Usted está aquí

Entrevista a El Tuyero Ilustrado. Reinterpretando el joropo tuyero

El Tuyero Ilustrado presenta una visión urbana y contemporánea, pero que respeta códigos y características tradicionales, de lo que es el joropo tuyero, un género típico del centro norte de Venezuela, enmarcado dentro de las tantas variantes del joropo. Esta experimentación ha desembocado en su primer disco, de nombre homónimo, que ha sido nominado a los Premios Grammy Latinos en la categoría de Mejor Álbum Folclórico.

Heredero del fandango español, género traído durante la colonia a Latinoamérica, el joropo se convierte, desde el siglo XIX, en uno de los ritmos musicales tradicionales más importantes de Venezuela y Colombia. Pero dentro de este estilo surgen un sinfín de variantes: joropo llanero, oriental, andino y central, por sólo nombrar algunas, donde se enmarca también el tuyero, típico de la región centro norte de Venezuela, específicamente de los estados Aragua y Miranda.

El conjunto de joropo tuyero está conformado por dos personas: el arpista y el cantante, que a su vez toca las maracas. Por ello, a estos dúos se les conoce por el mote de arpa, maraca y buche. La visión, tan contemporánea como urbana, de la agrupación venezolana El Tuyero Ilustrado parte de sustituir el arpa por otro instrumento típico de la región, conocido como cuatro, que es familia de la guitarra, cuyas cuerdas de nailon han reemplazado por otras de metal, para evocar el sonido de esa arpa tuyera.

«Edward viene trabajando desde hace tiempo todo este asunto tímbrico de cómo abordar el joropo tuyero, que tradicionalmente se toca con arpa, pero que él toca con el cuatro, que al fin y al cabo es su instrumento. Tiempo atrás tuvo la idea, junto con un lutier llamado Rafael Gonzáles, de crear un cuatro con cuerdas de metal, como las del arpa tuyera, ya que tradicionalmente las cuerdas del cuatro son de nailon», así explica el cantante y maraquero Rafael Pino, como su compañero Edward Ramírez logró cambiar la estructura original de su instrumento con miras a experimentar con la música tradicional.

«¿Por qué nos decantamos específicamente por el joropo tuyero? Es curioso. Podría decirte que la primera vez que lo escuché tuve una sensación de rechazo. Escuchaba aquello y quería quitarlo. Yo siempre lo cuento porque quizás mucha gente en nuestro país se puede conectar con esa actitud. No sé en qué momento se les metió en la cabeza a los venezolanos esa idea de que la música tradicional es fastidiosa. La verdad es que hay mucha música, muy buena además. Ahora me encanta, tras investigar, buscar y explotar esa curiosidad que siento desde que empecé a tocar el cuatro», explica Ramírez, quien además toca en la celebrada agrupación venezolana C4 Trío.

Edward Ramírez tiene dos discos en solitario en su haber. Uno llamado Parroquia, donde aborda la música tradicional venezolana de manera muy experimental, pero es en su segundo trabajo, titulado Cuatro, maraca y buche, cuando apunta directamente al joropo tuyero, contando incluso con la participación de maestros y cultores del género como Mario Díaz y Gabriel Rodríguez.   

«La manera como esa música se produce es muy rural, la forma como se canta uno la siente lejana. Es curioso porque Caracas y los valles de donde proviene el joropo tuyero están muy cerca. La distancia no es grande. Cuando comencé a preguntarme por qué nuestra generación no lo conocía decido estudiarlo y pensé en hacer lo posible para que la gente lo descubriera. Eso me ha movido a ser tan fastidioso con el tema tuyero. A hacer el disco Cuatro, maraca y buche. Hubo que adaptar varias cosas, el tema de los timbres de los instrumentos, la duración de las canciones, ya que en el joropo tuyero los temas pueden durar 12 minutos por el baile y los solos», ilustra el cuatrista.

Rafael Pino halló el joropo tuyero a través del pianista Víctor Morles, con quien grabó dos discos, llamados Natural y Joropos. «En parte es una inquietud. Tú piensas en el joropo en Venezuela y existe una cantidad inmensa. A mí me gustaba mucho el joropo oriental por su frescura, pero me encuentro con esto y reseteo el casete», relata.

«Era muy raro lo que yo estaba haciendo y Rafael, curiosamente, venía en lo mismo. No había mucha gente en Caracas que entendiera esa música, que además tuviera esa pasión y se adentrara en aquellos códigos. Es complejo y no todo el mundo se mete con eso. Al menos que hayas nacido y crecido escuchando joropo tuyero. Un día lo llamé para versionar un tema que quería tocar y al poco tiempo estábamos componiendo originales», agrega Ramírez.

Ustedes tienen canciones de amor pero también abordan la crítica social.

—El disco está escrito en décimas. Hay una cara de la moneda que tiene que ver con el amor y el desamor. También está el enfoque que trata con lo social, así como el guiño a la crónica que ocurre en el tema Tristemente célebre, que habla sobre una injusticia cometida durante la dictadura de Juan Vicente Gómez. Este tema a su vez refleja un poco lo que pasa actualmente en Venezuela. Como una mayoría se ve oprimida por una élite. Una de mis frases preferidas del disco por su fuerza es:

El abuelo dio en el clavo

Y me invitó a hacer consciencia;

Quien no dice lo que piensa,

Tarde o temprano,

Se convierte en un esclavo.

Ramírez lo complementa, afirmando: «Nos ha quedado el buen sabor de hacer y de decir lo que queremos expresar en el momento apropiado. Tener una voz en determinada situación desde lo que hacemos. Rafael lo ha tratado de una manera muy inteligente. Y de una forma que para nosotros era necesaria».

«Es un tema de fondo antes de forma. Poder expresarse. No es un acabemos con todo, sino un reflejo de lo que pasa. El tema El aguate es también así, aunque más metafórico», continúa Pino.

Al momento de preguntar los riesgos de hacer música de protesta en tiempos de dictadura, Pino es tajante. « Puede ser riesgoso pero es como decía la metáfora que te comentaba “quien no dice lo que piensa”. Pero tampoco debe hacerse a lo loco. Loquitos hay por cantidad, que quieren robar foco. Pero tener la madurez de sentarte y hablar del tema y tener tela que cortar. No es como que yo voy a hablar de la guerra  en el Medio Oriente sin saber nada, simplemente porque está in, y lo tomo para hacer contenido. Muchos artistas lo hacen, artistas mainstream que se leen dos titulares y empiezan a componer sobre asuntos que desconocen, cuando no están empatizados, ni empapados. Hace dos semanas estaba aquí en Barcelona y en Venezuela me preguntaban sobre lo que ocurre en Cataluña. Y yo respondía que no sabía, porque tengo muy poco tiempo aquí. Todo lo que diga es especulación».

—¿Cómo reaccionan los europeos al joropo tuyero?

—Tres meses atrás estuvimos en Berlín y, cuando Rafa le dijo a la gente que bailara, las alemanas danzaban como lo sentían. Había venezolanos, pero que no querían bailar, creo que les daba pena porque no sabían bailar joropo tuyero, y eso los cohibía. Es quizás uno de los momentos más bonitos que hemos tenido porque de eso se trata esta música, de bailar y disfrutar. Cuando alguien te baila en un país tan lejano es maravilloso. No sé qué pasa con los alemanes pero hace poco estuvimos en Hamburgo y también bailaban emocionados —rememora el cuatrista.

Hasta ahora El Tuyero Ilustrado ha publicado un solo disco, de nombre homónimo, lanzado el año pasado, y que ha sido nominado a los Premios Grammy Latinos, en la categoría de Mejor Álbum Folclórico, compitiendo con Yuvisney Aguilar & Afrocuban Jazz Quartet, Magín Díaz, Natalia Lafourcade y el Quinteto Leopoldo Federico. La ceremonia se llevará a cabo el 16 de noviembre en Las Vegas.

Estamos en redes ¿ nos sigues ?