Usted está aquí

Sonidos e imágenes a la par

 

¿Qué papel juegan los elementos sonoros dentro de una producción cinematográfica? La respuesta a esta interrogante es amplísima, ya que puede ser elaborada desde distintos puntos de especialización dentro del séptimo arte, pero, en definitiva, resulta indispensable para la creación del contexto en el que se desenvuelve la trama

Tanto la banda sonora como la sonorización de un largometraje, un corto o cualquier otra producción, establece firmes parámetros dentro de la imaginación del espectador para poder así construir un mundo, una imagen. Los sonidos y los temas musicales fungen como conexión sentimental entre el público y las artes visuales

Desde los tiempos del cine mudo cuando el piano en directo creaba la atmósferahasta la actualidad, en donde la especialización para la creación de las bandas sonoras de un filme resulta de dimensiones inimaginables, la música ha sido esencial e imprescindible para lograr una producción más compleja. Incluso el silencio, o carencia de sonido, ha sido fundamental para la ambientación

Para sustentar este texto con un testimonio empírico presentamos a continuación una entrevista al diseñador de sonido, Federico Schmucle, quien  pertenece a una familia de reconocida tradición en el mundo de las artes fílmicas y ha trabajado ya en un sinfín de producciones en México, Argentina, Rusia, Estados Unidos y otros países.   

 

Acidconga: ¿Cuál es la diferencia entre sonidista y diseñador de sonido?

Federico Schmucle: En realidad varía de país en país, por ejemplo, en Argentina se le llama dirección de sonido al coordinador general del área, que comprende desde la grabación del sonido directo hasta la posproducción sonora, que es la edición de bandas sonoras, incluyendo la música y la mezcla final. En Estados Unidos se habla más en términos de edición sonora y en México se habla de diseñador sonoro como un ente aparte de la música y el sonido directo. En términos generales, un diseñador sonoro es la cabeza creativa del lado sonoro de las películas, decide las estrategias sonoras para el rodaje, qué tipos de micrófonos se van a utilizar, si va a haber o no doblajes, los lugares en donde tendrá espacio la música y los efectos sonoros que llevará. Estrictamente no existe una diferencia entre "sonidista" y "diseñador sonoro", pero en el argot fílmico se conoce como sonidista, generalmente, al encargado del sonido durante la producción de la película, digamos, el sonido directo y al diseñador sonoro como el encargado de toda la postproducción de la misma.

AC: ¿Cómo es el proceso de composición de un tema para una escena específica en una película? y ¿Cómo es el proceso de diseño y definición de una banda sonora?

FS: Bueno, los procesos de creación de bandas sonoras y de la música cambian de película en película, no hay una fórmula predeterminada para realizar la parte sonora porque tanto los requerimientos dramáticos como estilísticos son tan variables como el lado hacia donde se mueve la marea. Hay ciertos trucos explotados en el cine industrial sobre todo, como secciones de cuerdas en determinados momentos dramáticos que acentúan una parte determinada de las películas, pero tomando en cuenta al cine no industrial, no hay reglas sobre el proceso. Eso sí, la prioridad sobre la que debe trabajar el equipo de sonido en una película es la inteligibilidad de los diálogos como centro espinal del desarrollo de la película: por más música o efectos sonoros que le pongamos a la película, no hay modo de conseguir "atrapar" a la audiencia si los diálogos no se entienden.

AC:¿Debe existir siempre una relación entre la armonía de la banda sonora y la cadencia de la producción cinematográfica?

FS:El sonido cinematográfico cumple la misma misión que la fotografía, construir un "mundo" que a pesar de ser inexistente, en la medida que ha sido concebido por un director, tiene que cumplir con la misión de acercar al público a un nivel, digamos, subconsciente, para que la experiencia cinematográfica se vuelva una que genere intimidad a nivel emisor-receptor del mensaje. En ese sentido, la armonía debe ser absoluta en las partes que componen una película, el secreto es encontrar los elementos metafóricos que se complementen entre las imágenes y el sonido, un ejemplo evidente y largamente comentado en varios años de textos es, por ejemplo, la banda sonora de Tiburón, la película de Spielberg: en ésta raramente vemos al animal, pues la imagen nos muestra una vista subjetiva del escualo debajo de la superficie, sin embargo, cobra vida de manera alarmante con la banda sonora, genialmente musicalizada por John Williams, con sólo dos notas de un cello que se repiten hasta el cansancio.

AC:¿Cómo vives tú la producción de la banda sonora? (¿cuánto tiempo te toma?, ¿qué instrumentos utilizas?, ¿sigues algún patrón o fórmula?)

FS: El tiempo de creación de las bandas sonoras difiere mucho entre producción y producción: hay películas que me han tomado seis meses de trabajo y otras de la misma duración que he armado en tan sólo dos semanas. La cuestión tiene que ver con la cantidad de elementos sonoros que juegan en la misma. No es lo mismo tener una escena de dos minutos en la que hay una pareja charlando en una habitación con sólo la radio o la tv encendida que, por ejemplo, una escena de la misma duración donde sucede una batalla intergaláctica. Los elementos sonoros requieren de estrategias completamente diferentes y el tiempo de creación también puede ser muy diferente. La idea es crear sonidos únicos para cada película, para así poderle dar un carácter particular y único al filme.

AC: Desde tu opinión, ¿cómo enriquece la música a una producción cinematográfica?, ¿qué papel juega? 

FS:Bueno, para empezar el cine nunca ha podido ser mudo del todo, desde el principio, cuando los hermano Lumiere mostraban sus "vistas", se requería de un pianista que le diera ritmo a lo visto. En este sentido creo que la paridad de estos elementos siempre ha sido hermanada en el cine. Es difícil lograr hacer contacto con la audiencia solamente mostrando imágenes, en ese sentido es que el cine está alejado de la fotografía como expresión artística, pues es absolutamente dependiente de que sus imágenes vayan acompañados por un sonido, pues la idea del cine es generar en el espectador una experiencia de "desconexión" con su realidad para entrar en otra, digamos, y como los seres humanos actuamos con todos los sentidos que nos sea posible utilizar, pues resulta natural que cuando vemos a una persona caminar queramos escuchar sus pasos.

AC:¿Cómo ha evolucionado la composición de las bandas sonoras desde el cine mudo?

FS: La evolución ha ido de la mano con el desarrollo de la imagen. Cuando los Lumiere utilizaban sus proyectores, que funcionaban a mano, se tocaban pianos; después se desarrollaron proyectores mecánicos y con esta evolución, se inventó el modo de que el sonido estuviera "pegado" al filme y que sonara también a través del proyector. Después vino el color y con esto se desarrolló el sonido estéreo, buscando siempre volver más y más real la experiencia de ver una película. Después, en los años cincuenta, se empezó a pensar en desarrollar el principio de la tercera dimensión y con esto el sonido tuvo que dar pasos agigantados para también tridimensionalizarse. Hoy en día esos experimentos han llegado a las salas 3D y el sonido surround, donde la experiencia ya "absorbe" al que mira la película y lo mete, digamos, a otra realidad.

Amigos, damas, caballeros, melómanos y demás, esta es únicamente una pequeña mirada a las distintas perspectivas que nos puede brindar la interacción entre las artes visuales y las artes sonoras. La armonía que brota constantemente de esta unión se ve legitimada por el amplio espectro creativo del que puede echar mano. Así es, no sólo nos quedemos con la riqueza de lo visual, demos crédito también a todo aquello que nos llega a la mente y al alma por medio del oído. 

Qué papel juegan los elementos sonoros dentro de una producción cinematográfica? La respuesta a esta interrogante es amplísima, ya que puede ser elaborada desde distintos puntos de especialización dentro del séptimo arte, pero, en definitiva, resulta indispensable para la creación del contexto en el que se desenvuelve la trama." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?