Usted está aquí

Entrevista a Sally Nyolo

Oriunda de Camerún, pero forjada como artista en Francia, Sally Nyolo es una camaleónica cantante que ha explorado diversos ritmos occidentales, pero sin haber abandonado nunca sus raíces africanas. Por ello siempre ha evocado, a veces rítmica, vocal o líricamente, el entorno de donde proviene, a través de ritmos como el bikutsi, del canto de los pigmeos y de los relatos de los bosques cameruneses. A finales del año pasado lanzó nueva placa, titulada “Tiger Run”.

Sally Nyolo es una veterana cantante camerunesa cuyo último proyecto, titulado “Tiger Run”, celebra el entorno natural de su país de origen, así como sus costumbres y diversidad cultural.

Elementos tradicionales de Camerún, desde sonidos que evocan canciones antiguas de los pigmeos hasta el cadencioso ritmo bikutsi de los suburbios de Yaundé, Nyolo explora además elementos de pop francés, donde queda al descubierto su experiencia como corista de artistas como Jacques Higelin, Sixun y Nicole Croisille y como miembro por varios años del exitoso grupo Zap Mama, encabezado por la cantante belgo-congoleña Marie Daulne.

Nacida en el pueblo de Eyen-Meyong, cerca de la ciudad de Tala, en la región Lekie de Camerún, su apellido significa “Hija de los bigotes del tigre”, un detalle que no le ha sido ajeno a la hora de componer y exaltar las grandezas de su tierra, intentando además que todo aquel que la escuche haga lo mismo con el entorno que le rodea, ya que “todos los lugares tienen algo de lo que enorgullecerse”.

Al hablar sobre sus primeras influencias, Nyolo rememora escuchar a sus tías cantar en las fiestas del pueblo, así como las transmisiones radiales de Prince Nico Mbarga y Lucky Manga. Luego, a los 13 años, al llegar a Francia, país donde ha vivido buena parte de su vida, descubre el reggae de Bob Marley, así como el rock, el blues y el jazz.

Nyolo ha publicado diversos trabajos en solitario. Su primer disco, titulado “Tribu”, lanzado en 1997, fue aclamado por la crítica, recibiendo incluso el Discovery Prize de Radio France International. “Tribu” es hoy día un clásico, así como su siguiente placa, llamada “Multiculti”, donde cantó en seis idiomas, a la vez que continuaba con la fusión de música camerunesa y africana con ritmos europeos a través del género “mestizaje”. No en vano el The Boston Herald llegó a afirmar: “Nyolo ha logrado un camino que mezcla la costa oeste de África con la cosmopolita Paris”.

A “Multiculti”, lo siguieron “Béti”, bautizado así por la tribu camerunesa del mismo nombre, y “Zaïone”, llamado así por su hijo, los cuales desembocaron finalmente en “Studio Cameroon”, publicado a través de su productora Tribal Productions, el cual consistió en un compilado donde reunió varios talentos de su tierra natal, de manera de crear un canal y una vitrina para artistas de la zona. La realización de “Studio Cameroon” fue recogida en el documental homónimo de François Bergeron.

En 2011 Nyolo regresa con la publicación de “La Nuit à Fébé”, el cual incluye la popular canción “Stole by Night” (Robado por la noche), escrita por su compatriota Blaise N'Djéhoya y compuesta por el saxofonista David Murray, como un homenaje a Abram Gannibal, quien fue el primer hombre de raza negra en la corte del zar Pedro el Grande y bisabuelo del célebre escritor ruso Alexander Pushkin.

A finales de 2014 Nyolo publica el disco “Tiger Run” (Carrera del tigre), el cual lanza mediante la disquera World Music Network, ganadora en dos ocasiones del premio Womex por Mejor Disquera de Músicas del Mundo. “Tiger Run” rescata nuevamente sus raíces camerunesas, la naturaleza y variedad cultural de su país, así como sus lenguas, tribus y paisajes. La placa tiene mucho del bikotsi que acostumbra a tocar Nyolo, pero además es un viaje muy personal donde el título del disco hace referencia al significado de su apellido.

Recientemente tuvimos la oportunidad de hablar con Sally Nyolo, tras su regreso de Guinea Ecuatorial, donde estuvo presentándose con motivo de la Copa Africana de Fútbol 2015.    

Acidconga: ¿Cómo le recibió Guinea Ecuatorial? ¿Cómo estuvo la Copa Africana de Futbol 2015, con sede ese en ese país, tras un año tan difícil para África?

Sally Nyolo: Se trató de un concierto privado para diversas personalidades, entre las que había patrocinadores de la Copa, artistas, políticos, etc. Me invitaron a compartir escenario con otros músicos del continente. Creo que el espectáculo gustó aunque la verdad no tuve tiempo de ver muchas cosas, no vi ningún juego por ejemplo. Sin embargo, estaba muy feliz de visitar Guinea Ecuatorial, donde existe una comunidad importante que habla el idioma Fang y Béti.

AC: ¿Cómo ha sido la reacción del público tras la publicación de su último disco “Tiger Run”?

SN: “Tiger Run” fue muy bien recibido por mi público, que creo que esperaba una nueva “La Nuit à Fébé”, mi disco anterior. Este álbum es  muy diferente, pero afortunadamente ha gustado. Hay títulos como “Le Faiseur de Pluie”, “Kilimanjaro”, “Mesó Wa Yen”, “Bidjegui”, “Tiga” y “Elle Regarde Passer”, llenos de historia, melodía y anécdotas, con las que creo que el público se ha sentido identificado. El tema “Mesó Wa Yen” fue nominado además en Estados Unidos en una competencia de composición musical.

 

AC: Durante toda su carrera sus discos han destacado por ser sumamente experimentales y “Tiger Run” no es la excepción. Sin embargo, en esta ocasión tuvo el chance de trabajar con una cantante de ópera: Nathalie Leonoff, algo que no había hecho hasta entonces. ¿Cómo se gestó y ejecutó esta idea?

SN: Siempre experimento con nuevos sonidos en mi música. Y sí, llevo buscando trabajar con una voz de ópera desde hace mucho tiempo. Fue maravilloso trabajar con Nathalie Leonoff, quien también gusta de experimentar y que logró ayudarme a crear una fusión de ritmos bikoutsi de Camerún con la ópera clásica. La canción donde colaboramos, titulada "Le Faiseur de Pluie" (El Creador de Lluvia), fue co-escrita por Boris Bergman, quien no necesita mayor presentación, pues es el autor de temas para cantantes tan exitosos como Dalida, Alain Bashung, Nana Mouskouri, Richard Anthony, etc. Para mí se trató de un hermoso encuentro musical y humano. Trabajar con Nathalie y Boris para este título, explorando además ritmos 6/8 fue un sueño hecho realidad.
 

AC: Cuéntenos sobre los músicos que aparecen en “Tiger Run”: Papus Diabaté, Jo N’Gala, Paco Séry, etc. ¿Cómo los seleccionó?

SN: Son músicos amigos a quienes admiro mucho. Con Papus Diabaté ya había tocado en las primeras maquetas del disco, por lo que quería llevar esa colaboración más allá. Jo N’Gala es un músico que ama experimentar tanto como yo, por lo que trajo instrumentos de percusión alterados por él que me parecieron interesantísimos. N’Gala estuvo en varios temas de “Tiger Run”. Paco Séry ha sido mi cómplice desde hace años, él siempre está dispuesto a tocar conmigo y para mí es un placer infinito hacerlo.

 

AC: ¿De dónde viene el nombre “Tiger Run”?

 

SN: El título del álbum viene de mi apellido, que significa “Hija de los bigotes del tigre”. Era jugar con esas palabras pero reduciéndolo a “Tiger Run” (La Carrera del Tigre). Se trata de un juego de percepción, colocando las huellas del tigre en todo el álbum a través de la lírica, los temas que abordamos y la melodía de la selva. Exaltamos toda nuestra herencia natural en el disco.

 

AC: Ud. siempre ha mostrado una fuerte relación musical con las maravillas naturales de su Camerún natal y con el canto de los pigmeos.

 

SN: La música es sin duda un reflejo de mi alma, de mis raíces que nacen en los bosques de Camerún, que son a su vez armonizadas por la voz de los pigmeos, que también son un pueblo de la selva. Hablo y canto en lenguas que se hablan en varios países de África. Por lo tanto, la esencia del ritmo de mi música está en todos estos países, no sólo en mi Camerún natal. Mi ritmo viene en principio de mi corazón y los temas de mis sueños. Ambos son consecuencias del entorno de donde provengo.

 

AC: Hablemos de sus orígenes musicales. Usted llega a Francia a los 13 años proveniente de Camerún. ¿Cómo la música pasó a ser su vida? ¿Fue algo que tenía planeado desde niña o simplemente ocurrió?

SN: La música llegó bastante tarde a mi vida, durante mis estudios en la facultad en Paris. Claro, me refiero desde el punto de vista como intérprete, porque desde muy niña escuchaba en mi familia los cantos típicos de la región de Lekie en Camerún. Mis tías disfrutaban cantar y a mí me gustaba mucho oírlas. Por eso, hoy en día pienso que era mi destino desde niña, sólo que comencé a explorar el arte de la música ya mayor.

AC: Empezó trabajando con Toure Kunda y Jacques Higuelin y luego se unió a la célebre Zap Mama. ¿Cómo creó esas relaciones con aquellos artistas? ¿Cómo los conoció? ¿Cómo influenciaron su carrera?

SN: Empecé en la música prestando mi voz a quienes lo necesitaban, después de notar que podía cantar. Empecé en coros, donde destaqué por mi voz grave. Tras escucharme hubo gente que me contactó para que colaborara con ellos. Luego me di cuenta que quería escribir mis propias canciones, componer. Grabé mi primer disco y, una vez terminado, me encontré a Zap Mama para un proyecto a capela y entonces, más adelante, me convertí en parte de Zap Mama. Pasaron 5 años antes de volver con mi proyecto en solitario y lanzar mi primer álbum “Tribu”, que había dejado de lado. Fue una experiencia muy bonita. Mucho éxito y conciertos por todo el mundo. Quise continuar y probar en solitario.

 

AC: “Tribu” representa un paso gigante en su carrera, ya que el álbum se convirtió en un clásico. ¿Cómo fue el proceso creativo en ese álbum? ¿Cree que todo cambió tras ganar el Discovery Prize (Premio Revelación) de Radio France International por “Tribu”?

SN: Como te decía antes "Tribu" era un álbum que había dejado a un lado por casi 5 años para dedicarme a Zap Mama. Desde luego que fue una sorpresa ver que había ganado el Premio Revelación de la RFI, fue excelente para la promoción, para crearme un nombre individual. Fue eso, sumado a mi trayectoria junto a Zap Mama, lo que trazó lo que sería mi carrera en los años por venir. “Multiculti”, mi segundo álbum también fue un gran éxito, y se puede decir que se convirtió en un clásico como “Tribu”. Siento que con “Multiculti” me consagré como artista en solitario. Te puedo decir que me gusta tomarme mi tiempo para sacar un disco, entre uno y dos años. Cuando publico algo quiero que sea distinto a lo que haya hecho antes, innovador y que sorprenda.
 

AC: De hecho, su disco “Multiculti” revela un interés por el género “mestizaje”, que años más tarde se convertiría en un boom en Europa. ¿Fue difícil mantener sus raíces musicales camerunesas con tantas influencias externas en la escena parisina?

 

SN: Soy artista y la música para mí no son sólo influencias, sino es una necesidad que viene de mi corazón, una necesidad espontánea. Me guía la inspiración y no el lugar donde estoy. Muchos músicos africanos no pueden ni les interesa tocar mi música, mientras que otros europeos sí. Eso algo maravilloso de la música, la capacidad de trascender fronteras, de unir a la humanidad. Se trata, ante todo, de un diálogo interno que ocurre dentro del artista, que posteriormente se traduce en notas musicales. Yo canté todas las piezas de “Multiculti” antes de pedir a un músico que me ayudara a componerlos o a interpretarlos. Es por eso que en “Multiculti” canté en seis idiomas. Se trataba de un álbum muy vocal. Yo canto en idioma Eton, para recordar mi tierra, también canto en Fang, porque es un lenguaje rico en poesía. Me gusta explorar la sonoridad de cada idioma, trabajarlos como un ritmo musical, darles un enfoque personal y buscarles un sitio en el mundo de la música. Nunca miro en exceso los antecedentes de un intérprete que venga a trabajar conmigo, sólo sus capacidades y sus dotes. No importante dónde estoy, siempre compongo de la misma manera espontánea.   

 

AC: ¿Por qué se enfocó primordialmente en ritmos bikoutsi en el álbum “Béti”?

 

SN: El álbum “Béti” formaba parte de mi sueño de volver a Camerún. Fui como reportera para estudiar la historia del canto y ritmo bikoutsi, cantándolo a capela. Fue toda una aventura. ”Béti” es una tribu africana del sur de Camerún donde las mujeres crearon el bikoutsi.  

 

AC: Con “Béti” tuvo la oportunidad de girar por Camerún.
 

SN: Eso fue la segunda parte de la aventura. Llevar mi música a mis paisanos. Fue una experiencia sumamente enriquecedora.
 

AC: ¿Por qué decidió llamar su siguiente álbum “Zaïone”, al igual que a su hijo? ¿Cómo se gestaron las colaboraciones con Nicoletta, Nina Moratto, Muriel Moreno y Jean-Jacques Milteau?

SN: El álbum "Zaïone" lleva el nombre de mi hijo porque lo considero tan hermoso como él. Todas las estrellas invitadas llegaron espontáneamente como hadas buenas. También son amigos de carrera a quienes conozco muy bien. 
 

AC: ¿Cómo el compilado “Studio Cameroon”, realizado por usted, se convirtió en documental? ¿Cuál era su objetivo con este film?

SN: Mi deseo de colaborar con la industria musical en África hizo que creara la compañía Tribal Productions. Se trataba de mi propia productora para crear un puente y un canal de difusión para músicos. Fue a través de ella que hice el compilado “Studio Cameroon”, presentado diversos intérpretes de la región. Todo este proceso además fue filmado por François Bergeron, quien lo convirtió en un documental. Se trató de retratar todo el trabajo que estábamos haciendo.

AC: ¿Por qué le tomó cinco años desde “Studio Cameroon” hasta publicar “La Nuit à Fébé”? Es más de los uno o dos años que suele hacer entre  discos.

SN: Me tomé un tiempo después de "Studio Cameroon" y me dediqué a otros proyectos más personales, que iban más allá de la música. También hice con calma todo lo que fue el proceso de creación del álbum “La Nuit à Fébé”. Grabé una parte en Yaundé y otra Francia. Tras una larga y fructífera carrera me gusta tomarme mi tiempo y procurar que lo que publique sea lo mejor posible, dejarme aconsejar y escuchar opiniones.

 

AC: Cuéntanos sobre tus proyectos actuales. ¿Estás trabajando en nuevos temas o colaboraciones?

SN: Nunca paro de escribir nuevas canciones y maquinar nuevas colaboraciones. Es mi pasión, mi vida. Es algo que tengo que hacer. Pronto comenzaré a girar de nuevo. Estoy preparando todo el equipo que me acompañará para la gira de “Tiger Run”. Estoy sumamente contenta y a la expectativa con respecto a lo que viene este año. 

 

AC: ¿Visitará España?
 

SN: Como estamos organizando la gira aún no tengo fechas específicas pero ciertamente espero visitar España este 2015. Quisiera volver a Madrid y Barcelona. Me encanta España y su público. Siempre que hago conciertos ahí lo disfruto mucho.

Estamos en redes ¿ nos sigues ?