Usted está aquí

Flamenco: Encuentro de dos Mundos

Mucha gente se preguntará el porqué de mi profunda e insaciable afición a este género que mucha gente erroneamente califica de monótona y que tachan sin justificación alguna de delirante y visceral. Y por ello trataré con la mayor brevedad posible explicar el porqué de mi leal afecto a este arte jondo que se puede admirar no sólo desde el punto de vista musical, sino también perteneciente a la danza y a la dramaturgia, así llegandolo a considerar no sólo una mera tradición andaluza sino un desahogo del espíritu y hasta una forma de apreciación y de sentido a la vida misma.

 

Esta forma mestiza de expresión, tomando sus rasgos del mundo árabe aunque también influenciada altamente por elementos folclóricos autóctonos y llevada a su total sublimidad por lo gitano, se resume en una sola palabra: Flamenco. El flamenco es un cante moro con modulaciones de voces (llega a ser microtonal), con quejidos largos y lamentos cortos, eso, unido a las romanzas castellanas; el encuentro de dos mundos. Como el blues, el flamenco surge del sufrimiento y de las emociones de un pueblo, y su escuela principalmente viene de la calle, de las juergas flamencas, de los cafés cantantes (donde empezó a tener mas auje) . Consta de tres ingredientes cuales le dan su sabor, tres elementos de la misma importancia: la guitarra, el cante y el baile.

 

¿Porqué tanta afinidad? Es difícil, yo diría imposible de describir en su totalidad lo que esto me puede llegar a representar. Después de experimentar con diferentes tipos de música claramente pude notar como el flamenco es por excelencia el género donde su ejecución se vale mucho por la sensibilidad. Es una música que aparte de contar en gran parte por la improvisación es fundamental tenerla a flor de piel, ya que es muy impredecible mientras se esta tocando, es decir, tirar a la basura las partituras, aprenderte los palos, conocer tu instrumento y percibir de una forma pasional el sentimiento en común de tus compañeros de ejecución.

 

El flamenco cuenta con una cantidad enorme de artistas tanto de danza , como de cante y guitarra. Aunque ahora no los nombraré por la infinidad que existen, pero si nombraré los mas importantes, o especificando mi subjetividad, voy a nombrar los que me parecen a mi los de mayor importancia:

 

Empezaré con Antonio Mairena ya que fue uno de los pioneros y fue figura fundamental en el renacimiento del Cante en la época de oro del flamenco (cafes cantantes), como intérprete y como estudioso y entendido, gran investigador del tema, un cantaor de categoría y con su contribución en todos los campos tanto didácticos como prácticos aportó mucho al Flamenco.

 

Haciendo nuevamente la comparación blues/flamenco (para aquellos bluseros o rockeros que leen esto), existe un parecido histórico similar en relación a música de un pueblo pobre y marginado: Así como los humildes músicos del delta se trasladaron a Chicago y a sus alrededores para buscar fortunas, los humildes músicos del sur de España se trasladaron en masa a Madrid. Fue por aquel entonces que Ramón Montoya estableció los fundamentos de la guitarra moderna del flamenco. Pieza fundamental de la evolución de esta música ahora patrimonio de la humanidad.

 

Para mí es inevitable dividir las etapas de la guitarra en el flamenco, quizá los flamencólogos no estarían de acuerdo conmigo, pero yo las dividiría en tres: antes de Ramon Montoya , despues de este, y despues del genio Francisco Sanchez. El guitarrista es actualmente no sólo acompañamiento, sino solista. Sí, estoy hablando de Paco de Lucía, quien marca el inicio de una nueva etapa de esplendor sin precedentes, realizando una verdadera revolución estilística en el toque. Paco de Lucía es el número uno indiscutible, pero sin soslayar a Sanlúcar que tiene obras sensacionales. Miño, Enrique de Melchor, Serranito, Pepe Habichuela. La lista de guitarristas creativos se hace muy extensa a partir de los cincuenta pero todos tienen en común la aceptación de Paco de Lucía como maestro absoluto. Claro, esos son los guitarristas aunque asi como como existen guitarristas existen cantaores como lo son el indiscutible genio Camarón, o el actual gran exponente, recién fallecido, Enrique Morente.

 

El flamenco tiene demasiado carácter y potencia emocional para permanecer eternamente estático, por ello este seguirá en constante evolución. Siempre he dicho yo que, uno como guitarrista, uno de los mayores retos que puede ponerse es incursionando por esta fusión mora/cristiana, por este encuentro de dos mundos.

 

Pues los dejo con un documental de un ensamble sevillano, Son de Afuera, que resalta bastante la escencia de este arte:

 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?