Usted está aquí

Hermanos Villalobos

En la ciudad de Nueva York aterrizaron hace algunos años 3 hermanos. Procedentes de Veracruz, México, pasaron por múltiples escuelas y academias de música para dominar el arte del violín, instrumento que tocan y dominan desde temprana edad. Después de haber sido solistas de orquestas como la Sinfónica de Xalapa, la Filarmónica Nacional de Cuba y la Orquesta Sinfónica Nacional de Perú, se hicieron acreedores de sendas becas para perfeccionar su técnica en lugares tan lejanos de sus tierras como la Manhattan School of Music en Estados Unidos, el conservatorio Real de Bruselas en Bélgica y la escuela de Música de Friburgo, Alemania. Una vez concluidos sus estudios, se juntaron de nuevo en la ciudad de Nueva York para formar lo que ahora conocemos como los Hermanos Villalobos.

En su música, los tres hermanos fusionan el bagaje cultural que los ha rodeado desde niños y del cual se han alimentado por los lugares donde han pasado. En corto, su estilo es una mezcla de música clásica con música tradicional mexicana, como el son jarocho o el mariachi, aderezada con contrapuntos y armonías jazzísticas a tres violines. A simple vista, esta descripción “suena” a algo no muy fácil de digerir ni mucho menos algo comercial del cual pueda estar en el gusto de la gente. Todo lo contrario. La energía y carisma con la que estos hermanos interpretan sus composiciones generan un espectáculo único, digno de verse en vivo y a todo calor. No sólo sorprende la velocidad y soltura con la que dominan su instrumento, sino también las bellas y complejas armonías y estructuras melódicas que logran crear.

Desde que empezaron su carrera, Alberto, Luis y Ernesto pensaron en grande. Aunque daban conciertos por aquí y por allá, su debut se dio ni más ni menos que en el Carnegie Hall en el año 2005. De ahí, han pisado escenarios como los Latin Grammy Awards, el Festival Blue Note del 2012, los museos MOMA y Guggenheim de Nueva York, El Rockefeller Center, el Teatro Apollo y hasta el Shea Stadium. Han colaborado con gente de la talla de Eddie Palmieri, Lila Downs, Dan Zanes, The Chieftains y Pierre Boulez, por nombrar algunos. También han colaborado en las bandas sonoras de tres películas e incluso musicalizado cuatro obras de teatro.

A pesar de ser constantemente condecorados con apoyos y premios, elogios y buenos augurios,  su camino no ha sido fácil y han batallado para llegar al lugar en el que están ahora. Y como muestra, dos casos muy ilustrativos. Pese a sus curriculums y talento, batallaron casi 10 años para obtener sus greencards, esas tarjetas tan codiciadas que te dan permiso de vivir y trabajar en los Estados Unidos de manera legal. Los tres hermanos son sólo la punta del iceberg de millones de mexicanos que viven en gringolandia. Particularmente, Nueva York está por estos años llegando al millón de personas de origen mexicano. Después de Chicago, es la ciudad con la tasa de crecimiento más grande en el territorio norteamericano. Y eso es algo que viven día a día e incluso les toca de alguna u otra manera sufrir, ya que algunos de los músicos que los acompañan no tienen papeles, por lo que no pueden salir de gira internacional. El segundo caso es que pese a ser mexicanos, apenas el año pasado lograron hacer su primera gira en la tierra que los vio nacer.

Esta realidad es algo que tienen muy presente no sólo en su cotidianeidad sino en su música. Como muestra, el título de su primer disco: Aliens of Extraordinary Ability, los aliens de extraordinaria habilidad. Así los catalogaron en el país de las barras y las estrellas. Esos son los adjetivos con los cuales se clasifica la profesión de estos muchachos, inscrito con sudor y sangre en aquel preciado y ansiado permiso de trabajo. También, incluyen parte de estas problemáticas en las letras de sus canciones. Como ellos mismos dicen, tocan temas actuales que tienen que ver con la situación migratoria que se vive en esa y varias ciudades de la Unión Americana. Como artistas, están concientes de la obligación que tienen para que la música no pierda relevancia.

El año pasado presentaron su disco en la Cumbre Tajín 2013, donde compartieron escenario con Los Tigres del Norte. Cerraron el año con broche de oro al ganar ni más ni menos que el primer lugar del concurso “Battle Of Boroughs”, seleccionada como la mejor banda de la ciudad de Nueva York. Sin duda, algo nada fácil de conseguir.

Por todo esto, dense una oportunidad para conocer a los Hermanos Villalobos

Estamos en redes ¿ nos sigues ?