Usted está aquí

Rudresh Mahanthappa. El saxofón que está llevando al jazz a otro nivel

Rudresh Mahanthappa es un saxofonista que logra encarnar las posibilidades expansivas de su música con su cultura madre, al mezclar música tradicional de la India con un tipo de jazz moderno que raya en lo progresivo de manera especial, reflejando los distintos caminos por los que la música contemporánea va evolucionando, a través de estos músicos visionarios.

El Saxofonista alto y compositor Rudresh Mahanthappa está constantemente haciendo olas en el mundo de la música, con la ampliación de la técnica de su instrumento y la integración de jazz y la música del mundo. A través de una serie de lanzamientos discográficos aclamados por la crítica durante la década pasada, este músico indo-americano ha explorado la música de su herencia India, traduciéndola al vocabulario de su propio enfoque distintivo al jazz moderno. Ha desarrollado un lenguaje muy personal influenciado principalmente por los grandes saxofonistas del jazz como Parker y Coltraine que lo han ido llevando a destacarse en la escena contemporánea del jazz.

En la música de este saxofonista visionario encontramos mucha referencia a la música del sur de India, que se caracteriza por su mayor riqueza matemática respecto a la del norte. En el caso del saxofonista esa explosión ciclónica tiene una cualidad tan mecánica y virtuosa que uno duda que un corazón lata detrás, al menos con riego humano. Todo es siempre tan sumamente complejo rítmicamente que el preciso encaje de polirritmias y cambios de tempo parecen resultado de una compleja ecuación resuelta por una mente artificial. En realidad es admirable el nivel de excelencia alcanzado porque logra dibujar un “wow” permanente en la boca.

Mahanthappa nació en Italia, en la ciudad de Trieste, porque su padre era académico y lo habían enviado a trabajar allá, pero es hijo de emigrantes indios que posteriormente se trasladaron a los Estados Unidos, pasando en Colorado casi toda su infancia. Ya para la edad de 18 años decide irse a preparar musicalmente a Boston para ingresar a la prestigiosa Berklee College of Music donde se graduó. Después estudio una maestría en  Bellas Artes como licenciado en composición de jazz  en la Universidad de Chicago, en 1998. Acto seguido decide mudarse a la meca del jazz, la ciudad de Nueva York, donde rápidamente logra colarse dentro del circuito más prestigioso de la escena jazzística de aquella gran urbe, uniéndose con el pianista Vijay Iyer, para grabar un disco titulado Architextures, que sería la primera de muchas colaboraciones entre los dos, colocándose rápidamente como uno de los mejores exponentes del jazz moderno, captando la atención del gremio, la crítica y del público más exigente.

Durante su tiempo en Berklee, fue introducido a la música del saxofonista indio Kadri Gopalnath, cuyo uso de un instrumento occidental en el contexto de la música carnática sorprendido e inspiró a Mahanthappa. Más tarde viaja a la India con una beca para trabajar con Gopalnath, los dos tocaron juntos en  varios conciertos entre 2005 y 2008, haciendo un disco donde fusionan el enfoque occidental, más los enfoques de la India con la improvisación.

Mahanthappa con frecuencia ha sido incluido en diversos rankings de los mejores saxofonistas del momento desde el 2003, ha sido nombrado como el número uno en la categoría de “Rising Star Jazz Artist" y "# 1 Rising Star como saxofonista alto" en la encuesta de 2010 por el público; además en 2011 fue votado el saxofonista alto del Año, por la Down Beat Critics Poll. Ha sido galardonado con numerosos subsidios para sus composiciones, incluyendo una beca que otorga la Fundación Nueva York para el becario de Artes en Música, más tres subvenciones MAP Rockefeller, y dos del Consejo del Estado de Nueva York en las Artes.

En 2007 fue nombrado becario Guggenheim para perseguir su interés en la música carnática y cómo puede servir de inspiración para el jazz americano. La Asociación de Periodistas de Jazz le nombró el saxofonista alto del Año por tres años consecutivos desde el 2009. Ha sido aclamado por el New York Times por poseer "un intelecto itinerante y una articulación virtuosa, además ha sido galardonado con el premio Doris Duke Performing Artist Award. La Yamaha lo ha seleccionado para ser artista exclusivo y a la vez patrocinado por esta marca japonesa.

Además de formar sus propios grupos, Mahanthappa gusta colaborar con otros músicos innovadores como Vijay Iyer, Bunky Green, David Fiuczynski y el saxofonista de música carnática Kadri Gopalnath. De esta manera, no sólo ha cosechado elogios y el reconocimiento de los críticos y aficionados por igual, sino que también es uno de los de una clase especial de músicos que han llevado al jazz en el nuevo milenio hacia un enfoque renovado, arraigado firmemente en la tradición, a través de la búsqueda de nuevos caminos y posibilidades en un nueva era de la historia humana y la creación musical.

Es indudable que Rudresh Mahanthappa hace su música bajo una cosmovisión visionaria y muy inteligente, además con un gran gusto y mucho virtuosismo, en la que el legado cultural de sus antepasados confiere a sus proyectos un poder de atracción muy seductor. Evita el cliché de la fusión pastiche, que es su virtud, ya que cuida mucho cada detalle en cada uno de sus trabajos musicales que a la fecha suman ya diez producciones discográficas, en las cuales nos regala siempre algo novedoso, colaborando con distintos músicos invitados que le aportan y enriquecen el sonido de cada material.

Podríamos hacer una metáfora visual, tal cual como si contempláramos una pintura, siendo el lienzo un fondo totalmente jazzístico y sobre él arroja todo tipo de materiales de la cultura popular contemporánea y unas cuantas pinceladas de música tradicional de la India, dándole matices de colores diferentes, para dar forma a un cuadro un tanto geométrico y expresionista, lleno de intensos y deslumbrantes colores, que delinea con el arte hindú de sus ancestros para en ocasiones curvar las rígidas líneas de su compleja geometría conceptual.

O dicho de otra forma: la música de Rudresh es asombrosa en su poder y vértigo métrico, la ejecución le deja a uno anonadado por su precisión y el aroma hindú lo seduce totalmente. Con su propulsión rítmica y la energía inagotable, Mahanthappa está siempre en los filos de las tradiciones musicales que subyacen a su forma de tocar y en sus esfuerzos creativos de composición contemporánea.

Último disco

Bird Calls (ACT Music, 2015)

Este disco es un homenaje con una visión del siglo XXI al gran maestro del saxofón Charlie Parker, en el cual incluyó una banda estelar de grandes músicos como el pianista Matt Mitchell, el bajista François Moutin, el baterista Rudy Royston y al prodigio de trompeta Adam O'Farrill, de tan sólo 20 años de edad. Este álbum nos ofrece musicalmente algunos destellos de funk, pop, hip hop y mucho jazz pesado del bueno. La influencia de Parker es absolutamente indeleble, pero suena tan moderno como cualquier cosa hoy en día. El álbum es también un proyecto de la pasión que Mahanthappa siente  por Parker como una de sus inspiraciones más tempranas y perdurables.

A pesar de que es un homenaje a uno de los padres fundadores de jazz y llega al inicio del 95 aniversario de Charlie Parker, no es un álbum tributo del todo en el sentido tradicional, ya que no hay ni una sola composición en el álbum que sea de Parker, más bien consiste en su totalidad  de nueva música escrita por Mahanthappa para la ocasión. Sin embargo, se respira el ADN de Bird que está muy presente en cada una de estas piezas, cada una de las cuales tiene una melodía al estilo en que fraseaba Parker, y el estilo de componer con muchas notas, el disco sigue por esa línea, pero con un enfoque totalmente moderno y fresco.

Disco recomendado

Gamak (ACTMusic, 2013)

El nombre del disco Gamak hace referencia a la ornamentación de la melodía característica de la música del sur de India. Según explica el propio músico en las notas promocionales del disco, la ornamentación no es un aditivo circunstancial en esa tradición musical sino que es un verdadero arte y materia de estudio. Ya sólo la exposición de “Abhogi” (tema que, dice, está inspirado en un raga) ejemplifica el arte del ornamento, trasladado en su caso al lenguaje del saxo alto. Para ese menester, Mahanthappa ha encontrado un cómplice excepcional en el guitarrista David Fiuczynski, capaz de adaptar con la misma flexibilidad el lenguaje expresivo y microtonal de la música hindú a su guitarra (el fraseo disonante y confluyente de “Wrathful Wisdom” es efectivo a la par que delirante). Es uno de los grandes aciertos de este Gamak el cómo fusionan sonoridades y expanden las posibilidades estéticas de un cuarteto que lo mismo parece iniciar la larga secuencia de un raga.

Otra discografía

Samdhi  (ACT Música + Vision, 2011)

Álbum debut con esta discográfica, donde Rudresh nos ofrece un conjunto multicultural que avanza a través de una mezcla fina de jazz y música de la India con la música electrónica modernista, fue descrito por el JazzTimes como "una convergencia histórica de estilos que no se presta a fácil análisis ... nueva música de este calibre no se ha intentado antes”.

Apex (Pi Recordings, 2010)

Este disco está hecho en colaboración con otro saxofonista, Bunky Green, respaldados por una gran banda de músicos como Jason Moran en el piano, el bajista François Moutin y los bateristas Damion Reid y Jack DeJohnette. Un disco con un sonido muy hard bop reflejado en 10 temas nuevos compuestos la mitad por Rudresh y la otra por Green, oscilando entre el post-bop avant-garde y el jazz world fusion.

Estamos en redes ¿ nos sigues ?