Usted está aquí

Música para ordeñar

Escuchar música puede llevar a un aumento en la producción del ganado lechero, según investigadores británicos.

Psicólogos de la Universidad de Leicester, en Inglaterra, creen que los ganaderos podrán obtener algunos litros extras de leche tocando música clásica o melodías suaves en los tambos.

Los científicos colocaron música de diferente ritmo y tempo a un grupo de vacas Holando.

La Sinfonía Pastoral de Beethoven y la canción Bridge Over Troubled Water (Puente sobre Aguas Turbulentas) de Simon & Garfunkel fueron grandes éxitos en productividad lechera.

Cuando cambiaron a canciones más rápidas como Tigerfeet de Mud y Size of a Cow de Wonderstuff, no hubo incremento en la producción lechera.

"La música calmada puede mejorar la entrega de leche, probablemente porque reduce el stress", declaró el doctor Adrian North, que tuvo a cargo la investigación junto a su colega, Liam MacKenzie.

Algunos agricultores ya están tocando música para sus pollos y gallinas, debido a sus efectos positivos para reducir el estrés.

"Varios ganaderos creen que esto funciona", señaló a la BBC el Dr. North. "Esencialmente, estamos siguiendo sus experiencias".

El estudio fue realizado por LCAH Daires en Lincolnshire y Bishop Burton Agricultural College in Humberside.

Un grupo de mil vacas Holando fueron expuestas a música rápida, media y lenta por 12 horas al día, de 5am a 5pm, durante nueve semanas.

Los investigadores encontraron que la producción de leche aumentó en un promedio del 3% (0,73 lts.) por animal, cuando las vacas eran expuestas a música suave. Dicho cambio no se produjo durante la música media y rápida.

El experimento también arrojó que estas melodías logran reducir el stress en los animales, lo que también ocurre en el caso de los seres humanos.

"La mayoría de estas teorías se deben a experiencias con seres humanos", añadió MacKenzie.

Estamos en redes ¿ nos sigues ?