Usted está aquí

Takuya Kuroda. El sol naciente de oriente que trajo su brillo a occidente para evolucionar el jazz.

Venido desde la escena callejera del jazz neoyorkino, llega este trompetista llamado Takuya Kuroda, un músico prometedor en ascenso que logró colarse dentro de las filas de la histórica disquera Blue Note Records para ser hoy en día considerado como uno de los mejores músicos del momento en el circuito mundial del jazz de grandes ligas dentro de las nuevas generaciones.

Takuya Kuroda es un músico visionario que basa su estilo principalmente en el jazz, dirigido hacia la experimentación y hacia la mezcla de post-bop, soul-jazz y cool jazz. Su sonido está influenciado principalmente por los grandes maestros del jazz, con una clara inclinación hacia la escuela que dejó el gran Miles Davis, principalmente con el disco Doo-bop, ya que pareciera que toda su sonoridad está fundamentada bajo la influencia de este estilo. Su lenguaje es articulado, muy suave, muy “cool”, y a la vez  se caracteriza por tener un estilo enérgico y urbano, herencia de vivir en dos grandes urbes, tanto la de su ciudad natal, como la de Nueva York. Un tono muy brillante y conmovedor más una fuerte entrega apasionada, describen a este trompetista.

Nacido en la ciudad de Kōbe, localizada en la isla de Honshu y uno de los puertos más importantes de Japón, Kuroda se inició en la música al seguir a su hermano mayor, que es trombonista en la escena musical local, tocando con las mejores bandas locales. Después de estudiar música en Japón, Takuya llegó a los EE.UU, para trasladarse a Boston y asistir a la prestigiada universidad de música “Berklee College of Music” donde tomó un diplomado de intercambio de cinco semanas,  ahí conoció y se hizo amigo del cantante de jazz José James, quien invitó a Kuroda a grabar con él posteriormente, siendo esto parte fundamental para que se diera a conocer a un nivel más profesional y masivo.

Después de salir de Berklee, Kuroda se trasladó a Nueva York, donde se matriculó en el programa de Jazz y Música Contemporánea de la Jazz New School, donde se graduó en 2006. Al principio le fue un poco difícil encajar en aquella gran urbe, declaro en una ocasión que se las veía negras, ya que se encontraba en un punto donde no tenía amigos, y por lo tanto lo único que podía hacer era irse a meter a los sitios donde se armaban las jam sessions, "Yo ni siquiera podía hablar inglés en aquel momento y la única manera en que podía expresarme era a través de tocar la trompeta." Es ya sabido que la vida de un músico moderno de jazz es difícil y mas viviendo en Nueva York. Si seguimos las dos últimas frases podríamos llegar a la conclusión de que la vida de un músico de jazz de Nueva York no es un montón de vino y rosas. La realidad para la mayoría de los aspirantes a músicos profesionales, no está  llena de presentaciones en eventos de gala con enormes cheques de pago, en realidad, la vida del recién graduado se reduce normalmente a hacer un par de presentaciones en restaurantes y foros locales con baja audiencia y un salario mínimo, parte de la historia que vivió este trompetista en sus inicios.

 A pesar de la barrera del idioma y de unos inicios duros, Kuroda logró hacerse entender y comunicarse con el lenguaje de la música. Así, tras graduarse se acomodó rápidamente en la vibrante escena del jazz neoyorkino tocando con artistas como Junior Mance , Greg Tardy , Andy Ezrin, Jiro Yoshida, Akoya Afrobeat, y Valery Ponomarev Big Band 's, de esta manera poco a poco, se ha convertido en un artista muy solicitado dentro del circuito jazzero, tocando codo a codo con leyendas vivientes como Mance, maestros experimentados como Francisco Mela y Pino Palladino y con la generación ascendente que incluye a Ben Williams y Kris Bowers.

Para el año 2010 vino la invitación de su amigo José James para que colaborara en la grabación de su disco Blackmagic  y más tarde en el disco  No Beginning No End, escribiendo los arreglos de metales de dichas producciones, además de salir de gira con él dentro del staff de músicos que lo acompañaban, siendo esto parte fundamental para abrirse paso en la escena jazzística. Asimismo, en 2010 logró grabar su primer material discográfico titulado Bitter and High, mismo que le valió ganarse el éxito de la crítica y que fue seleccionado por la revista Jazz Hihyou para ser considerado dentro del Top 6 de los mejores discos del año de 2010 y por  la Jazzweek.com, dentro  los 50 Mejores Álbumes de Jazz 2010.

En 2011, Kuroda lanzó el álbum Edge, producido independientemente. Desde su lanzamiento, Edge se colocó en el puesto # 3 en las listas de éxitos nacionales dentro de la programación radial de varios programas de jazz en los Estados Unidos.En 2013, Kuroda firmó con la discográfica  Blue Note Records y grabó su tercer álbum en solitario, Rising Son lanzado en 2014. Rising Son presentaba un fuerte sonido de soul-jazz y algo de la influencia del hip-hop ejemplificado por la presencia de varias  composiciones de Roy Ayers que incluyen  el tema "Everybody Loves the Sunshine", que además contó con José James en la voz.

Hoy en día podemos ver y escuchar a Takuya tocando en diversos festivales de música por todo el mundo (Java Jazz, Rio Das Ostras, Río a Río, Vitoria Jazz) y en algunos de los foros más importantes de la escena del jazz de Estados Unidos como el Blue Note, El Standard Jazz, Radio City Music Hall, The Village Underground, entre otros. En directo se hace acompañar de una súper banda compuesta por Kris Bowers en los teclados, Solomon Dorsey al bajo, Nate Smith en la batería, y haciendo voces con el trombonista Corey King. Además de sus propios proyectos, Takuya participa como miembro activo dentro de la banda de José James, en la Akoya Afrobeat, en la Orquesta Groove MK, y Chicken Gravy.

Varios músicos colegas han declarado que actualmente nadie suena como Takuya, su tono, calidez y la mayor parte de toda su narración es realmente inspiradora, su escritura es conmovedora, moderna, lo que le ha permitido tender puentes entre el jazz y el soul de manera inteligente y bien lograda, especialmente tomando en cuenta que en Japón casi no escuchaba esta música, merito más para él. Kuroda se prepara para convertirse en una importante voz en la escena moderna del soul-jazz del siglo XXI, tal cual como su nuevo disco lo indica Rising Son, el músico del  país naciente, está señalando el camino por el que el jazz resurge como un nuevo amanecer.

 

Último disco

 Rising Son (Blue Note, 2014)

Disco producido por su colega y amigo José James, en el cual también participó prestando su voz en el tema “Everybody Loves The Sunshine”. El imaginativo guitarrista Lionel Loueke también se sumó al disco grabando un gran solo medio percusivo en el tema “Afro Blues”. Este último álbum actúa como una metáfora de su carrera, el trompetista explica que su carrera, como el sol que se levanta lentamente, tomó tiempo para desarrollarse. "He estado en Nueva York durante 10 años", comenta Kuroda. Es un disco muy cool, lleno de melodías bien llevadas, con solos inteligentes y bien articulados, en el tono suave que le caracteriza. Incluye ocho temas que hacen olvidar lo que hay afuera del mundo mientras lo escuchas, relajando y conquistando todos tus sentidos.

Disco recomendado

Bitter and High (Takuya Kuroda, 2010)

Álbum con el que debutó como solista y compositor de la mayoría de los temas, en el cual incluye siete canciones suyas, más un versión de Monk, “Round About Midnigth” y el tema “For All We Know” de J. Fred Coot. Este disco fue seleccionado por la revista Jazz Hihyou como uno de los mejores discos del top seis del año 2010, y fue catalogado dentro los 50 mejores discos de ese mismo año por la revista Jazzweek.com. Un disco con un sonido que llegó a refrescar la escena del jazz contemporáneo, logrando captar la atención del duro medio del jazz neoyorkino a base de esa visión propositiva y evolutiva del jazz de las nuevas generaciones.  

Otra discografía

Six Aces (Takuya Kuroda, 2012)

Es su tercer álbum como solista. Se caracteriza por un sonido más funky, lleno de fraseos rítmicos con estilo y tonalidades coloridas que representan la esencia  actual del jazz. La voz de su trompeta emerge con fuerza dentro de cada tema, su sonido vibrante, detallado e íntimo viaja sin problemas a lo largo de este compromiso de estas siete canciones pulsantes. El disco concluye con el tema  influenciado por el hip-hop  que da nombre al disco "Six Aces"  que muestra  una nueva voz dinámica dentro del  lenguaje  moderno del jazz.

Edge (Takuya Kuroda, 2011)

Segundo disco que nos regala ocho temas que encajan dentro del ”neo bop”, producido y compuesto por el propio Takuya, el cual tuvo un éxito aceptable que logró posicionarlo de lleno dentro de las cadenas radiales de jazz de Estos Unidos, logrando ventas importantes y críticas favorables dentro del gremio. 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?