Usted está aquí

Curiosidades

Canción simplona, gramática sencillita y vocabulario limitado: no hace falta un Premio Nobel de literatura para componer un tema de éxito. O por lo menos, es lo que refleja un análisis de los últimos 10 años de música hecho por la web SeatSmart.
La gente deja de escuchar nueva música a los 33 años, según un nuevo estudio realizado el sitio web Skynet & Ebert, basado en estadísticas de usuarios estadounidenses de Spotify y en datos de la compañía The Echo Nest.
Mucho se ha hablado de cómo las ondas sonoras, tanto sus respectivas oscinaciones como frecuencias, pueden llevarnos a patrones de comunicación entre animales y, quizás, lograr comprender su manera de entenderse.
Desde los primeros días de Windows Media Player o Winamp ha existido la opción de visualizar mediante animaciones la música que escuchamos. De es manera nos acostumbramos a ver las canciones que apreciábamos.
Las últimas áreas en desaparecer en el cerebro herido por el Alzheimer son las encargadas de la memoria musical y la capacidad de sentir emociones.
Al principio parece una broma: un niño de 2 años manipula los botones de un sistema de sonido avanzado. Sin embargo, el pequeño sí está controlando la música, que se destaca por su fuerte bajo. Es DJ AJ, el disc jockey más joven de Sudáfrica.
Utilizando un Makey-Makey, una maquina cuya función es generar un botones y pads en diversas superficies, Jonathan Dagan, conocido como
“La música amansa a las fieras”.
Escuchar música en cualquier momento o en una situación especial, puede cambiar el humor en minutos o provocar en el oyente sentimientos tan contrarios como repulsión y placer.
Investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos han representado musicalmente el tamaño y la longitud de las espinas dendríticas -aquellas zonas de las neuronas donde se produce la mayoría de los procesos de intercambio de información- para estudiarlas mejor y entender el funcionamiento del cere
En otoño del año pasado, fueron convocados y alineados 80 extras a lo largo de una carretera de tierra en un área industrial de Francia.
La música tiene una tendencia a quedarse en nuestra mente. La experiencia es común: una tonada se mete cual intrusa en nuestros pensamientos y suena, una y otra vez, en un bucle interminable. Pero: ¿Sabe por qué ocurre esto?
¿Cómo transmitir la música a los sordos? Una tarea que parece casi imposible cobra vida en mano de una entusiasta actriz chilena que graba videoclips de grandes éxitos musicales en lenguaje de señas, en una bella experiencia para músicos y espectadores.
Playing For Change es un movimiento creado para inspirar y conectar el mundo a través de la música, basándose en el poder que tiene para romper las barreras y superar la distancia entre las personas.
Soundweaving es un proyecto realizado por el diseñador húngaro Zsanett Szirmay que convierte patrones utilizados en el bordado tradicional en música, traduciéndolos en una tarjeta perforada que es colocada en una
Recientemente fue lanzado el portal web Similar Rock, Similar Pop, el cual se dedica a estudiar los plagios o “parecidos razonables” más conocidos en la historia de la música.
Fabio Di Salvo y Bernardo Vercelli de The Quiet Ensemble llevan años haciendo experimentos sonoros en curiosos contextos y con implementos poco probables (su
Solemos pensar que la distribución de música pirata comienza con la invención del casete de cinta, un implemento pequeño y barato cuya información sonora podía ser duplicada desde cualquier equipo de sonido casero.
Diversos experimentos científicos han estudiado el comportamiento del cerebro humano al momento de tocar un instrumento, ofreciendo resultados reveladores. El siguiente vídeo presenta un resumen del asunto.
La asignación visual al sonido ha sido una constante en la obra de muchos artistas, especialmente tras la aparición, hace más de un siglo, de una de las principales artes audiovisuales: el cine.  

Páginas

Estamos en redes ¿ nos sigues ?