Usted está aquí

¿Quién es Ibrahim Electric?

Imagen de pablo

Copenhague, Dinamarca. Corría el verano del 2006 en Copenhague, Dinamarca. Era una tarde agradable, soleada, sin lluvia y sin nubes. En los países escandinavos, días como estos son pocos, por lo que todo el mundo deja de hacer sus labores y aprovecha para salir a los parques, tirarse a tomar el sol y pasar un rato agradable en los espacios exteriores. Por esos días, estaba el festival de jazz de la ciudad. 1000 conciertos en 10 días no suenan nada mal para un país con 5 millones de habitantes y un idioma incomprensible. Daba emoción ver que entre los estelares del cartel estaban Herbie Hancock, Tony Allen, Pat Metheny, Sergio Mendes, John Scofield, Diane Reeves, Bill Frisell, Brad Mehldau, Fred Frith, Mike Stern y un largo y largo etc. Sonaba bien, pero los precios de sus conciertos eran prohibitivos para un estudiante como yo, por lo que me tuve que consolar pensando que por un momento estaba viviendo en la misma ciudad que todos esos grandes músicos. Había que buscar entonces los eventos gratis y al aire libre. Algo bueno, bonito y barato debe haber entre todo este talento. Fue así como descubrí a Ibrahim Electric.

 

El texto del evento los presentaba como una de las bandas de jazz más populares del país, por el derroche de energía y swing en sus presentaciones en vivo, así como su sonido rock-funk-jazzero que los caracterizaba. El lugar era una explanada junto a unas bodegas no muy lejos del centro de la ciudad. La plaza estaba abarrotada de jóvenes daneses, bellezas escandinavas y curiosos perdidos dentro de las actividades del festival. Fue un concierto grande, emocionante y vibrante. El clímax llegó cuando empezaron a tocar un tributo a Fela Kuti (algo parecido se puede escuchar en el disco Ibrahim Electric Meets Ray Anderson, 2006). No podía creer que un trío de güeros daneses tocaran de esa forma y con tanta energía.

 

En sus composiciones exploran las fronteras sonoras entre el jazz, el rock, el afrobeat, el blues y hasta el surf. Es como una especie de banda de garaje setentera, pero con una base rítmica sólida y jazzera, batería con mucho Groove, el inconfundible sonido rústico del Hammond B-3 y los brillos agudos y oxidados de una telecaster. Sin duda una gran banda con jazzistas que han decidido llevar la improvisación y libertad del jazz hacia el Groove y el rock. Los miembros de esta banda se han hecho un nombre por sí solos en la escena del jazz europeo y mundial. Cada uno ha ganado premios dentro y fuera de su país como jóvenes talentos del jazz. Como muestra, Niclas Knudsen (guitarra) ganó el Gexto Jazz Competition en 1996 y 1999, y recibió el Roland Music Award en la categoría de músico joven en 1998. Por su parte, Stefan Pasborg (batería) ha sido galardonado como solista en eventos como el Jazz European Contest, el European Tournament of Improvised Music y el Rythm Music Conservatory Talent Prize. Es considerado uno de los bateristas más reconocidos en Europa en cuanto a música experimental se refiere. Por último, Jeppe Tuxpen (órgano) se convirtió en una leyenda local al ser el técnico especialista del Hammond B-3 que acompañó a Lonnie Smith en su gira por Europa.

Jeppe y Stefan habían tocado antes juntos en una banda llamada Endorfin (Live / studio Recordings, TCB Records), misma que empezó a llamar la atención por el swing y funk que imprimían en sus presentaciones. Sin embargo, con Ibrahim Electric han alcanzado gran fama y este año están presentando su sexto disco (Royal Air Maroc, Tactic 2010). Según ellos, este disco es acerca de viajar. Lo compusieron mientras daban una gira mundial la cual pasó por Francia, Marruecos, Thailandia, China, Corea, Polonia, Estados Unidos y Canadá. Previo a esto, han grabado dos discos en vivo con el trombonista Ray Anderson. El primero de ellos (Ibrahim Electric Meets Ray Anderson, 2006) lo grabaron sin haber ensayado antes, ante un Copenhagen Jazz House abarrotado.

 

Pero, ¿quién es Ibrahim Electric? Esta banda es la heredera de toda una cultura jazzística que hay en Dinamarca, particularmente en Copenhague. En esa ciudad se respira, vive y siente el jazz todos los días. Rincones aquí, cafés por allá y un par de templos de culto (el Copenhagen Jazz House y el Jazzhus Monmartre) reciben a grandes jazzeros del mundo entero durante todo el año. Yo no lo sabía, pero a mediados del siglo pasado, una gran cantidad de músicos americanos emigraron por alguna extraña razón a esta bella ciudad escandinava. Entre los nombres destacan Stan Getz, Oscar Pettiford, Dexter Gordon y Ben Webster. De ahí, o quizás desde antes, se ha desarrollado una gran cultura musical, teniendo al jazz como su máxima expresión. Ibrahim Electric es una manifestación que ha sobresalido sobre las demás. Ahora, varios blogs del gremio lo han reconocido y empiezan a compartir su sonido con el mundo. ¡Enhorabuena!

 

Copenhague, Dinamarca. Corría el verano del 2006 en Copenhague, Dinamarca. Era una tarde agradable, soleada, sin lluvia y sin nubes." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?