Usted está aquí

Entrevistas

La Chiva Gantiva estará lanzando su tercer álbum de estudio en otoño de este año, cargado con su tradicional fusión de ritmos afro colombianos con géneros que van desde el rock hasta la electrónica orgánica. Conformada por tres colombianos, un belga, un chileno y un vietnamita, a la vez que radicada en Bruselas, la agrupación sigue apostando a la diversidad y a las diferencias culturales al momento de componer.
Entrevistamos a Salvador Repilado, hijo del fallecido Máximo Francisco Repilado, el inmortal Compay Segundo de Buena Vista Social Club, quien se encuentra de gira por Europa, junto al Grupo Compay Segundo, con motivo de los ciento diez años del natalicio de su padre.
Marinah, quien por quince años encabezó la reconocida banda catalana Ojos de Brujo, regresa con un tercer disco en solitario, titulado “Afrolailo”, el cual rescata la esencia afrocaribeña y flamenca de su música.
Viajero sin rumbo fijo dentro de las artes sonoras. Su voz, a través de la guitarra, se torna polifacética en lo que a la pluralidad etnomusical concierne. Las seis cuerdas, su pasaporte. Y el “twang” su identidad. Cronista del desarrollo guitarrístico “de raíz” desde distintas latitudes. Por esto y mucho más, Diego García escribe con tinta de gloria la partitura musical de la banda sonora perteneciente a tantos pueblos y culturas. 
Juana Fe, más que un grupo, es una familia de músicos chilenos formada en 2003. Desde sus inicios buscaron juntarse para tocar música latinoamericana. Hoy en día son una de las bandas de referencia de la nueva música en Chile. Además, han desarrollado un esquema de trabajo muy particular que vale la pena ser contado. Acá su historia. 
Hace veinticinco años un médico uruguayo decidió dar rienda suelta a su pluma y empuñar su guitarra para siempre. Lo que nunca imaginó es que se convertiría en uno de los compositores más queridos de Hispanoamérica y que su música trascendería toda clase de fronteras. Hoy les compartimos una pequeña charla que entablamos para descubrir que, como él mismo escribió, “nada se pierde, todo se transforma”. 
Creadores, artistas y embajadores del latin desde hace más de dos décadas, Bio Ritmo marca la pauta de los nuevos canales en los que la salsa llega a expresarse. Abanderados por la originalidad y el contacto intercultural, brindan al panorama sonoro la mano para que distintas líneas musicales de múltiples culturas entren en juego para enriquecer la salsa y la música latina.  
Oriunda de Camerún, pero forjada como artista en Francia, Sally Nyolo es una camaleónica cantante que ha explorado diversos ritmos occidentales, pero sin haber abandonado nunca sus raíces africanas. Por ello siempre ha evocado, a veces rítmica, vocal o líricamente, el entorno de donde proviene, a través de ritmos como el bikutsi, del canto de los pigmeos y de los relatos de los bosques cameruneses. A finales del año pasado lanzó nueva placa, titulada “Tiger Run”.
La agrupación bosnia Dubioza Kolektiv dio mucho de qué hablar recientemente debido a que el videoclip de su tema “No Escape (from Balkan)” estuvo en la portada de la célebre página web The Pirate Bay, la cual funge como una comunidad virtual para compartir archivos multimedia, pero que ha sido duramente criticada por diversos voceros de la industria musical mundial por conflictos de copyright. De hecho, dos de los fundadores del site están presos en la actualidad. Dubioza Kolektiv, les dedica una canción en su próximo disco “Happy Machine”, titulada “Free.mp3”, manteniendo así una larga tradición de militancia social y política, donde la crítica al nacionalismo, los prejuicios, la intolerancia y la injusticia se fusiona con ritmos punk, reggae, hip hop, dub y, desde luego, música folclórica de los Balcanes.
El blues nació en América: nació del dolor y la pena. Pero nació también para sembrar esperanza entre aquellos cuyo origen estaba distante, en el África del que fueron secuestrados. Todo vuelve a su sitio: el blues engendró al rock, el rock se unió a la música tuareg. Blues del desierto toca Bombino y hoy nos habla.
Virtuoso, creativo y explorador. Heredero del legado de Miles Davis y Herbie Hancock. La voz de Marcus Miller, vía su bajo, se torna polifacética, camaleónica y deslumbrante, cuando apuesta por dejar al alma hablar a través de ella. 
La historia del guitarrista tuareg Mdou Moctar es surrealista. Nacido en el desierto de Azawagh, al norte de Níger, se enseñó a sí mismo a tocar con un instrumento de cuerda de su creación, hecho con planchas, chatarra y guayas de freno de bicicleta. Pasarían años antes de poder poner sus manos en una guitarra de verdad. Desde entonces, y tras varios trabajos en la industria minera, se dedica a la música. Cumplió un sueño que muchos pensaron que sería imposible. Se popularizó en buena parte del desierto del Sahel gracias a la difusión de su música a través de teléfonos móviles, mediante infrarrojo y luego bluetooth. Por mera casualidad sus temas llegan a los oídos de un norteamericano que se encontraba viajando por esos rincones de África, su nombre era Christopher Kirkley. Es él quien, mediante su disquera Sahel Sounds, lo da a conocer en Europa y el resto del mundo.

Páginas

Estamos en redes ¿ nos sigues ?