Usted está aquí

Hace 50 años murió John Coltrane

Tal día como hoy, el 17 de julio de 1967, murió una de las figuras más importantes de la historia del jazz: el saxofonista John Coltrane.

Ese reconocimiento se debe a la manera como contribuyó a expandir las fronteras de la música, primero en el “jazz modal”, cuya armonía está basada en escalas y no en progresión de acordes, y finalmente en el avant garde, el jazz de vanguardia, donde hay aún más libertad.

Su carrera comenzó a llamar la atención desde 1955, cuando entró a formar parte del quinteto del trompetista Miles Davis.

Estuvo en esa banda hasta 1957. Al año siguiente la adicción a la heroína de Coltrane fue un factor que influyó en la disolución del quinteto.

Recuperado de sus problemas con la droga, regresó en 1957 para tocar en el grupo de Thelonious Monk y grabar el primero de sus discos mayores: Blue Train para el sello Blue Note.

Un año después el crítico Ira Gitler empleó el término “hojas de sonido” (sheets of sound) para describir las improvisaciones de Coltrane en Soultrane: escalas y arpegios ejecutados de arriba a abajo a gran velocidad.

Davis lo reenganchó en 1958 y en 1959 participó en la grabación de uno de los álbumes más importantes en la historia del jazz: Kind of Blue de Columbia Records, el disco paradigmático del jazz modal.

El mismo año el saxofonista grabó también el segundo de sus álbumes fundamentales: Giant Steps del sello Atlantic, obra culminante en la exploración de las “hojas de sonido” y las avanzadas progresiones armónicas que eran conocidas como “Coltrane changes”.

Dos años después firmó contrato con el sello Impulse!, y su carrera dio un giro hacia exploraciones aún más osadas. En 1961 dejó constancia de su interés por la música de la India, así como por el naciente “free jazz”, en los conciertos que dio en el Village Vanguard de Nueva York, junto con el saxofonista Eric Dolphy.

También comenzaron las descalificaciones por lo que estaba haciendo: la revista Down Beat llamó a Coltrane y a Dolphy exponentes del antijazz.

El período 1962-1966 de la obra de John Coltrane es conocido como el del cuarteto clásico, integrado por McCoy Tyner en el piano, Jimmy Garrison en el bajo y Elvin Jones en la batería. Con esa banda continuaron las exploraciones musicales, acompañadas de inquietudes espirituales como las que le llevaron a crear la suite A Love Supreme de 1964. No solo se convirtió en un clásico del jazz sino en una referencia para la naciente cultura hippie por su acercamiento a la religiosidad oriental.

Después de A Love Supreme, el afán de experimentación llevó a Coltrane hacia el campo del jazz de vanguardia, en el que Ornette Coleman, Sun Ra y Albert Ayler eran figuras fundamentales. El punto culminante de esa búsqueda con el cuarteto fue Ascension, grabado en junio de 1965. En ese disco tocó, entre otros músicos, un saxofonista que lo acompañaría en sus últimos años, Pharoah Sanders.

Las diferencias acerca de esas exploraciones, que estuvieron acompañadas por el uso de LSD en el caso de Coltrane, llevaron a la disolución del cuarteto. Luego de la grabación de Meditations, el último de los discos capitales del saxofonista, en noviembre de 1965, McCoy Tyner y Elvin Jones se apartaron de él. Comenzó entonces la etapa más controversial de su carrera, con su segunda esposa, Alice Coltrane, como pianista, Sanders en el segundo saxo, Rashied Ali en la batería y conciertos en los que las piezas podían durar hasta una hora, con solos de 15 minutos o más.

Así como progresaba en la creación de una música cósmica, además de religiosa, avanzaba el cáncer de hígado que lo llevó a la muerte en el hospital Huntington de Long Island a los 40 años de edad. Además de ser una figura de la que son devotos algunos aficionados al jazz, los feligreses de la Iglesia Ortodoxa Africana en San Francisco comenzaron a venerarlo como santo y le pusieron su nombre a la congragación.

Estamos en redes ¿ nos sigues ?