Usted está aquí

Sandra Carrasco. Voz y sensibilidad con sentido.

La voz narra las historias que el corazón calla. La sensibilidad en el cante coincide con lo que los ojos nunca pueden ocultar. Y Sandra Carrasco, con su voz y sentimiento, revive esas canciones que han hecho temblar a hombres y mujeres durante generaciones. 

Las voces que trazan el devenir de los pueblos encierran las crónicas más ricas, interesantes y románticas que los hombres pueden llegar a sentir, a vivir. En España, gracias los contactos interculturales a través de los siglos, ha quedado una huella indeleble en todas sus expresiones culturales. Entre ellas: la música. La voz de Sandra Carrasco muestra una amplia gama de sensaciones que evocan tanto a tiempos pasados, propios de la tradición cultural, como a sentimientos tan inmediatos como lo es la rendición ante la sensualidad y el romanticismo. Ella, quien abarca un repertorio que va desde el bolero hasta el tango, pasando por el flamenco y el son, reconstruye con su canto todo lo que la música española tiene aún por mostrar.

“Cuando no esperas nada, siempre llega lo mejor”

Su visión sobre las artes sonoras tradicionales muestra, en su cantar, una ferviente apuesta por rescatar aquello que ha permanecido por tanto tiempo. Pero también plasma una clarísima intención por enriquecer a lo que conocemos como “la música de España”. Indudablemente, fuera de localismos y fanatismos, la música es música, y los contactos entre las distintas artes sonoras darán vida a expresiones frescas, fuertes y con el alma de los nuevos tiempos. El son con el bolero, en sintonía con el flamenco y/o el tango, han encontrado espacios y terrenos en donde la convivencia alcanza lo sublime de la conjunción armónica. Y la calidad siempre es la clave, como Sandra Carrasco nos revela en esta entrevista. Ahora bien, ¿qué más se le puede pedir a alguien que ofrece un repertorio como el siguiente?: Resistiré, Envidia, Por una Cabeza, Aunque no sea conmigo, Piel Canela, Sabor a Mi,  y Yo Vengo a Ofrecer mi Corazón, entre otros temas clásicos.

Nada. O tal vez sólo que siga por el camino por el que ha elegido. Sí, tal vez, más, mucho mas, es lo que se le pueda pedir a Sandra Carrasco. Dar vida, con otra voz y en otro tiempo, a canciones que han sido cantadas por generaciones enteras, resulta un reto para todo artista. Y es, tal vez, porque irónicamente el cantante debe hacer suya una canción que no escribió. Pues Sandra Carrasco lo consigue, porque revive en esos temas clásicos una voz fresca y un alma sensual que transporta al escucha a otro mundo, a otro rincón.

“Cuando no esperas nada, siempre llega lo mejor”. Queda claro que con esta cita, para ella, la autenticidad y el gusto por el arte mismo son pieza fundamental para poder asumir el reto anteriormente mencionado, y cumplirlo mediante el producto de grandes expresiones artísticas. Sandra Carrasco nos muestra que la voz de España lleva en ella a la voz de México, de Cuba, de Argentina, de Uruguay, y de tantos otros sitios. Nos muestra también que la línea que divide a los géneros musicales es cada vez más delgada y relativa, sobretodo cuando el valor y la calidad intentan cruzarla.

Esperemos que voces de este nivel, acompañadas por grandes músicos de la talla de Chucho Valdéz, entre muchos otros, sigan trazando el devenir sonoro de “la música de España”. Esperemos también que estas primeras producciones discográficas de Sandra Carrasco sean únicamente el inicio de una larga, muy larga, y fructífera carrera artística. 

Leer la entrevista 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?