura del mp3, los miembros Tamikrest llegaron a conocer bandas y músicos como Jimi Hendrix, Bob Marley, Pink Floyd y Mark Knopfler, que influyeron en la conformación del sonido especial que caracteriza a Tamikrest.

El parteaguas en su carrera musical se dio cuando la banda tuvo un encuentro casual con la banda australiana-estadounidense Dirtmusic en el Festival Au Désert en 2008, que tuvo lugar en Essakane (a unos 50 kilómetros al oeste de Tombuctú), lo cual les llevó a empezar una buena amistad y sobre todo una gran cooperación e intercambio musical entre ambas bandas que les dio más bagaje musical.

Fue en el año 2009 que entraron a grabar a un estudio profesional ya con una buena lista de canciones propias para darle forma profesional al proyecto, y así grabaron su primer disco titulado Adagh, el cual fue producido por Chris Eckman (miembro de Dirtmusic y The Walkabouts), para después ser invitados a grabar unos temas para el disco de aquella banda y hacer una serie de conciertos por África y Europa juntos, que ayudó al impulso de la carrera de Tamikrest, para darse a conocer en el mundo. Así en el año 2010, ambas bandas recorrieron Europa juntos y se presentaron en diversos festivales como Sziget y Orange Blossom Special, este último organizado por su sello, Glitterhouse Records. Para el siguiente año, de nueva cuenta Chris Eckman produce el segundo disco de la banda, convirtiéndose en su más cercano cómplice, y el punto de enlace entre la banda y su nueva casa disquera  Glitterhouse Records, dándoles el empuje final para ampliar y hacer mejoras en los arreglos de las canciones, pieza clave que necesitaban para despegar.

Tamikrest ha estado desde entonces perfeccionando su estilo único y singular y lo han reflejado en su tercer trabajo que titularon Chatma, en cual se muestra la madurez musical de cada uno de los integrantes y como banda, llevándolos a emprender diversas giras por las ciudades más importantes de Europa. En voz de su líder han manifestado que están complacidos con el éxito que han alcanzado, pero su labor ahora va más allá de lo musical, puesto que pretenden hacer una labor social más grande para aportar al crecimiento educacional de su país, declarando en varias ocasiones: “Aunque nuestra música nos da una vida mejor y un poco de consuelo, no es suficiente cuando nuestro pueblo sigue siendo marginado y perseguido, y así nada tiene valor…”

Así es como el proyecto se ha transformado en portavoz de la juventud y del pueblo entero, expresando en sus canciones los sufrimientos de su pueblo y su lucha por el reconocimiento de su identidad, siendo así este último disco dedicado a todas las mujeres que sufren en silencio, lejos de la mirada de la cámara de televisión, heridas en su propia carne por el conflicto. El estribillo de “Tisnant un Chatma” es claro:¿Quién puede entender el sufrimiento en el alma de quien ve sus hermanas agotados por la restricción de la vida dentro de las fronteras, en el dolor profundo y con la opresión diaria?, todo un canto para las mujeres, que con orgullo uno de sus miembros es mujer y cualquiera que esté atento habrá notado que la cantante Wonou Walet Sidati, quien ha sido miembro de Tamikrest desde el principio, nunca ha sido relegada a las líneas de banda durante sus conciertos, ella siempre canta y baila en el centro del grupo, a menudo en la primera línea, delante de la banda.

En cuanto a la reciente guerra que ha asolado el norte de Mali, Ousmane nunca menciona la victoria o la derrota, ya que eso no importa puesto que todo esto sólo les ha llevado a vivir una terrible experiencia a toda su comunidad,  dejando sólo ausencia, traición, dolor… Y a través de su música pretenden dar un poco de esperanza y alzar la voz para que la comunidad internacional les escuche y les mande ayuda, y esa es ahora la labor más grande de la banda: transformar todas estas luchas en música y mensajes positivos, cantando y haciendo textos un tanto poéticos; cantar sobre todo por su propia gente, con el doble deleite de que su público es ahora internacional, llevando su mensaje más allá de lo esperado.

Último disco

Chatma (Glitterbeat Records, 2013)

Tercer disco en su carrera, el cual navega hábilmente entre las experiencias de su pueblo y las modas sociales, dentro de un documento musical totalmente convincente y poético. El álbum está lleno de reflexión sobria: la indignación moral, la experimentación musical, la celebración cultural, con la rebeldía que siempre ha reflejado el rock and roll. Es también el primer álbum de Tamikrest que ha sido escrito en torno a un tema definido. En Tamashek "Chatma" significa "Hermanas" y la banda ha dedicado el álbum, en sus propias palabras, a: "el valor de las mujeres tuareg, quienes han asegurado la supervivencia de sus hijos y la moral de sus padres y hermanos." La canción de apertura "Tisnant un Chatma” (El sufrimiento de mis hermanas) es un homenaje desgarrador a las mujeres del desierto. En el álbum musicalmente encontramos toques nuevos de dub, blues, funk y rock psicodélico dentro de la tradición tuareg. Un nuevo guitarrista, Paul Salvagnac también se ha unido a la banda, trayendo con él texturas frescas y posibilidades nuevas. La música contemporánea Tuareg ha producido varios álbumes inolvidables en los últimos años y Chatma sin duda merece ser clasificado con estos.

Otra discografía

Toumastin (Glitterhouse Records, 2011)

Segundo material producida por Chris Eckman. Toumastin significa “Mi Pueblo”, en Tamasheq. Es un disco donde hacen honor al famoso término: Blues del desierto, donde Tamikrest encabeza hoy en día este movimiento. Es un disco lleno de sonidos estridentes y duros, heredados del rock y el blues, con líneas de bajo bien logradas, que en parte se debe a la utilización de un productor cuya vida se ha gastado en bandas de rock, pero también refleja el espíritu de los propios miembros de la banda. El trabajo guitarrístico crea estados de ánimo y matices que hacen eco de las distancias del desierto, mientras que el ritmo es el del camello, lento pero estable. Tal vez no sea un disco puro de rock & roll, pero definitivamente está el espíritu de una banda de rock  que es parte de Tamikrest.

Adagh  (Glitterhouse Records, 2010)

Disco debut producido por Chris Eckman, donde reflejan esa inquietud por fusionar los elementos del blues y rock con la música tradicional del norte de África en once temas originales que sorprendió al medio musical, asaltando por sorpresa al movimiento musical y social de su país; alzando la voz por su pueblo para llegar un nivel más internacional con los sonidos del desierto del Sahara, llevados de la mano del blues y el rock.

Tamikrest es considerada una de las mejores bandas de blues africano del momento, que están empezando a sonar con fuerza en todo el mundo con su rica fusión de ritmos africanos tradicionales con influencias del rock y el blues." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?