Usted está aquí

Música por Ayotzinapa

Imagen de carlos

Cada suceso de la humanidad digno de ser contado, también resulta digno de ser cantado. Es así como a lo largo de la historia encontramos piezas musicales que han acompañado gestas heroicas, campañas militares, revoluciones y movimientos sociales. La crisis social que desató el ataque que perpetraron policías municipales en contra de alumnos de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa en el que seis personas fueron asesinadas y otras 43 fueron víctimas de desaparición forzada ha generado, además del encono de la sociedad mexicana e internacional en contra del Estado, una serie de manifestaciones musicales que muestran el malestar y el descontento de la población.

La crisis social que desató el ataque que perpetraron policías municipales en contra de alumnos de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa en el que seis personas fueron asesinadas y otras 43 fueron víctimas de desaparición forzada ha generado, además del encono de la sociedad mexicana e internacional en contra del Estado, una serie de manifestaciones musicales que muestran el malestar y el descontento de la población.

En el ámbito internacional, se han solidarizado con Ayotzinapa músicos como Peter GabrielCalle 13Massive AttackCat PowerDave MustaineJorge DrexlerApanhador Sò y Carmina Cannavino

Las manifestaciones por el caso de Ayotzinapa han sido todo menos silenciosas. Diferentes colectivos de músicos se han organizado para acompañar los trayectos de las marchas. De entre los mares de gente se escapan las notas de una banda de alientos. Más allá, se escucha una versión de “La Llorona”, una de las piezas mas emblemáticas de Oaxaca y de México, con un verso modificado que dice “Nosotros no somos todos, nos faltan 43”. En la retaguardia viene el contingente de la Escuela Nacional de Música tocando las jaranas. La comunidad sonera también se une a la protesta interpretando sones itsmeños y terracalenteños. Las batucadas de las barras bravas dejaron los estadios y se trasladaron a la calle y sustituyeron las porras por las consignas. No hay un género que predomine, no hay sector de la marcha en donde esté ausente la música. Acompasa y forma parte de la gran coreografía que es la protesta social.

En el ámbito nacional, las voces de músicos de talla internacional se han dejado sentir a través de León Larregui de Zoé, Rubén Albarrán de Café Tacuba y Saúl Hernández de Caifanes. Pero también se han escuchado manifestaciones desde sectores de la música que no se habían involucrado con la protesta social como Pepe Aguilar, La Arrolladora Banda Limón, Espinoza Paz y Reik. De igual forma, en el ámbito académico, la Orquesta Sinfónica Nacional y el Coro del Teatro de Bellas Artes han dedicado sus presentaciones y han desplegado mantas y pancartas por los 43 normalistas desaparecidos. En el ámbito internacional, se han solidarizado con Ayotzinapa músicos como Peter Gabriel, Calle 13, Massive Attack, Cat Power, Dave Mustaine, Jorge Drexler, Apanhador Sò y Carmina Cannavino.

Además, han aparecido varios videos en Youtube en torno a la temática de Ayotzinapa. Por ejemplo: “Grito de Guerra”, “Ya me cansé” del caudillo del son, Guillermo Zapata, “Ayotiznapa, canción a los 43” que contiene la siguiente frase por demás emotiva: “Yo era el cuarto en la lista en mi escuela, ahora soy 43”. Del mismo modo han surgido otras canciones como “43” de Roby Calavera o “Ayotzinapa las voces del silencio” de Lengualerta y Gran Om.

La música, es un dispositivo que interpela de manera sin igual a las personas. Por esta razón ha estado presente en éste y otros muchos movimientos. Nadie sabe cuáles serán las últimas consecuencias de este suceso, sin embargo, sabemos que cualquiera que sea el rumbo que se tome, la música estará ahí para acompañar, para evidenciar y para señalar con sus melodías aquello que no funciona, aquello que no camina. Porque cada suceso de la humanidad digno de ser contado, también resulta digno de ser cantado. 

 

Leer árticulo completo 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?