Usted está aquí

El mugam. Tradición musical de Azerbaiyán

El mugam azerbaiyano es uno de los géneros musicales más representativos de esa nación del Cáucaso. Posee influencias persas, armenias, georgianas, árabes y turcas, siendo similar al maqam iraquí, el radif iraní y el makam turco. El mugam forma parte del Disco de oro de las Voyager, una placa de gramófono que acompaña a las sondas espaciales Voyager, lanzadas en 1977 y que tardarán 40 mil años en alcanzar las proximidades de la estrella más cercana a nuestro sistema solar. 

El grupo tradicional de mugam azerbaiyano consta de un cantante, que puede ser hombre o mujer, así como de músicos que tocan los siguientes instrumentos tradicionales: un laúd de mástil largo llamado tar, un violín de cuatro cuerdas con un remate en punta, llamado kamancha, y una especie de pandereta llamada daf. Algunas agrupaciones también hacen uso de la flauta y el tambor.

Algo que caracteriza al mugam azerbaiyano es su alto grado de improvisación. Al existir varias maneras de abordarlo, son los maestros la principal fuente de conocimiento sobre este género y los responsables de transmitirlo a las nuevas generaciones.

A pesar de su carácter improvisado, el mugam posee una serie de normas y modos, entre los que existen tonos, acordes y sonidos específicos. Hay siete modos con connotaciones diferentes y, al igual que ocurre con las diversas escalas, cada uno puede transmitir diferentes ánimos y emociones. Por ello, según la situación que se quiera emular, se escoge un modo.

Al intérprete de mugam se le conoce como jananda, o xanəndə en azerbaiyano.   

El mugam ha perdido algunas de sus características estéticas a causa de las influencias europeas, particularmente fuertes en cuanto al modo en que los músicos interpretan y transmiten su arte a las nuevas generaciones. Sin embargo, en Azerbaiyán se han tomado una serie de medidas para mantener vivo el espíritu original del mugam.

Una tradición musical azerbaiyana

Ubicado en un punto estratégico del mundo, Azerbaiyán posee una antigua tradición musical con varias influencias.

Las raíces del mugam azerbaiyano se encuentran en rezos y cantos de cuna. Sin embargo, hay variantes similares a cantos de guerra.

Entre el siglo XVI y XVII el mugam azerbaiyano ya fungía como parte del folclore nacional, entre clases dominantes y populares. Fue por aquellos siglos que, a través de un dastgāh, que se define como un sistema musical modal tradicional de la música persa, surgió la estructura y forma esencial del mugam, con la cual acompañaban poemas e historias.

El mugam pasó a tocarse principalmente en dos ocasiones: durante un banquete tradicional de casamiento, llamado toy, y una tertulia privada de aficionados, llamada majles. También practicaban este arte algunos miembros de órdenes sufíes musulmanas, así como actores que interpretaban dramas religiosos llamados ta’zie o sabih.

Durante el siglo XIX el célebre escritor francés Alejandro Dumas asistió en Şamaxı a una ceremonia donde hubo una muestra de mugam azerbaiyano, quedando gratamente impresionado y escribiendo sobre ello en una de sus obras.   

A principios del siglo XX el célebre compositor Uzeyir Hajibeyov, considerado el padre de la ópera y de la música clásica azerbaiyana, así como compositor del himno de ese país, formuló una serie de bases y principios para el mugam. Otros compositores de esa nación, como Gara Garayev y Fikrat Amirov, también contribuyeron enormemente a plasmar lo que es el marco rítmico de este género, transmitido tradicionalmente de manera oral.  

Otro de los nombres importante del mugam azerbaiyano son Hajibaba Huseynov, Alim Qasimov, quien ha sido nombrado Tesoro Nacional Viviente de Azerbaiyán, Aghakhan Abdullayev y Gadir Rustamov.

En 2003, la Unesco reconoció al mugam como Patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

En 2005 se comenzó a construir el Centro Internacional de Mugam de Azerbaiyán en la capital Bakú. Fue abierto en diciembre de 2008. El diseño del edificio fue basado en los elementos y formas del instrumento típico tar. Desde entonces alberga conferencias internacionales, festivales, conciertos y recitales. Además de áreas de concierto, posee salas de ensayo y grabación.

Estructura y elementos

Es importante acotar que el término mugam puede tener dos significados. El célebre compositor azerbaiyano Gara Garayev lo explica de la siguiente manera: «La expresión mugam se usa con dos sentidos. Por un lado describe lo mismo que el término modo o escala. Un análisis de la música  o danza azerbaiyana mostrará que están construidas en alguno de los modos del mugam. Por otro, también define todo un movimiento artístico, que combina elementos sinfónicos y de poesía».   

Otra compositora de Azerbaiyán, llamada Rena Mamedova, decía que el mugam era una «fórmula local de pensar creativamente».    

Debido a su tendencia a la improvisación se ha comparado el mugam con el jazz, una comparación correcta parcialmente, porque si bien el género posee un amplio margen de interpretación, se maneja dentro de ciertas estructuras armónicas puntuales. Además, para quienes desconocen el mugam es imposible saber si se está improvisando o tocando una melodía clásica.

Líricamente las piezas del mugam azerbaiyano están basadas en poesía medieval y moderna, y si bien el amor es muy común en estas composiciones, no se trata estrictamente de amor entre seres humanos, sino un enfoque más místico de cercanía hacia Dios. Sin embargo, se trata de poesía predominantemente secular.  

Al músico azerbaiyano de jazz Vagif Mustafazadeh fusionó este género occidental con el mugam. En los últimos años ha surgido cierto interés por esta mezcla en países como Estados Unidos, Austria y Japón. Ya en 1995, el músico Jeff Buckley se unía a Alim Qasimov en el Festival de Música Sacra de Francia para tocar una versión de What Will You Say.

Desde el año 2009 se lleva a cabo el Festival Internacional de Mugam, donde participan músicos de todo el mundo.

En 2012 Azerbaiyán envió a la concursante Sabina Babayeva al festival Eurovisión. Ésta interpretó una canción en la que participaba el legendario músico de mugam Alim Qasimov.

El mugam se ha mantenido vivo por siglos en todos los períodos de Azerbaiyán, independientemente de la situación social, política o económica. Esta sumamente arraigado a la cultura de ese país y son muchos los maestros que quedan para seguir transmitiendo este arte de generación en generación.

Estamos en redes ¿ nos sigues ?