Usted está aquí

Pasatono Orquesta. La orquesta maromera de la música mexicana

Pasatono Orquesta reinventa el sonido de las orquestas de pueblo en la Mixteca, una región indígena de la sierra de Oaxaca, México, a base de instrumentos de cuerda, aliento madera, aliento metal y percusiones. Oaxaqueños del siglo XXI que cohabitan entre dos mundos, entre lo rural y lo urbano, entre la música tradicional local y las músicas de otros pueblos del mundo.

Nos encontramos con una gratísima propuesta musical que expone clara y dignamente lo que viene sucediendo en la música a nivel mundial: el fusionar varios estilos musicales en uno solo, en lo que se ha etiquetado como World Music. Esta orquesta bautizada como Pasatono nos lleva a través de su música por los caminos sonoros que transitan entre lo antiguo y la modernidad, la tradición oral y la academia, entre lo rural y lo urbano, entre la música tradicional local y las músicas de otros pueblos del mundo.

Este proyecto visionario e incluyente es originario de Oaxaca, México conformado por músicos-investigadores dedicados en mayor medida a la difusión, ejecución e investigación de la música tradicional oaxaqueña. En su estilo interpretan la música de la  Mixteca, una región indígena de la sierra de Oaxaca, a base de instrumentos de cuerda, aliento madera, aliento metal y percusiones, aderezado con sonidos como las jaranas, los violines, la mandolina, cántaros y diversas percusiones. Entre los géneros que interpretan se encuentran: chilenas, pasos dobles, oaxacados, jarabes, sinfonías, palomos, sones, marchas, swings, charlestons, corridos, balkan, jazz, entre otros, derivado del interés y dedicación de esta agrupación por la investigación, ejecución, composición y difusión de la cultura musical de la Mixteca y del mundo.

Tras una gran travesía por años por los estados de Guerrero, Puebla, Oaxaca y la comunidad trasnacional mixteca, Pasatono se ha nutrido de los custodios de la música del pueblo de las nubes, “Tesoros vivientes”: lauderos, bajistas, banjistas, violinistas, compositores, entre otros, poseedores de un gran conocimiento de su cultura musical.

El proyecto nació en 1998 fundado por Rubén Luengas –bajo quinto y director–, Patricia García –violinista– y Edgar Serralde –percusión y voz–, y posteriormente crece a una orquesta con barítono, clarinete, contrabajo, jarana y trompeta. El origen del grupo se remonta a la presentación del fonograma Ñuu Savi, Música tradicional de la Mixteca. Vol. 1; que se llevó a cabo en la Escuela Nacional de Música de México, en donde los tres fundadores se reunieron por primera vez para interpretar música de la tradición mixteca.

A lo largo de varios años de interacción entre música y cultura, el trabajo de Pasatono recrea el quehacer musical de la tradición mixteca haciendo uso de una variedad de instrumentos tradicionales actualmente casi en desuso, retomando la diversidad cultural de la región, sus influencias externas y su etnohistoria. El grupo actualiza constantemente su repertorio, contenido y temática de sus conciertos, gracias al continuo trabajo de investigación de sus integrantes, es por ello que cuenta con un repertorio de más de cien obras musicales mixtecas tradicionales y contemporáneas.

Su trayectoria ya es amplia y ha sido reconocida tanto a nivel nacional como a nivel mundial, presentándose en varios festivales importantes dentro y fuera de la República Mexicana, teniendo presencia en México y Estados Unidos entre los que destacan: Universidad de Boulder en Colorado, Centro Cultural "La Raza" de San Diego, Universidad de California en Los Angeles, Lincoln Center, Museo Metropolitan, Museo Nacional del indio americano en Nueva York, Auditorio del Centro Cultural Banamex, la Sociedad de Escritores Oaxaqueños, Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO),  la Primera muestra de artes escénicas México puerta de las Américas en el Teatro de las Artes, y en diversas comunidades de la región Mixteca y el estado de Oaxaca. En 2009 musicalizaron la banda sonora de la película Espiral del director mexicano Jorge Pérez Solano y han colaborado en producciones de artistas como Eugenia León y Susana Harp.

Después de una década dedicada a este quehacer musical, Pasatono se reinventa, y en 2008 se cambia el giro musical de sólo enfocarse a tocar música local para expandir sus horizontes sonoros, encontrando en la fusión la clave para integrar otras músicas que les interesaban experimentar con su propia música. Así ahora conformado como un ensamble que evoca a las viejas agrupaciones mixtas de cuerdas, alientos y percusiones, hoy casi extintas en la región Mixteca, pero con un sonido renovado, original, fresco y muy actual, acto que le valió que los ojos y oídos del mundo voltearan a verles y escucharles. Con estos primeros diez años de trabajo, Pasatono Orquesta sienta sus bases en la experiencia musical y de investigación de los escenarios donde ha sonado el violín, el bajo quinto y el cántaro; desde el  Lincoln Center en Nueva York, el Kennedy Center en Washington D.C., El Centro Nacional de las Artes en la Ciudad de México, Getty Museum L.A. Ca., hasta los fandangos en la comunidad de El jicaral, Coicoyán de las Flores o Yucuquimi de Ocampo, Oaxaca. Ahora con casi 18 años de vida, acaban de sacar disco nuevo el año pasado titulado: Maroma donde expresan toda esa experiencia en una música festiva con un toque de nostalgia, como un circo, que es el tema del álbum.

Su  sonido hace tributo a las orquestas de los pueblos mixtecos que fueron en un tiempo regocijo de los mixtecos, comensales de las bodas, o de paseantes en las tardes de serenatas en las plazas públicas donde escuchaban la música en los kioscos. Esto mismo conserva la música de esta orquesta, pero con una visión renovada y actual. Así ,una vez más Pasatono se resiste a dejar en el olvido los sonidos con los que sus abuelos forjaron sus pueblos, las músicas que alegraron los fandangos, los instrumentos que enterraron a sus muertos y los cantos con los que nacieron, y como mixtecos de hoy, están seguros que su origen es su destino. Pasatono Orquesta está formada por nueve músicos que, sin duda, nos hace pensar en ellos como los oaxaqueños del siglo 21, que se mueven cómodamente entre la tradición antigua y la moderna.

Último disco

Maroma (Corason, 2014)

Disco donde toman el tema del ‘circo del pueblo’, al cual conocen como “Maroma”, como foco principal, mismo que se describe como un espectáculo circense, de raíces antiguas tanto indígenas como europeas y africanas acrisoladas en una región de contrastes en México, la región Mixteca en el estado de Oaxaca. La Maroma es el nombre de un circo que ha estado presente por más de un siglo, donde varios intérpretes viajan de pueblo en pueblo. El circo ambulante no incluye animales o una carpa, pero tiene un payaso que también sirve como un trapecista, un cómico y un poeta errante. El payaso es acompañado por una banda de cuerdas y ahí es donde entra en juego Pasatono Orquesta. El disco basa la música para sonorizar actos circenses donde se incluyen varias referencias al Dixieland jazz, líneas melódicas de Hungría a través de caravanas gitanas, así como polcas y pasodobles. La mitad de las canciones del álbum son canciones tradicionales con  arreglos modernos y la otra mitad son nuevas piezas compuestas por el director artístico de la banda, Rubén Luengas.

Otra discografía

La Tiricia (Corason, 2009)

En la cultura Mixteca, la Tiricia es una profunda enfermedad de la tristeza, hay dos maneras de curarla, una es la música, por ello Pasatono Orquesta así tituló este álbum. Llama la atención de este disco su selecto repertorio, como un pasodoble sin título muy antiguo. No es sólo su selección y apegada interpretación a su esencia indígena, sino que además logran un sonido cálido al registrar el disco en forma análoga, empleando micrófonos y procesadores de bulbos (gracias al apoyo de la Fundación Harp), e incluso grabando en el auditorio de la Biblioteca Infantil BS, cuyos muros de adobe dieron mayor cobijo. Dedicado a la pérdida del maestro Telésforo González Melo; un querido promotor mixteco a quien dedican “Flor de Azálea”, la cual tocaron en su funeral por ser la pieza que siempre lo acompañó; además de la tristeza por lo que pasa en el mundo, dieron motivo para que apareciera La Tiricia.

Tonos de Nube (2005)

Disco grabado en ensamble de trío, principalmente, antes de convertirse en una orquesta o un colectivo. Cuenta con catorce temas de los cuales la mayoría son tradicionales del cancionero de la mixteca, ejecutados con ese sabor característico y juvenil de estos tres músicos visionarios.

Yaa sii (2002)

Disco debut del aún trío, cuyo nombre significa música alegre. Un disco lleno de tradición y sonidos mixtecos como la “chilena”, que posee un sonido bajo un universo surgido de colisiones, a veces ríspidas y violentas, a veces suaves y afables, entre las sonoridades indígenas de Oaxaca y los ritmos mestizos con influencias africanas, españolas y latinoamericanas que han inundado la región desde la Colonia. Música de banda, chilenas, cumbias, danzones, jarabes, pasodobles, sones y valses, entre otros estilos, se escuchan dentro de este fascinante mundo melódico íntimamente conectado a la vida de la mixteca. 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?