Usted está aquí

Gina Chávez. La voz multiétnica del pop folk moderno

Estamos ante una artista multi-étnica que combina los sonidos de las Américas con tensión y gracia a la vez. Su música invita al público a un viaje para descubrir sus propias raíces latinas a través de la música. Chávez está ganando audiencias de todo el mundo con una colección apasionada de canciones bilingües llenas de energía y frescura.

Gina Chávez es un cantante de pop latino multiétnico, que mezcla los sonidos de las Américas con tensión y gracia. Su estilo musical atraviesa diversos géneros como la cumbia, la bossa nova, el pop vintage, el reggae y el folk, combinado con voces dinámicas y un discurso social agudo en sus letras. Gina celebra sus raíces musicales en una progresión natural desde su debut en 2007, que nos revelaron a una cantautora que estaba empezando a descubrir aspectos de su herencia. Dos años más tarde viajó a El Salvador para enseñar inglés y volvió con un amor ardiente por el reggae y la música del mundo, lo que resulto en un sonido decisivo, con letras enfáticas y comprometidas con el activismo social. Al trabajar en el estudio del genio veterano Michael Ramos (Patty Griffin, y su Charanga Cakewalk) resultó en encontrar un equilibrio perfectamente bilingüe entre América del Sur, México, y las influencias estadounidenses.

Ella nació en el estado de Texas, en Estados Unidos, pero con orígenes mexicanos y suizos por parte de sus padres. Creció escuchando música variada desde Little Richard y Michael Jackson, pasando por el country blues sureño y por supuesto toda la música mexicana y latina. Su gusto por la música latinoamericana surgió cuando se fue a estudiar un semestre de intercambio a Buenos Aires, Argentina, donde escuchó todo el folklor andino de la música chacarera que era representado a nivel internacional por Mercedes Sosa, además de descubrir un instrumento clásico de la región andina el “charango”, una pequeña guitarra de diez cuerdas, apodada el ukulele de los andes, que la marcaron de por vida al sentirse atraída y en resonancia con todos eso ritmos folklóricos que estaban ahí latentes en sus raíces latinas,  y despertaron en ella el interés por conciliar y armonizar toda su herencia cultural y étnica, además de simpatizar con la ideología y el mensaje de igualdad social, que está muy a flor de piel en el continente latinoamericano y manifestado en voces como las de Silvio Rodríguez y Víctor Jara entre otros, los cuales devoró en su estancia por aquellos lares. Con esto, encontró su camino musical para atar cabos y unificar todo lo estaba buscando a nivel artístico y musical.

Después de esto viajó hacia El Salvador como voluntaria de una misión católica de monjas, para enseñar inglés a los niños de la región en barrios marginados y considerados peligrosos para los turistas. De esta experiencia nace su primer disco al que tituló: Hanging Spoons, un disco totalmente bilingüe, donde expresó todo lo que vio y vivió en Latinoamérica, resaltando la canción “Siete D” , un tributo a un autobús viejo que solía ser un bus escolar de Estados Unidos, en el cual recrea una experiencia de viaje que tuvo en este bus, donde los choferes conducen con mucha velocidad por las calles de aquellos barrios, siendo una experiencia de supervivencia total para quien se sube por primera vez. En este tema expresó también su preocupación y el repudio a la violencia que las pandillas de “maras” provocan a la gente, mismo que los ha llevado a dejar esa impresión negativa en Estados Unidos.

Una vez ya cargada con todas estas experiencias tanto musicales como sociales decide, en su natal Austin, poner en forma su proyecto musical, reclutando varios excelentes músicos, formando un quinteto diverso, bajo una alineación de batería, percusiones diversas, bajo, teclados/acordeón, trompeta y ella en las vocales y además, guitarras y charango. Es muy grato escucharla en directo tanto con su banda, como en solitario con su guitarra o su charango. Con su banda hacen un excelente juego de voces, además mencionar que los arreglos musicales son geniales y muy bien logrados, dando espacio y protagonismo a cada uno de los instrumentos, además de imprimirle una energía positiva y alegre a su mensaje, donde todos los músicos bailan y se compenetran a la perfección dándole un plus a la banda.

La hemos visto presentarse en diversos foros y festivales a lo largo del planeta, entre los cuales destacan el afamado South by Southwest en Austin Texas,  y visitando países como Alemania, Inglaterra, Francia, Suiza, México, Argentina, Chile y Colombia, con gran aceptación y éxito. También ha sido galardonada con varios premios importantes como la mejor artista latina de Austin y su canción "Siete-D", fue elegida como canción del Año 2014, así mismo también ganó el Gran Premio en el Concurso de Composición John Lennon en 2014.Su último álbum Up Rooted ha sido aclamado por NPR, The Boston Globe y EE.UU.  Fue votada por el Austin Chronicle 2014-15 como la mejor Músico del Año y Mejor Banda Latina, y también se llevó a casa el premio al mejor álbum ese mismo año.

Gina Chávez trae en su música y ser una energía y honestidad muy clara que se puede ver en cada una de sus presentaciones y trabajos discográficos. Con dos discos en su haber y una carrera musical que es cada vez más creciente a nivel mundial, se va ganando corazones y seguidores, conectando culturas y uniendo distancias. Su música tiene mucha alma y corazón, además de un ferviente compromiso social y activista, es una artista real que practica lo que predica, remangándose y mojándose las manos y todo lo que sea necesario para ayudar a que este mundo sea mejor.

Mucho ha sucedido para Gina Chávez desde que decidió vivir aquellas experiencias en Latinoamérica y desde que empezó tocando en foros locales para 50 personas con su guitarra y charango, ahora la vemos hecha una realidad con reconocimiento de la industria y diversos premios. La música de Chávez se ha desarrollado a lo largo de los años, encontrando identidad y coherencia con toda su herencia cultural y como parte de la sociedad, pero lo que no ha cambiado es la intensa apertura y la calidez de sus actuaciones que hay que ver por uno mismo, y si no la conoces, te invito que la veas y te darás cuenta que cuanto más lejos llegues a conocerla, no dudo que te convertirás en un fan más de esta chica alegre y talentosa.

Último disco

Up Rooted (2014)

Un disco realmente maravillosa y refrescante lleno de un pop folk refrescante y vibrante, con canciones que se mueven entre temas sociales y de amor, entre América del Norte y géneros latinos, e incluso entre dos lenguas ya sea en diferentes canciones o en una misma como en la canción "Gotta Get" y en "El dulce sonido de su nombre". Es un disco muy bien producido, donde la composición es fuerte bajo un hermoso canto llevado hábilmente. Un trabajo donde pocas veces un artista latino atraviesa tantos géneros diferentes en un sólo disco, pero de alguna manera todo se mantiene unido, pasando de exuberantes canciones de amor, al rap lúdico, a pivotar a una cumbia alegre e intensa. Encuentras sin duda música para cambiar de energía y estado de ánimo y éste es el álbum perfecto para eso, a través de grandes melodías, armonías, ritmos, estilos, estados de ánimo. Destaca el tema titulado “Maíz”, que habla acerca del tratado de libre comercio injusto y que no resultó ser equitativo entre Norteamérica con el sur; y el tema “Siete-D” que cuenta la experiencia frenética al subirse a un bus en El Salvador. Por último destaca su portada, una Gina pintada de la cara como una calavera mexicana, resaltando a full el nombre del disco que hace referencia a sus raíces que cada vez más vemos que encuentra a través de su música. 

Otra discografía

Hanging Spoons (CD Baby, 2007)

Este es el primer álbum de Gina con el que mostró su propuesta y postura a seguir en su carrera musical. Es un disco lleno de paisajes sonoros latinoamericanos, fusionados con un poco de pop y folk norteamericano. Está compuesto por 12 temas y grabado en el estudio del  genio veterano Michael Ramos (Patty Griffin, y su Charanga Cakewalk). Este es uno de esos discos que se podría escuchar en un día lluvioso, o cualquier día, para el caso. La conmovedora voz de Gina y los rasgueos acústicos, proporcionan un equilibrio perfecto en su sonido latino / folk que se encuentra en su música. Encontramos una rica mezcla única de riffs de jazz y blues de voz en temas como "San Antonio", "Pies Hermosos" y "Mean como Blue." Sus letras revelan un corazón alegre todavía vulnerable.  El álbum está construido bajo una poesía conmovedora como se ve perfectamente en la canción "Hermano Sol" y "desorden." Al final, Gina da a sus oyentes una cuchara de plata, por decirlo así, al final de la canción  "Materia", con una pista oculta.

 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?