Usted está aquí

El ruido ambiental aumenta la productividad

Si conectar con las musas de la creatividad es complicado cuando estamos en un lugar muy ruidoso, lo es aún más cuando estamos completamente en silencio. De hecho, un reciente estudio publicado por Journal of Consumer Research concluye que la atmósfera perfecta para dar alas a nuestra creatividad debe tener un poco de ruido de fondo.

Los autores del informe llegaron a la conclusión de que los individuos analizados para su investigación alcanzaban su nivel óptimo de creatividad en lugares con ruido de fondo de 70 decibelios, el volumen que podemos encontrar habitualmente en una cafetería medianamente concurrida. En cambio, los lugares tranquilos, aquellos con un volumen medio de 50 decibelios, demostraron ser demasiado sosegados para conectar con la creatividad. Igualmente, cuando el volumen del lugar superaba los 85 decibelios, el ruido se reveló contraproducente para la creatividad, pues operaba como un factor distractor.

Para llevar a cabo la investigación, los autores del informe solicitaron a 65 estudiantes de la Universidad de British Columbia que realizaran una serie de tareas creativas mientras ruidos grabados en un bar de carretera eran reproducidos de fondo. En uno de los experimentos, los científicos pidieron, por ejemplo, a los participantes en el estudio que hicieran un brainstorming para un nuevo tipo de colchón. ¿La conclusión? Que los individuos analizados desplegaron mejor sus dotes creativas cuando el ruido de fondo era reconocible y notable, pero sin llegar a ser estruendoso.

Según el estudio, un poco de ruido de fondo genera la suficiente distracción para forzar a la gente a pensar de manera más imaginativa, pero sin perder la concentración. “En lugar de encerrarse en una habitación tranquila tratando de buscar una solución, salir fuera de esta zona de confort para estar en un ambiente relativamente ruidoso puede estimular el cerebro para pensar de manera abstracta y generar de esta manera ideas creativas”, dicen los autores del estudio.

De todos modos, para estar a bien con las musas de la creatividad, la exposición al ruido de fondo debe ser limitada. Si el sujeto está constantemente expuesto al ruido de fondo, éste pierde su efecto balsámico en la creatividad, explican los investigadores.

Además, matizan los autores del informe, el ruido de fondo no alienta la creatividad en todas las personas. Funciona particularmente bien en las personas “altamente creativas”, pero cuando el sujeto tiene dificultad para pensar más allá de la norma, el ruido de fondo no resulta beneficioso.

Estamos en redes ¿ nos sigues ?