Usted está aquí

Erik Truffaz

A Erik Truffaz se le pudiera considerar el sucesor del trabajo que venía haciendo ya Miles Davis, moviendo al jazz a terrenos más electrónicos y ácidos, este trompetista contemporáneo ha cogido la estafeta de manera responsable y ha logrado hacer de su música todo un movimiento osado dentro del jazz contemporáneo. Dentro de su estilo podemos encontrar una mezcla de ritmos modernos fusionados con el jazz clásico, tales como el drum & bass, acid jazz, funk, rock progresivo, hip-hop, y toques de electro beat y world music.

El sonido que emana de su trompeta es muy fino, se pudiera considerar una rica mezcla entre Miles Davis y Chet  Baker; se aprecia la genialidad y gran técnica de Miles, junto con la fineza y estilo de Chet, según el tema y el estilo que interpreta. Posee un gran sonido muy bien logrado que podemos apreciar en sus solos. Su estilo es muy melodioso, gusta mucho de hacer notas largas pero precisas, crea atmósferas a partir de un mínimo de notas, no es el típico jazzista que sature sus improvisaciones de muchas notas y sonidos rápidos, y claro que sabe cuándo hacer eso, siempre y cuando el tema lo justifique. Gracias a esta acertada y compleja mezcla se ha ganado la etiqueta de vanguardista.

Su historia empieza en Suiza, en el año 1960. Hijo de un saxofonista, nació con un don especial para  la música, ya que desde los seis años ya leía partituras, instruido por su padre, y tocaba su primer instrumento a los siete, sacando melodías de oído de la radio, sin duda un genio musical precoz. A los ocho años debutó en la orquesta de su papá tocando música francesa tradicional, música que no era mucho de su agrado ni estimulante. Pero el momento que lo marcó de por vida fue cuando escuchó por primera vez, a los 11 años, el disco más conceptual de Deep Purple titulado Machine Head. Ya con 13 años, forma su primer grupo y descubre el Kind of Blue de Miles Davis, vinilo que escucha mientras improvisa. Dos años después escucha en la radio el Festival de Jazz de Montreux. Estos hechos determinan su amor por la trompeta y por el jazz respectivamente, forjando así su propio aprendizaje que a la postre lo convertirían en una estrella de la música internacional.

En el ambiente del jazz se le compara mucho con Miles, y más porque los dos son trompetistas, pero Truffaz tiene su propio merito ya que él también ha contribuido a la evolución del género, se podría decir ha sido uno de los artistas clave de nu-jazz, dado que su música se construye a partir de la improvisación y mediante la fusión de jazz y electrónica.

La música de Erik Satie que le ha influenciado mucho, ya que Satie componía piezas minimalistas, cercana al estilo de Truffaz, así también descubre a Ravel y Debussy. A los 20 años forma su propia banda al lado de su fiel compañero hasta la actualidad, el baterista Marc Erbetta, comenzando giras por Europa con gran éxito. Varios años más tarde forma parte del grupo Cruzeiro, con el que graba tres álbumes para Ariola.

En la década de los noventa, ya entrado en sus treintas, decide empezar a mirar hacia delante musicalmente hablando, y se arranca a formar sus propios proyectos. Toma la firme decisión de formar un grupo con el cual expresar su concepción del jazz. Así logra conjuntar su banda base de músicos en formato de cuarteto casi siempre, con los músicos: Pierre Luc Vallet al piano, Marcello Giulliani al bajo, y Marc Erbetta a la batería. Con ellos se va de gira por todos los rincones del mundo, para, una vez de regreso a Francia, inscribirse para el concurso de la “Défense de la Ville de Paris”, en 1993, en el que obtienen el premio especial del jurado.

Un año después, Marcello Giuliani y él se van de gira con el grupo de rap Silent Majority. La cultura hip-hop resulta apasionante para Truffaz, empezando así un idilio con esta música, que  será decisivo en su creación musical.

Tras sacar varios discos, finalmente con el álbum Out of Dream, un disco evocado más al jazz tradicional, logran firmar contrato con el sello legendario de jazz, Blue Note, siendo el primer grupo francés en firmar con aquella disquera. Tiempo después logra firmar con la internacional disquera EMI Music, editando los discos más famosos y conceptuales de su carrera hasta ahora: The Dawn, en 1998, una acertada fusión de jazz, hip-hop y drum and bass, y Bending New Corners, más pulido que el anterior, pero con la fusión de los tres mismos estilos, con el que tiene un gran éxito por todo el mundo, vendiendo más de cien mil unidades.

Tras este éxito emprende una serie de giras exitosas por América, y sin duda una sorpresa para él fue que en México ya era toda una estrella conocida, haciendo varios recitales con localidades agotadas en teatros pequeños, editando un disco en directo desde la Ciudad de México.

Erik Trufazz tiene un lugar especial dentro del salón de la fama del jazz, su contribución ha sido grande, apelando siempre por la evolución y renovación del género. Con más de 30 años de carrera y alrededor de 21 discos editados, su obra seguramente en un futuro seguirá  siendo vigente, atemporal y visionaria.

 

DATO CURIOSO

Se dice que cuando Erik cumplió los 30 años de edad, entró en una crisis de edad y artística,  teniendo que parar un poco para asimilar y recapitular su vida y ver hacia dónde quería mover las piezas de su trayectoria musical y personal.

Reseña: 

El Tiempo de la Revolución (Blue Note, 2013)

Disco que con el cual Truffaz consiguió éxito internacional, fue el segundo editado bajo el sello de la Blue Note Records, producido junto a Pat Muller, Marcello Giuliani y Mark Erbetta. Un disco donde su música es influenciada por el jazz, drum&bass, hip-hop, R & B y géneros de ese tipo, saliendo un excelente disco de puro acid jazz, sobresaliendo la gran aportación de un cantante de hip hop. Es exactamente el tipo de música "groovy" con grandes riffs de jazz. En este álbum dio un gran salto en reconocimiento masivo y de ventas.

In Between (EMI Music, 2010)

Disco donde retoma el cuarteto del disco Arkhangelsk, con la excepción de los teclados de Pat Muller sustituido por Benoît Corboz. Material de tonos melancólicos y lentos. Viene acompañado en dos temas aderezados por la voz de la cantante suiza de folk-pop-blues Sophie Hunger

The Dawn (Blue Note, 1998)

Disco que con el cual Truffaz consiguió éxito internacional, fue el segundo editado bajo el sello de la Blue Note Records, producido junto a Pat Muller, Marcello Giuliani y Mark Erbetta. Un disco donde su música es influenciada por el jazz, drum&bass, hip-hop, R & B y géneros de ese tipo, saliendo un excelente disco de puro acid jazz, sobresaliendo la gran aportación de un cantante de hip hop. Es exactamente el tipo de música "groovy" con grandes riffs de jazz. En este álbum dio un gran salto en reconocimiento masivo y de ventas.

Mantis (Blue Note, 2001)

Álbum notable, grabado con la banda Ladyland, con Manu Codjia (el genial guitarrista), Michel Bénita y Philippe García, con la voz de Mounir Troudi en “Featured”. Un álbum que conjunta jazz e influencias arábigas y que fue un gran éxito para la crítica especializada y sus seguidores.

Saloua (Blue Note, 2005)

Un magnífico álbum, tan magistral como el anterior, en el que sintetiza todos los estilos que ha manejado en trabajos anteriores. Se escucha jazz, jazz-rap, drum and bass, jazz-rock, dub, reagge, etno-jazz…, además de un importante y atinado uso de samplers. 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?