Usted está aquí

Maria Rita, talento heredado

Imagen de pablo

Maria Rita es una de las cantantes brasileras más espectaculares de nuestros tiempos, en su sangre lleva todo el bagaje cultural y el talento de sus padres, la legendaria cantante del bossa nova Elis Regina y el pianista ganador de Latin Grammy Cesar Mariano. Aunque se dedica ahora completamente a la música, Maria Rita radicó con su padre en Estados Unidos durante 8 años, en donde estudió comunicación social y estudios latinoamericanos, e incluso trabajó como periodista por un tiempo, escribiendo en una revista para adolescentes. Pero la sangre llama y no pudo combatir contra esa extraordinaria herencia e impulso por expresar todo ese arte y magnífica voz que posee y no fue hasta los 24 años que empezó su carrera musical.

 

El nombre de su madre, Elis Regina, muy famoso en Brasil y en el ambiente de la música latinoamericana en general, influenció en la postergación del inicio de su carrera aunque no se arrepiente de ello. Maria Rita dice: “Encaro la vida como un gran proceso hecho de varios pequeños procesos en el camino, siempre quise cantar, pero la cuestión no era el querer, era el por qué. No me gusta hacer nada sin tener un porqué, es más fácil cuando uno tiene un objetivo, una meta, el motivo comenzó a exis- tir cuando percibí que quedaría loca si no cantaba”. En su música refleja toda esa influencia brasileña con la que nació y creció, al incorporar estilos como el bossa nova y la samba, llevados a una fina mezcla de matices y armonías jazzísticas con beats de funk, del cual se nutrió de su estancia en Nueva York, acompañada por el formato ins- trumental dotado por: piano, contrabajo, batería y percusiones. Su estilo sobresale por un registro vocal (mezzo) que le per- mite interpretar diversos tipos de cancio- nes, algo parecido a lo que hacía su madre pero diferente, un fraseo influido por voces como la de María Bethania y grandes del jazz como Ella Fitzgerald, Sara Vaughan y Billie Holliday, logra una conexión con la tradición de la música popular de su país, más abierta a otras músicas, menos encasi- llada, que muestra dos caras de la canción popular brasileña, es decir puede ser ale- gre y festiva como una samba o íntima, callada, retraída y melancólica como un bossa nova, dejando mostrar todo ese talento que ha ido desarrollando y evolucionado, logrando un estilo ya muy propio, que deja atrás las comparaciones con su madre, aunque siempre sonará esa magnífico timbre que heredó de una grande por genética y que hace parecer que su madre vive ahí en su voz. Cuando alguien carga con el peso de una herencia como la de Maria Rita, tiene dos caminos: se diferencia radicalmente o la imita sin prejuicios. Ambas opciones son una respuesta, Maria Rita no reniega ni hace alarde de su condición de hija de Elis Regina sino que lo suma como dato ineludible y sigue.

 

Posee una gran presencia escénica que la hace ver como toda una experta y como si llevara muchos años arriba de un escena- rio, asume su papel de líder con toda sus expresiones y manera de interpretar los te- mas, que logra cautivar a la audiencia de manera implacable, haciendo de su concierto un show muy completo, pues incorpora un trabajo escénico teatral, además del musical, tratando de manera muy particular cada tema, con un sonido depurado y matizado.

 

Antes incluso de lanzar su primer CD, fue la vencedora del Premio APCA de 2002 como Revelación del año. En su carrera cuenta ya con tres discos grabados, con los que se ha transformado en los últimos ocho años en el último gran descubrimiento de la música popular de su país. Un impulso clave en su carrera es el que le dio Milton Nascimento, al apadrinarla cuando ni siquiera había grabado su primer disco, un año antes él la invitó a participar en su álbum Pietá y fue un gran espaldarazo, igual al que le dieron Rita Lee y Caetano Veloso, entre otros.

 

Su primer disco María Rita (2003) fue todo un acontecimiento. Como una bocanada de aire fresco llegaron a los oyentes “Cara Valente” (sambiña), “A festa”, o el bole- ro en español “Dos gardenias”, como la avanzada de un disco que al año siguiente conquistó tres Grammy Latinos, después de haber hecho época en Brasil, el disco vendió más de 1 millón de copias en todo el mundo. El primer DVD, que trae el mismo título y estuvo en tiendas la primera semana de noviembre de aquel año, llegó a la marca de 150 mil copias. Ambos fueron lanzados en más de 30 países, incluyendo Alemania, Argentina, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, Colombia, Dinamarca, Ecua- dor, Finlandia, Francia, Inglaterra, Italia, Japón, Corea, República Checa, México, Holanda, Noruega, Portugal, Suecia, Suiza, Taiwán y Venezuela.

 

Dos años después vino Segundo, álbum en donde profundiza el formato de trío de piano acústico y Rhodes, bajo y batería de ascendencia jazzística, en el que grabó canciones de autores clásicos como Chico Buarque y Edu Lobo, temas del grupo brasileño O Rappa como la canción mas fuerte y funky del disco llamada “Minha Alma”, destaca un tema en español del celebre cantautor uruguayo Jorge Drexler, llamado “Mal Intento” , además de nuevos autores, donde la voz destaca por su fuerza expresiva en medio de armonías inquietantes, reafirmándola y posicionandola en el mercado musical de excelencia en todo el mundo y llevándola de gira mundial.

 

En el 2007 lanzó Samba Meu, tercer disco que refleja su participación activa en los carnavales, ya que es parte de la comuni- dad de la samba y no es una advenediza. Propone una nueva lectura de la tradición, no repite, busca nuevos caminos expresivos, vocales e instrumentales, así como nuevos autores. Maria Rita interpreta de manera personal las raíces de la samba pero acer- cándose al latin jazz, a veces al pop, ampliando su instrumentación con guitarras, percusiones brasileñas y con letras de au- tores jóvenes salvo el célebre Gonzaguinha. Muestra una innovación en el formato ins- trumental: batería, bajo acústico y piano acústico que no se usa actualmente para la samba en Brasil, igual que la utilización moderada y equilibrada de instrumentos de percusión brasileños (como la cuica) o el característico cavaquiño, propone matices, colores, atmósferas, aires, ya que lo suyo es tenue, suave, melódico, como una acuarela, logra decir mucho con poco.

 

Ha ganado premios importantísimos como: Grammy Latino en las categorías Revelación del Año, Mejor Álbum de MPB y Mejor Canción en Portugués (“A festa”) en el 2004, Premio Hace la Diferencia (ofrecido por el diario El Globo); el trofeo de la categoría Mejor Cantante del Premio Multishow y los del Premio Tim en las ca- tegorías Revelación y Elección del Público. En el año 2006, gana dos Grammys Latinos más: Mejor Álbum de MPB y Mejor Canción Brasileña con “Caminho das Águas” de Ro- drigo Maranhão, y participa en más de 50 presentaciones internacionales con éxito absoluto de público y crítica en el Festival de Jazz de Montreux, North Sea Jazz Fes- tival, Irving Plaza (NE), San Francisco Jazz Festival, entre otros.

 

Ahora a sus 34 años, Maria Rita ha logrado pasar la enorme sombra de Elis Regina so- bre su cabeza, y orgullosa de ella, ha conseguido un espacio por sí misma en el competitivo y complejo panorama de la actual canción de su país y del mundo. Vocera de la nueva generación de cantantes, labran- do ya un amplio camino que deja en claro las nuevas reglas del juego.

 

es una de las cantantes brasileras más espectaculares de nuestros tiempos, en su sangre lleva todo el bagaje cultural y el talento de sus padres, la legendaria cantante del bossa nova Elis Regina y el pianista ganador de Latin Grammy Cesar Mariano." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?