Usted está aquí

La psicodelia saheliana de Mdou Moctar

La historia del guitarrista tuareg Mdou Moctar es surrealista. Nacido en el desierto de Azawagh, al norte de Níger, se enseñó a sí mismo a tocar con un instrumento de cuerda de su creación, hecho con planchas, chatarra y guayas de freno de bicicleta. Pasarían años antes de poder poner sus manos en una guitarra de verdad. Desde entonces, y tras varios trabajos en la industria minera, se dedica a la música. Cumplió un sueño que muchos pensaron que sería imposible. Se popularizó en buena parte del desierto del Sahel gracias a la difusión de su música a través de teléfonos móviles, mediante infrarrojo y luego bluetooth. Por mera casualidad sus temas llegan a los oídos de un norteamericano que se encontraba viajando por esos rincones de África, su nombre era Christopher Kirkley. Es él quien, mediante su disquera Sahel Sounds, lo da a conocer en Europa y el resto del mundo.

<p>La propuesta musical de Mdou Moctar tiene mucho de blues del desierto, así como de música típica tuareg, pero con una fuerte presencia de texturas psicodélicas. Esta es la principal diferencia que posee con otros artistas de la región como <strong>Bombino</strong> o <strong>Tinariwen</strong>. Moctar afirma que no es algo premeditado, asegura que su inspiración primordial fue la takamba, un ritmo autóctono del pueblo tuareg, luego vendría el blues sahariano, el resto, dice, forma parte de una constante búsqueda para lograr un sonido personal.</p>

<p><strong>Mdou Moctar</strong> nace en el pueblo de Abalak en Níger, dentro del corazón del Sahel. Sus únicas referencias musicales durante su juventud fueron los artistas locales que podía escuchar en la radio o ver en directo en los pueblos de la zona. Luego de presenciar un concierto del guitarrista <strong>Abdallah Oumbadougou</strong> supo que quería dedicarse a la música. No era tarea fácil. En su pueblo no había tiendas de instrumentos y su familia rechazaba por completo la idea. No obstante, decide construir su propia guitarra con chatarra y utensilios domésticos. Es autodidacta.</p>

<blockquote>
<p>Mi estilo es muy personal pero tiene una constante que es el blues del desierto. También recurro mucho a la takamba, que es un ritmo autónomo tuareg bastante arcaico. Uso su acento y lo fusiono con la guitarra eléctrica del blues sahariano.</p>
</blockquote>

<p>La primera guitarra que tuvo en sus manos perteneció a su hermano. Este no quería que él la tocara pero Moctar no hace caso, la toma y huye con ella. Su carrera musical se verá interrumpida por tres años cuando se dirige a Libia para trabajar en la industria petrolera. Allí conocerá al músico <strong>Hadami Abdel</strong>, quien lo inspira a volver al mundo del arte.</p>

<p>Regresa entonces a Níger con la firme decisión de dedicarse de lleno a la música, a recuperar el tiempo perdido. Hay varios factores en su contra. Las comunicaciones son complicadas, la difusión sumamente compleja y a eso se le suma la inestabilidad política reinante en el mundo tuareg. Al final, luego de mucho esfuerzo, las cosas comienzan a salir bien. Grabará un primer disco en Nigeria, llamado <em>Anar</em>. Su música comienza a circular a través del Sahel. A falta de discos impresos y debido a la escases de equipos de sonido por aquellas tierras, su principal medio de difusión serán los teléfonos móviles, sus canciones son compartidas a través de infrarrojo y luego bluetooth. Comienzan los directos. Muchos de sus conciertos serán en bodas y en pequeños festivales en pueblos remotos del desierto del Sahara.</p>

<p>Algunos de los temas de <em>Anar</em> llegarán a los oídos de un extranjero que se encuentra en ese rincón de África. Se trata del norteamericano Christopher Kirkley, un melómano empedernido que posee un blog musical devenido en disquera llamado Sahel Sounds. Kirkley buscará a Moctar y luego de varias gestiones dará con él. Y así llegamos al presente. <strong>Mdou Moctar</strong> tiene un segundo disco en el mercado, llamado <em>Afelan</em>e, distribuido por Sahel Sounds. Ha logrado internacionalizarse y este año ha podido llevar a cabo una gira por toda Europa que incluyó países como Suecia, Bélgica, Holanda, España, Portugal, Francia y Alemania. El futuro luce prometedor y los proyectos abundan, se habla hasta de una película sobre su vida. Esta es la historia de <strong>Mdou Moctar</strong> en sus propias palabras.</p>

<p><iframe allowfullscreen="" frameborder="0" height="360" src="https://www.youtube.com/embed/W8UeTTTHeZw" width="640"></iframe></p>

<p><strong>Acidconga: ¿Cómo empieza tu relación con la música?</strong></p>

<p><strong>Mdou Moctar:</strong> Desde muy joven. A través de la radio y los conciertos que veía en Abalak, donde nací. Ese mundo siempre me llamó la atención. La mayoría de la música a la que tuve acceso por aquellos días era autóctona tuareg, géneros como la takamba, por ejemplo. Un momento sumamente importante ocurrió en mi adolescencia, cuando descubrí el trabajo del músico <strong>Abdallah Oumbadougou</strong>. Fue allí cuando supe que quería hacerme guitarrista.</p>

<p><strong>AC: ¿Cómo fue tu formación musical?</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> Soy autodidacta. Abalak es un pueblo pequeño, donde no existen tiendas de instrumentos musicales, así que decidí construir mi propia guitarra, con trozos de utensilios que había en mi casa y chatarra. Utilicé planchas, placas de metal y unas guayas de freno de bicicleta para hacer las cuerdas. Con eso aprendí a tocar. Mi familia no aprobaba mi inclinación artística y siempre intentaron evitar que me convirtiera en músico. No veían futuro en una profesión como esa.</p>

<p><strong>AC: ¿En qué momento logras adquirir una guitarra de verdad?</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> Mi hermano compró una guitarra usada a un amigo. Es extraño, él la usaba poco pero nunca me dejaba tocarla, así que un día decidí llevármela sin su permiso. Aún tengo esa guitarra.</p>

<p><strong>AC: ¿Cuáles fueron los primeros géneros musicales que exploraste?</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> En aquel momento sólo tenía contacto con la música tuareg. No existía internet. No había discos. Era sólo lo que sonaba en la radio y los conciertos que veía en mi pueblo con artistas locales. Así que era lo único que conocía y lo que quería tocar. Me considero un artista, alguien que simplemente quiere crear y expresarse. Mi canal para ello era la música.</p>

<p><strong>AC: ¿Cómo definirías entonces tu estilo? </strong></p>

<p><strong>MM: </strong>Mi estilo es muy personal pero tiene una constante que es el blues del desierto. También recurro mucho a la takamba, que es un ritmo autónomo tuareg bastante arcaico. Uso su acento y lo fusiono con la guitarra eléctrica del blues sahariano.</p>

<p><strong>AC: ¿En qué te diferencias de otros artistas del género de la región?</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> ¿Te parece que sueno distinto a otros músicos de blues del desierto? ¿En qué sentido?</p>

<p><strong>AC: El tuyo parece un estilo más psicodélico y experimental.</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> Ya me lo han dicho antes, pero es algo que nace muy espontáneamente. No es algo que hago con intención de sonar más psicodélico o experimental que mis colegas. Supongo que se trata de mi toque personal.</p>

<p><iframe allowfullscreen="" frameborder="0" height="360" src="https://www.youtube.com/embed/jYJGP0FBaT0" width="640"></iframe></p>

<p><strong>AC: ¿Hacías otras actividades paralelas antes de dedicarte de lleno a la música?</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> Si. En mi juventud estudiaba. Luego, entre 2002 y 2005, viajé a Libia para trabajar en la industria petrolera, en la excavación de pozos. Fueron mis años de menor actividad musical. Pero también fueron importantes ya que conocí a otra figura sumamente importante en mi carrera: el músico <strong>Hadami Abdel</strong>. Nos hicimos amigos y fue él quien me inspiró a retomar el instrumento. Tiempo después compré otra guitarra y volví a Níger. Fue mi reencuentro con la música, volví a desarrollar esa pasión que había dejado a un lado. Comencé a componer de nuevo. Allí surgieron las primeras canciones de mi disco <em>Anar</em>.</p>

<p><strong>AC: Háblanos del proceso de gestación de <em>Anar</em>.</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> Como te decía antes. Al volver a Níger en 2005 decidí dedicarme de lleno a la música. Empecé a tocar la guitarra todos los días. Aprender. Recuperar el tiempo perdido y mi habilidad musical. Antes de irme a Libia había compuesto algunas canciones. Las retomé. Empecé a tocar en vivo, pero conciertos pequeños en pueblos de mi zona de origen. La gente comenzó a conocer mi trabajo y gustaba. Por ello decidí grabar un disco. Lo hice en Nigeria, en la ciudad de Sokoto, al norte del país. Es interesante porque el disco nunca tuvo un lanzamiento oficial. Simplemente compartí las canciones a través de mi teléfono móvil y se hicieron virales. Circularon a través de todo el Sahel. Los móviles son una manera muy común de difundir música en nuestros países, donde los discos son escasos, así como los equipos de sonido. En un principio los temas se compartían a través de la tecnología infrarroja, luego con bluetooth.</p>

<p><strong>AC: ¿Nunca hubo una edición impresa de <em>Anar</em>?</strong></p>

<p>MM: No. En aquel momento no tenía ni idea de cómo funcionaba el mercado musical. En Níger no hay un sistema desarrollado de distribución de CD’s. No existe el derecho de autor. No funciona como en Europa. Muy pocas personas compran discos compactos. Todos tenemos la costumbre de enviarnos canciones a través de los móviles. Yo no pensaba en hacer dinero por vender mis canciones con <em>Anar</em>, sino de tocarlas en directo. Lo que quería es que me escuchara la mayor cantidad de gente posible. A mí me gusta que la gente me oiga, así sea gratis. Te lo digo de esta manera: yo jamás hubiese soñado que un día me iban a llamar de España para entrevistarme, menos pensaba que podría irme de gira por Europa. Tocar en otros países lo veía como algo lejano. Así que sólo saber que mis canciones estaban circulando por todo el Sahel era una satisfacción inmensa.</p>

<p><strong>AC: ¿Son los teléfonos móviles el mayor canal de distribución musical en las regiones tuareg?</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> En mi opinión sí. Es bastante común. Se nos hace más rápido que Internet, que no llega a todos lados, y la presencia de discos impresos es bastante menor.</p>

<p><strong>AC: ¿Cómo conociste a Christopher Kirkley y su disquera Sahel Sounds?</strong></p>

<p>MM: Christopher descubrió mi música en uno de sus viajes por África. Mis canciones sonaban bastante y decidió averiguar quién las interpretaba. No fue fácil. Preguntó en varios lugares antes de llegar a conocernos. Él dice que la primera vez que me escuchó fue en Mali, luego en Mauritania. Fue en este país donde un viejo tuareg le habló sobre mí y lo puso en contacto con unos amigos míos. Le explicó que estaba residenciado en Agadez, ciudad donde vivo actualmente. Todo esto se hizo por email y como nuestras conexiones son malas mis amigos tardaron mucho en responder, hasta que al final le dieron mi teléfono. Fue así como se puso en contacto conmigo y comenzamos a trabajar juntos.</p>

<p><iframe width="640" height="360" src="https://www.youtube.com/embed/PHie4ZrewNc" frameborder="0" allowfullscreen></iframe></p>

<p><strong>AC: Es con Sahel Sounds que grabas tu segundo disco <em>Afelane</em>.</strong></p>

<p>MM: Sí. <em>Afelane</em> fue el primer disco que grabé con Christopher, pero la forma como se hizo fue muy distinta a <em>Anar</em>. <em>Afelane</em> es un disco grabado en vivo, más que todo en bodas y reuniones con amigos. Sólo por ese hecho hay muchas diferencias.</p>

<p><strong>AC: Por ejemplo la ausencia de autotune.</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> Exactamente. Porque el autotune es algo que uno encuentra en el estudio. En vivo no. Cuando toco en directo me interesa afincarme en la presencia de los instrumentos más bien.</p>

<p><strong>AC: ¿Dónde fue grabado el disco?</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> En muchos sitios. En mi pueblo natal de Abalak, en Agadez y en Tchintabaraden. Eran presentaciones en vivo en bodas y en conciertos con amigos. Creo que grabar en vivo tiene muchas ventajas, te libera, te deja ser espontáneo, puedes improvisar lo que quieras, en el estudio me cuesta lograr eso.</p>

<p><strong>AC: ¿Estás trabajando en nuevos temas o en un próximo disco actualmente?</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> Como artista estoy obligado a componer constantemente. Escribo siempre. Nunca me detengo. Más que un trabajo es una necesidad, es algo que tengo que hacer. Estoy concibiendo lo que será mi próximo álbum. No sé todavía dónde lo grabaré pero podría ser en Alemania porque hice contactos en ese país y hay gente interesada en trabajar conmigo. Además estamos organizando algunos conciertos allá en el futuro.</p>

<p><strong>AC: Hay una faceta muy interesante en tu carrera y es la parte audiovisual. Háblanos de Akounak Teggdalit Taha Tazouhai (Lluvia de color azul con un toque de rojo), el largometraje autobiográfico que preparas junto a Christopher Kirkley, que se trata además del primer film de larga duración en idioma tuareg.</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> La idea de hacer una película basada en mi vida fue de Christopher. Habla un poco de mi amor hacia la música y de lo mucho que tuve que luchar para dedicarme a lo que hago. Nosotros la comparamos un poco con Purple Rain de <strong>Prince</strong>, aunque ambientada en el desierto de Azawagh, con todas las distancias que esto conlleva, por eso el nombre (Lluvia de color azul con un toque de rojo).</p>

<p><strong>AC: El film significó tu incursión en el mundo de la actuación.</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> Sí. Fui el protagonista. Había mucho de mí en la historia. Abalak, la renuencia de mi familia a que me dedicara a la música. Pero también incluimos una historia de amor.</p>

<p><strong>AC: Con anterioridad apareciste además en el cortometraje I sing the desert electric.</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> Sí. El cortometraje contiene una serie de grabaciones a músicos que hizo Chris durante su viaje a África.</p>

<p><strong>AC: ¿Cómo te afectaron los sucesos de la rebelión tuareg de Níger en 2007-2009?</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> Fueron tiempos muy difíciles. Las autoridades dudaban de mí como de muchos otros músicos tuareg. En mi caso tengo varios temas que hablan de nuestras condiciones y problemas como pueblo. Son más que todo canciones que buscan sensibilizar. Pero el gobierno no le gustaba que se hablara de esas cuestiones y nos perseguían. Algunos artistas llegaron a ser interrogados y encarcelados. En el pasado fuimos discriminados y reprimidos. Se llegó incluso a prohibir la música tuareg. Por un tiempo huí a Nigeria mientras se calmaban las cosas. Afortunadamente hoy en día todo eso ha quedado en el pasado y la situación ha mejorado mucho. Por eso sigo viviendo en Agadez.</p>

<p><strong>AC: ¿Tienes alguna relación con otros músicos de la región como Bombino o Tinariwen?</strong></p>

<p><strong>MM:</strong> Somos amigos. No obstante, con <strong>Tinariwen</strong> nunca he tocado. Con <strong>Bombino</strong> sí, varias veces. Somos de la misma región y a veces nos invitan a tocar a las mismas bodas y eventos. Mi relación con <strong>Tinariwen </strong>es más lejana y tengo algún tiempo sin verlos porque están radicados en Mali.</p>

Estamos en redes ¿ nos sigues ?