Usted está aquí

Versatilidad y feeling. Del blues-rock al funk y al soul. Otra óptica de Jimmy Hendrix

Es cierto que las letras de oro del rock y de la música contemporánea se escribieron bajo la tutela de uno de los mejores guitarristas de la historia: Jimmy Hendrix. Los jóvenes de la década de los sesenta enloquecieron con la creatividad de sus riffs, sus psicodélicas improvisaciones y su potente voz, lo que lo convirtió en un icono indiscutible de la música joven a nivel transgeneracional. En pocas palabras, esto lo consolidó como un clásico de clásicos. Pero no termina ahí el invaluable legado que nos dejó este ídolo hexacordal. Hendrix se caracterizó por la incursión en otros géneros más allá del rock, donde es comúnmente encasillado; también dio pasos firmes en el blues, soul, funk y otras músicas con claro origen africano.

La genialidad de Hendrix, posiblemente, yacía en su sentido cosmopolita y vanguardista. Si las transformaciones que sufría el blues al terminar los años cincuenta resultaban más melódicas y cadenciosas, Jimmy las hacía agresivas. Si el mundo entero se fascinaba cada vez más con la guitarra eléctrica para popularizar el blues y hacerlo blues/rock, él retomaba la acústica y podía emular perfectamente al sonido de los arrabales afroamericanos marginales de Chicago o Nueva Orleans. 

Por ejemplo, ¿qué más feeling bluesero que en Catfish Blues? Si bien Hendrix era una generación más joven que B.B. King, Albert King y Buddy Guy, perfectamente habría podido compartir un escenario o amalgamar su música con la de ellos. Además, es digno destacar que no sólo hacía blues por tocar temas bajo las métricas del twelve bar, sino que imprimía su sonido característico lleno de largos y desgarradores bendings, así como adornos inconfundibles bajo sus rápidos y cadenciosos pullings. ¿Qué decir de Hear my Train Comin´? (y más en su versión acústica) el sonido y el sentimiento del Delta es inconfundible (siendo él oriundo de la costa opuesta de Estados Unidos). Difícil comprender cómo alguien que con máximo veintisiete años logró esa madurez de sonido tanto en la guitarra como en la voz.

Por otra parte, pero siguiendo en la línea de las músicas de origen afroamericano, podemos apreciar esa raíz étnica de Hendrix en obras como Crosstown Traffic, Gypsy Eyes, Gotta Have a New Dress, Stone Free entre muchas otras. En ellas se hace presente (además del blues) el funk, clarísimamente el soul, innegablemente el motown y con un poco de imaginación podríamos inferir que esto pudo haber derivado en un sonido más apegado al afrobeat, si la vida le hubiera dado la oportunidad. En estos temas anteriormente mencionados, el parecido con el rock elaborado por bandas blancas de su generación no es mucho; por el contrario, tienen mucho más apego a las músicas folklóricas afroamericanas. Así es, además de haberse popularizado en el rock, Jimmy Hendrix fue un grande de la vanguardia musical étnica.

De hecho, para los puristas del rock, son pocos los temas de este titán que pueden cumplir con los cánones de ese género. Curiosamente son los más conocidos como Purple Haze, Voodoo Chile y All Along the Watchtower (propia de Bob Dylan). ¿Será que la población blanca se quiso apropiar del que fue probablemente uno de los más grandes genios musicales del siglo XX? Imposible responder a eso, de hecho esta interrogante no tiene otro objetivo que abrir la reflexión sobre la obra menos conocida de Hendrix frente a los temas que ya son clásicos del rock.

Con un sonido muy difícilmente imitable, Hendrix se apegó a su Stratocaster para ampliar su gama sonora, la cual iba desde lo más limpio e impoluto en la ejecución, hasta lo más distorsionado, turbio y desorganizado de lo psicodélico. Puede ser que Stevie Ray Vaughan haya sido su mejor interprete (vale mencionar que ser admirado de tal manera por quien se cree que superó al maestro no sea nada despreciable). En siete años de obra musical y veintisiete de vida este parte aguas de la música contemporánea logró incursionar en gran variedad de géneros musicales, pero lo importante para la reflexión de este texto es que siempre fue muy apegado al sonido étnico de origen afro.

Quién sabe cuáles hubieran sido las corrientes musicales que habría tomado Hendrix de seguir vivo. Lo que queda es lo que dejó. Sorprende que sea tanto en tan poco tiempo y que a pesar de haber sido creadas hace tantas décadas, sigan vigentes. Su sonido es un referente indiscutible para la música actual. Son ya varias generaciones que intentan imitarlo o reproducirlo, pero no se logra con exactitud. Así que es de destacar que la obra de este fenómeno abarca muchos más horizontes de los pensados. Quienes gusten del motown, el funk y el soul deberían tener muy presente las aportaciones de Jimmy al sonido afro.


(Publicado originalmente en revista correspondiente al número 15)
 
genialidad de Hendrix, posiblemente, yacía en su sentido cosmopolita y vanguardista." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?