Usted está aquí

Entrevista a La Vela Puerca

Imagen de fabian

Corre el año de 1995 sobre los rincones milongueros de Montevideo, Uruguay. La escena rocanrolera en esta parte del planeta muestra cierto letargo, cierta comodidad, y mucho de lo que se escucha proviene del país vecino, Argentina. La tarde del 24 de diciembre, en la acera del bar El Tigre, un grupo de amigos se presentan por primera vez ante el público de la Ciudad de México, ávido de nuevos sonidos. Su fuerza sorprende, su alegría contagia, su crítica lleva a la reflexión. Hace casi veinte años que comenzó la trayectoria de una de las más grandes bandas que Uruguay ha dado al rock latino: La Vela Puerca, quienes comparten hoy, con Acidconga, parte de su recorrido.

 

Acidconga: Para empezar me gustaría que nos contaran un poco de la historia de La Vela Puerca.

Nicolás Lieutier: Pues bueno, La Vela Puerca es una banda que se fue construyendo en el camino. Al principio no estábamos tan convencidos, salvo Sebastián Teysera, uno de nuestros cantantes, pero el resto no. Los hechos nos fueron marcando, el primer disco, todo, y nos fuimos adaptando, tratando de que nunca nos pasara la ola. Nos fuimos adaptando a este monstruo que hemos creado.

Sebastián Cebreiro: , de esos momentos importantes yo considero que haber tocado en un lugar mítico de Uruguay como el Teatro de Verano. Hasta ese momento era impensable para una banda uruguaya llegar ahí solos, no había ningún antecedente de esto. Otra de las cosas importantes para la banda ha sido el trabajo en conjunto con Gustavo Santaolalla, lo que nos permitió estar en un tapete de bandas conocidas y empezar a traspasar nuestras fronteras, aprender cómo se maneja una banda dentro del estudio, porque a pesar de haber grabado un disco antes de estar con Gustavo, no teníamos muy claro qué era un productor artístico, cómo se coordinaba el trabajo dentro de un estudio. Gracias a eso entendimos bien el ejercicio, fuimos comprendiendo más el mundillo de la música.

Hemos sacado nuestros discos con una diferencia de tres años entre cada uno. Tenemos 18 años como banda y tenemos seis discos. Hemos tocado mucho más en vivo que en el trabajo de estudio, así es que te puedo decir que somos obreros de la música, pues hemos tocado muchísimo más de lo que hemos querido grabar. Hemos trascendido fronteras impensadas, llegado a lugares a los que nos han llevado las canciones. Nosotros nunca nos planteamos llegar a ningún lugar y sin embargo las canciones nos han puesto ahí. Por ejemplo, este año cumplimos diez años consecutivos de ir a tocar a Europa. En 1995, si pensabas ir a tocar a España era una locura y si pensabas tocar en Alemania, República Checa, Suiza o Austria, hubiera sido realmente surrealista y todos tus amigos se hubieran reído. Pero hoy en día es una realidad que nosotros hemos entendido y hemos aprendido a valorar.

 

AC: ¿Cómo ven esta nueva etapa de la música, donde las bandas se forman más en el estudio que en el escenario?

NL: Bueno, nosotros somos gente de escenario, pero cada banda tiene su camino y a nosotros lo que más nos enriquece como músicos y como personas es tocar en vivo. Si vos pensás en la historia de la música, la etapa en la que las bandas vivían de los discos con millones de copias vendidas, es relativamente corta y ya casi se está acabando, porque ahora la música viaja gratis en internet. Hemos vuelto a la era donde los músicos viven de tocar en vivo.

 

AC: Nos comentan que tuvieron el lujo de trabajar con una de las leyendas de la música latinoamericana, ¿cómo es trabajar con Gustavo Santaolalla?

SC: Fue muy enriquecedor. Nosotros llegamos a un estudio tan importante como es Panda, donde han grabado músicos importantísimos y teníamos la certeza de estar con una persona que sabía las perillas que había que mover, cuáles eran los momentos en que había que apretar, cuáles en los que había que liberar. Yo creo que él ha sido un gran director musical en ese sentido y nosotros aprendimos muchísimo de él, pues comprendimos toda una forma de trabajar y cómo obtener lo mejor de cada quienCreo que esa fue la gran virtud de Gustavo con nosotros.

 

Creo que Latinoamérica mantiene una identidad propia pero a duras penas, porque cada país se ha preocupado por mirar hacia otros lados antes que al resto de la región.  Se ha mantenido esa identidad con palillos, pero gracias a gente preocupada por mantener una cultura. Quizás ahora hay un movimiento mucho más integrador, me parece que nos estamos mirando un poco más entre nosotros

AC: Uruguay siempre ha tenido un contexto difícil para la música y en general para las artes, no sólo por cuestiones políticas, sino también porque se mantiene un poco a la sombra de los “grandes” países latinoamericanos. ¿Cómo influyó esto en su historia?

SC: Eso que decís es muy cierto, la ubicación geográfica tiene mucho que ver: dos culturas tan ricas y tan importantes como la brasileña y la argentina, sin querer, han dejado un poco a un lado nuestra cultura, que siempre ha sido muy rica y muy interesante. Siempre nos ha costado más que a una banda argentina llegar a cualquier lugar del mundo, por el simple hecho de que esos dos monstruos demandan mucha atención. En algún momento nosotros comprendimos que no podríamos sobrevivir en Uruguay con un techo muy cercano, donde hay muy poca gente, donde las bandas comparten mucho el público; entendimos que teníamos un lugar muy grande y muy rico que era Argentina y empezamos a golpear puertas para hacernos un futuro ahí. Esto a su vez era una ventana para lugares como España, México y hoy, por primera vez, vamos a Estados Unidos. Eso se lo debemos en gran parte a las canciones y gran parte a haber hecho una trayectoria importante en Argentina.

 

AC: Hace unos meses Juancho Valencia, de Puerto Candelaria, nos comentaba que fuera de los artistas argentinos y brasileños, el resto de los creadores de otros países han peleado por generar una imagen fuerte de Latinoamérica y exponerla ante el mundo. ¿Su trabajo se alinea con esto?

NL: Creo que Latinoamérica mantiene una identidad propia pero a duras penas, porque cada país se ha preocupado por mirar hacia otros lados antes que al resto de la región.  Se ha mantenido esa identidad con palillos, pero gracias a gente preocupada por mantener una cultura. Quizás ahora hay un movimiento mucho más integrador, me parece que nos estamos mirando un poco más entre nosotros. Descubrimos que no todo lo yankee o lo que viene del norte es bueno y empezamos a valorar lo que es nuestro. Esperemos que siga esta tendencia.

SC: Y bueno, nosotros también hemos vivido una cosa muy extraña: este año fuimos diez veces a Europa y sólo una vez a Chile y una vez a Paraguay. Ahora iremos por primera vez a Perú, nunca hemos idos a Colombia, nunca a Venezuela. La gente ahí nos conoce, pero falta esa última parte, ese último paso para la integración que es la acción, llegar ahí. Y pasa igual del otro lado, por ejemplo, yo conozco y admiro a Desorden Público de Venezuela, pero necesito que toquen en mi pueblo, necesito que vayan a mi lugar para que la integración sea real.

 

AC: Cuéntenos sobre su último disco.

NL: Es un disco que nosotros nos imaginamos rockero y que estamos presentando con un show potente, como siempre lo ha sido el de La Vela Puerca. Pero queremos renovar esa parte un poco más enérgica… pero ocurrió al momento de planear el disco, que también había compuestas un montón de canciones tranqui y no sabíamos cómo incluirlas. De ahí salió la idea de lanzar algo así como un disco y medio: un disco rockero de doce canciones que era nuestro objetivo inicial y un disco de seis temas que reflejara ese lado tranquilo que no queríamos dejar afuera. Es por eso que viene un poco el juego del cerebro y el corazón. Están hermanados, viven adentro nuestro…

SC: Y uno depende del otro, no hay razón sin sentimiento. Las canciones van mucho sobre esto: hablan por un lado de lo cerebral de la vida y por otro de lo pasional que tiene. Piel y hueso refleja precisamente eso. Y ahora lo que sigue son tocadas, tocar en vivo. Iremos a Estados Unidos para acompañar a nuestras canciones, o más bien para alcanzarlas, porque ellas siempre llegan antes que nosotros. Trataremos de acompañar a las canciones a donde ellas lleguen

 

 

Publicado originalmente en el número 20 de la revista
Acidconga: Para empezar me gustaría que nos contaran un poco de la historia de La Vela Puerca." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?