Usted está aquí

Entrevistas

Corre el año de 1995 sobre los rincones milongueros de Montevideo, Uruguay. La escena rocanrolera en esta parte del planeta muestra cierto letargo, cierta comodidad, y mucho de lo que se escucha proviene del país vecino, Argentina. La tarde del 24 de diciembre, en la acera del bar El Tigre, un grupo de amigos se presentan por primera vez ante el público de la Ciudad de México, ávido de nuevos sonidos. Su fuerza sorprende, su alegría contagia, su crítica lleva a la reflexión. Hace casi veinte años que comenzó la trayectoria de una de las más grandes bandas que Uruguay ha dado al rock latino: La Vela Puerca, quienes comparten hoy, con Acidconga, parte de su recorrido.
"El flamenco es una cultura, una manera de vivir, de pensar, de cocinar, de cantar, bailar, tocar... siempre ha existido y existirá porque las nuevas generaciones están involucradas y arraigadas en esta cultura."
Formación de Brooklyn que intenta revivir un peculiar sonido amazónico llamado chicha que se hizo popular en el Perú de finales de los sesenta.
Entre los Huicholes el maraakame es el cantor, el médico, el vidente, el chamán. Guía de los peregrinos, caminante de caminos y portador de sueños. Pero también es un trío de jazz fusión de la Ciudad de México que con su tercer disco de estudio, En el ombligo de la luna, reinterpretan sonidos de la tradición indígena mexicana devolviendo a la música ese poder mágico al que siempre estuvo vinculada desde los albores de la humanidad.
Todas las culturas del mundo han tenido sus profetas: mensajeros que llevan la palabra de Dios a los mortales, los intermediarios perfectos para conectar lo que hacemos con lo que no comprendemos, iluminados que con su voz nos revelan los más profundos secretos del espíritu humano. Acá y allá han tenido sus nombres distintos, sus particulares conductas y sus persecusiones. Pero ha sido siempre uno, aplaudido por muchos y abucheado por otros. EL profeta. Pero qué si no hablamos de uno, qué si superamos el puñado y convertimos en profeta a toda una cultura.
Sin duda alguna el circuito de funk, soul, jazz y blues de Madrid es ya un referente musical indiscutible en la capital española. Cada vez más bandas nacionales e internacionales, artistas, jam sessions y salas acaparan las miradas de quienes con un buen beat de Motown comienzan a mover caderas y hombros. Como bien dice el nombre de aquél festival, también “Madrid es negro”.

Páginas

Estamos en redes ¿ nos sigues ?