Usted está aquí

Alain Pérez. El hombre-orquesta de la nueva generación del afro -cuban jazz

Alain Perez es un multi-instrumentista (especializado en bajo), vocalista, compositor, arreglista y productor, asociado con la escena jazzística y afroantillana, que está llevando a la música cubana a un nivel más de evolución, un músico de pies a cabeza que piensa con los dedos y canta con el corazón.

La carrera de este magnífico músico ha transcurrido en el exterior, al igual que muchos cubanos lo han hecho, para encontrar la libertad total de expresión y para ampliar su bagaje y compartir su talento con el mundo, ya que la isla caribeña le quedaba muy chica para poder hacerlo.

Nacido en Cuba en el año de 1977, Alain creció como todo cubano bajo la influencia de los grandes maestros de la música cubana y bajo esa candela y sabor que les permea desde temprana edad a casi todos por igual, escuchando rumba, son y Guaguancó. Su interés por la música comenzó a temprana edad, aprendiendo “las lecciones de las tan arraigadas tradiciones culturales de su tierra natal escuchando a su abuelo cantar tonadas y guarachas mientras descansaba en su hamaca”. A los siete años ya tocaba con la guitarra punto guajiro y guarachas, estilos tradicionales de la Cuba interior, y acompañaba a poetas e improvisadores en las reuniones organizadas en plantaciones de azúcar.

En 1988 ingresó al conservatorio de Música Manuel Saumell de Cienfuegos, donde apredió a tocar la guitarra clásica y el piano, trasladándose a La Habana cinco años después para completar sus estudios en la Escuela Nacional de Arte. Pero no se limitó a estos dos instrumentos dado que, animado por el cantante de salsa Isaac Delgado, empezó a tocar el bajo. A los 17 años fue requerido para tocar en “el mayor grupo de jazz latino del país y del mundo”, Irakere, encabezado por el pianista, compositor y arreglista Jesús “Chucho” Valdés. Así recuerda la experiencia: “me sentaba al lado de Miguel “Angá” Díaz (el famoso conguero) y escuchaba día tras día la sección de viento. Te llega al corazón. Absorbía el lenguaje de generaciones de los músicos más importantes de Cuba”. En su faceta de bajista, reconoce la influencia de músicos cubanos como Feliciano Arango, Carlos del Puerto e Israel “Cachao” López, pero fue decisivo escuchar a Jaco Pastorius, así como a John Patitucci, Victor Wooten y Ron Carter.

Después de esta gran aventura y experiencia al lado de Irakere, se le dio la oportunidad de hacer un gira por España, acompañando a Isaac Delgado, con el que grabó el disco La Primera Noche. Debutó como líder con El Desafío, y fue ahí donde encontraría parte de su camino musical, ya que su carrera ha transcurrido en su mayor parte en Madrid, donde fue adoptado por los grandes artistas del mundo del  flamenco, entre ellos Paco de Lucía, que lo reclutó para su banda en los últimos años de su carrera, haciéndolo saltar a la fama y ser reconocido por el maestro Enrique Morente, el cual declaró acerca de Alain: “es un descubrimiento maravilloso. Provocará un gran impacto, es fabuloso, y magnífico”. Posteriormente fue solicitado por el gremio más prestigioso del flamenco, tocando con artistas como Diego "El Cigala", Niño Josele y Javier Limón. Así, España se convirtió en punta de lanza de su carrera  y donde se le ha reconocido con el Primer Premio SGAE de Jazz Latino en el año 2002.

Alain posee un talento fuera de este mundo, toca casi todos los instrumentos de manera magistral y con un alto nivel interpretativo, así como de improvisación. Su primer instrumento fue la guitarra clásica y cubana, influenciado de la trova y el bolero. El piano lo aprendió en la escuela de música y lo  toca de manera salvaje y con mucho lenguaje. Así mismo, como buen cubano, domina de manera magistral casi todas las percusiones, como el timbal, las congas y el bongo; también es dueño de una voz excepcional, ya que cuenta con el timbre característico de un sonero típico de la guajira cubana, muy afinada y llena de sabor y sentimiento. Por último el bajo, instrumento en el cual se desenvuelve más a menudo y con el cual trabaja más, tanto en proyecto personales como con los diversos músicos con los que trabaja, siendo hoy en día su estandarte e instrumento principal con el que se va ganando seguidores por el mundo.   

Su música es una rica mezcla de música cubana como base (rumba, montuno, timba, boleros, mambos, guajiras, etc.) con aires de jazz,  flamenco,  funk, soul y música afro. Ha logrado llevar a la música cubana y latinoamericana un grado más de evolución, otorgándole finesa, buen gusto y virtuosismo, pero sin caer en lo intelectual y de culto, ya que siempre se ha caracterizado de ser sencillo y transmitir este sentimiento que heredó de sus raíces humildes y de pueblo, lo que le ha hecho conectar con todo tipo de público. Alain sabe exactamente cómo manejarse y cómo transitar con los diversos y diferentes públicos y escenarios donde se presenta, dejando satisfecho tanto al que busca divertirse y bailar, como llenarle el oído al más crítico y fino espectador del mundo del jazz.  

Alain en su faceta de productor ha producido álbumes de Celia Cruz y Habana Abierta, también ha hecho diversos arreglos para distintas orquestas y artistas.  Su talento le ha permitido trabajar con agrupaciones y músicos cubanos de la talla de Irakere, Los Van Van, Isaac Delgado y su grupo, Paquito de Rivera, Celia Cruz y Javier Masó "Caramelo". En el 2007, retomando su amor por el jazz latino, graba su segundo álbum como solista, En el aire, editado por el excelente sello barcelonés Ayva Música. En Febrero del 2010, Globomedia Música edita su tercer trabajo de estudio, Apetecible, en el que colaboran Paco de Lucía, el bailaor Juan de Juan, Niño Josele, Jerry González y Antonio Serrano, entre otros.

Estamos ante un gran músico como los de la vieja escuela, como aquellos que están grabados en su código genético, el cual nos regala música de un alegre diario de viaje que empieza monte adentro en su querido Manaca Iznaga natal, para ir a parar, de momento, en el Madrid de la mejor música contemporánea. Alain es considerado uno de los músicos más completos que ha dado Cuba en los últimos cincuenta años, ya que pocas veces se dan músicos de la talla y con el talento del más alto nivel como muestra este magnífico músico, que por todas partes exuda música y arte.

Último disco

Apetecible (Globomedia Música, 2010)

Disco más reciente  formado de doce temas originales que lleva el título de uno de ellos, Apetecible. Es el retrato de Alain en éste preciso instante, la instantánea de uno de los músicos más completos del mundo actual. Un disco que muestra  la culminación de décadas de aprendizaje. Un sonido con un fuerte acercamiento al jazz latino, una fusión de jazz y música latina que, no obstante, no se ajusta exactamente a lo que uno espera cuando lee la etiqueta “jazz latino”.

En el fondo lo que escuchamos es la personal concepción de la música de Alain Pérez, en la que la música tradicional latina, el flamenco, le rock y la gran triada de la música negra (jazz-funk-soul) son fusionados con pasmosa naturalidad, este álbum es un atractivo y siempre sorprendente catálogo estilístico. Es una obra de tal riqueza que su escucha es inagotable: no importa las veces que pase por tu reproductor, porque como los grandes clásicos, siempre descubres algo nuevo. Se trata de un clásico, de una obra grabada décadas antes pero reeditada en el 2010, una vez que nuestras mentes están preparadas para apreciarla. Cuenta con la participación de su padre, Gradelio Pérez, que escribió unas letras maravillosas, pura poesía que funcionaría incluso sin la música, pero aún así es admirable el talento compositivo de Alain Pérez, capaz de crear y arreglar melodías que, desde su mismo nacimiento, son ya clásicos por los que no puede pasar el tiempo. Eso ocurre con “Enséñalo a quererte”, con la conmovedora historia de “Rosa de la rosa roja”, con el memorable “Amor de boler”o, con el entrañable patetismo de “Juanito el malo” y, cómo no, con las múltiples Marías de “Siempre María”. Además cuenta con colaboraciones de lujo como Paco de Lucía, el bailaor Juan de Juan, Niño Josele, Jerry González, Antonio Serrano, entre otros, que redondean un álbum que ningún melómano debería perderse y que interesará  a los que quieran volver a creer en el amor a través de la buena música.

En el aire (Ayva Musica Barcelona, 2006)

En este disco Pérez expone totalmente sus múltiples habilidades deslumbrando a sus fans, desde Cuba hasta España y más allá. Ya sea tocando el bajo eléctrico, teclados o percusión, cantando o contribuyendo con composiciones y arreglos, la combinación de sus aptitudes innatas y el perfeccionamiento de sus habilidades han creado el marco para una nueva revolución en la música cubana contemporánea. Un disco donde hace su confirmación como talento ineludible de la escena del jazz latino. En el aire es una obra madura, siempre interesante, variada y enormemente rica, que ha espantado los lugares comunes del jazz latino más comercial y publicitado para erigirse como una propuesta singular y que revela a Alain Pérez como un músico con un universo personal que expresar. Dicho esto, cualquier amante del jazz latino, del jazz afro-cubano y, de manera más general, de la música latina, debería adquirir En el aire. Seguramente le entusiasmará.

 

 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?