Usted está aquí

La maldición de la novena sinfonía

La maldición de la novena sinfonía es una superstición según la cual cualquier compositor de sinfonías, a partir de Ludwig van Beethoven, moriría poco tiempo después de escribir su novena sinfonía.

Los ejemplos más notorios de compositores que habrían sido afectados por esta son, además del mismo Beethoven, Franz Schubert, Antonín Dvořák, Anton Bruckner, Gustav Mahler, y Ralph Vaughan Williams.

Una de las principales promotoras de esta teoría fue Alma, la esposa de Gustav Mahler. Parece que era muy supersticiosa y se alarmó sobremanera cuando su marido había compuesto la octava sinfonía. Hay que tener en cuenta que en ese momento ya habían muerto a consecuencia de la temida maldición Beethoven, Schubert, Dvorak y Bruckner.

Con el paso del tiempo conseguiría contagiar a su esposo de sus irracionales temores hasta el punto de que Gustav Mahler afirmó en cierta ocasión: “Parece que una novena es un límite. No se sabe qué pasará si se va más allá. Parece como si hubiera algo que no debemos saber y que nos impide una décima… para lo cual no estamos preparados. Los que han escrito la novena ya estaban cerca de la otra vida”.

El compositor checo resolvió adoptar ciertas medidas para burlar a las parcas musicales: no agregó ningún número a su novena sinfonía (“La canción de la Tierra”) y creó una sinfonía posterior a la que atribuyó el número nueve, cuando en realidad se trataba de la décima. ¿Con esto sería suficiente? ¿Habría conseguido superar la maldición? Desgraciadamente para los melómanos Mahler se equivocó y falleció en 1911, antes de terminar la sinfonía número diez.

Estamos en redes ¿ nos sigues ?