Usted está aquí

La música de los esquimales

La música típica de los esquimales se basa en la percusión y un estilo vocal llamado katajjaq, o canto de garganta inuit. Los esquimales se dividen en dos grupos principales: los inuit, habitantes de la tundra ártica del norte de Alaska, Canadá y Groenlandia, y los yupik, habitantes del sur de Alaska y de la península siberiana de Chukchi. Estos pueblos no poseían originalmente una palabra específica para lo que se conocía como música en el resto del mundo. Era un concepto ausente en su cultura. La palabra más similar, nipi, abarcaba música, declamación y ruido. 

Las características principales de la música de los esquimales son: un canto similar a la declamación, ritmos abstractos y un rango melódico limitado.

Hay dos categorías importantes en la música esquimal: el pisik, basado en percusión, danza y canto. Los tambores, entre los que se hayan el qilaut y el qatuk, vara de madera con la cual se le golpea, suelen comenzar con un ritmo lento para ir subiendo la intensidad poco a poco.

Hay que acotar que los esquimales no poseían en sus orígenes una palabra específica para lo que se conocía en el resto del mundo como música . Aparentemente era un concepto ausente en su cultura. La palabra más similar, nipi, reunía música, declamación y ruido. Y es que pareciera que la música de los esquimales tiene el propósito de ser una experiencia atada a la danza y a las ceremonias sociales.

Antes de la llegada de los equipos de grabación al mundo esquimal, su música era usada primordialmente en ritos para pedir a los espíritus buena suerte en la caza y la navegación. También en ritos de duelo, pero también como un juego. También existían canciones simples de cuna para los niños.

La música típica de los esquimales se ha caracterizado por la ausencia de canciones de trabajo y amor.

Parte de la cultura musical esquimal cambió con la llegada de marineros a sus costas, especialmente provenientes de Escocia e Irlanda. Instrumentos como el acordeón fueron popularizados y las danzas irlandesas se hicieron comunes. Es importante recordar que los escoceses e irlandeses tuvieron una influencia importantísima en la música country, la cual hasta el día de hoy sigue siendo tremendamente popular entre los esquimales.

La otra categoría importante en la música esquimal sería el katajjaq, también conocido como canto de garganta inuit, el cual se caracteriza por ser de tipo armónico y gutural, a la vez que lúdico. Suele ser ejecutado por mujeres, en una competición donde ambas se enfrentan. Hay quienes lo comparan con el rekuhkara del grupo étnico ainu de Japón, o el canto gutural de los los tuvas, proveniente de Siberia.

El katajjaq podría considerarse entonces como uno de los pocos ejemplos de cantos polifónicos del mundo. Además posee la particularidad que es cantado en pareja, por mujeres.

Al momento de competir, frente a frente, ambas mujeres suelen emular la una a la otra, paseándose por tonos fuertes y débiles, mezclando ambas voces hasta lograr un sonido único e indistinguible. Esto lo repiten una y otra vez, a veces imitando elementos de la naturaleza o animales salvajes, hasta que se quedan sin aliento, la lengua cede o comienzan a reir. Es ahí cuando culmina el juego.

Usualmente son entrenadas por mujeres mayores que han mantenido viva esta tradición por generaciones.

Los esquimales poseen diversos juegos de voz, donde exploran resonancias, a través de implementos de cocina como ollas, o con sus propios cuerpos. Algunos consisten en repetir palabras sin sentido siguiendo un patrón rítmico. Son constantes los saltos de tonos entre cada participante, así como de intensidad.

Los instrumentos

El principal instrumento de los esquimales es un tambor de madera llamado qilaut. Se arma hirviendo y flexionando pedazos de madera de entre dos a tres pulgadas de ancho, haciendo una forma circular con un manubrio externo. El cuero se hace con piel de animal, usualmente de caribú. Se estira alrededor del círculo de madera y es apretado mediante una cuerda. Este tambor puede llegar a medir más de un metro de diámetro, aunque suele ser más pequeño por comodidad, hasta menos de una yarda. Se le golpea en los bordes con un palo de madera llamado qatuk. El sonido resultante es una combinación de golpe de percusión junto a la vibración del cuero. Algunos grupos han utilizado varas más pequeñas para golpear el qilaut.    

Existen también tambores más pequeños y sonajas.

El arpa de boca fue introducida a los esquimales años atrás y es utilizada por ciertos grupos. Un ejemplo es Arviat, de Canadá.

El instrumento esquimal de cuerda más conocido es el tautirut, una especie de caja de cítara, similar a la fiðla islandesa. No se tiene claro si es un instrumento completamente autóctono o fue introducido por navegantes nórdicos, anteriores a Cristóbal Colón. De cualquier manera, la cultura esquimal es una de las pocas que había en la América precolombina que poseía instrumentos de cuerda.       

Otro instrumento utilizado por los esquimales es el kelutviaq, que posee una sola cuerda. Es un implemento típico de los yupik de las islas Nelson y del suroeste de Alaska.

Desde 1961 el gobierno canadiense país que, junto a EEUU, Groenlandia y Rusia, posee una importante población de estos pueblos ha procurado, a través de sus medios públicos, ceder espacios para difundir su música. Por eso, en ese año, se creó la radio CFFB en la Bahía Frobisher, en Iqaluit, Nunavut.

Uno de los grandes ídolos del pueblo inuit es, desde hace décadas, el canadiense Charlie Panigoniak. Otros de los músicos más populares son Susan Aglukark, Lucie Idlout y Tanya Tagaq. El grupo Pamyua, posee miembros tanto yupik como inuit. En Groenlandia se ha dado a conocer el grupo inuit Nuuk Posse, que existe desde 1985 y rapea en idioma groenlandés, también conocido como kalaallisu.

Estamos en redes ¿ nos sigues ?