Usted está aquí

Los Soneros del Tesechoacán

Imagen de ricardo

“Más que dedicado al son o a los soneros, éste es un disco dedicado a la memoria… a la memoria viva que todos llevamos a donde vamos y manifestamos en lo que hacemos.” Dice Arturo Barradas sobre “Arribita del río” el segundo disco de Los Soneros del Tesechoacán grabado en abril del 2009 en Santa María Jocotepec, Oaxaca justo donde nace el río Tesechoacán y en la línea colindante con Playa Vicente, Veracruz el pueblo donde nacieron éstos soneros.stadr

Ya en su primer grabación unos años antes intentaban juntar a los viejos soneros como Don Higinio “el Negro” Tadeo, Lorenzo Sanchez “la Bonga” o Quintiliano Duran con los jóvenes quienes tomaron en serio su tradición y se comprometieron a continuarla como Patricia Barradas, Pablo Tadeo o José Gibar “Pipo” y dejar, como dice Arturo Barradas, una memoria de lo que sucedía en ese momento con éstos soneros y que en el caso de los viejos no habría alguna otra forma de tener registrados.

Los soneros grabaron 9 temas, todos tradicionales, de la manera más natural posible tocando en un rancho en la formación tradicional de un ensamble de son.

El proceso quedó plasmado en un documental dirigido por Antonio Muñohierro mismo que acompaña al disco y en el que todos éstos soneros dan testimonio de su andar por la tradición.

Así es posible escuchar anécdotas de don “Negro” Tadeo (nacido en 1918 y fallecido apenas el año pasado) y sus versadas escritas hace más de 70 años o el testimonio de los jóvenes y su interés de adolescentes por el son y su tradición así como el esfuerzo de Arturo Barradas por juntarlos y mantenerlos interesados en continuar.

Éste es el segundo documental realizado sobre el grupo pues tres años antes Inti Cordera dirigió uno que relata el inicio del proyecto de Barradas y el taller de son que a la postre se convertiría en Los Soneros del Tesechoacán. En ése documental la familia Barradas cuenta cómo surgió su interés por el son y cómo conocieron a todos los viejos jaraneros y versadores que estaban escondidos a lo largo del río.

Gracias a la notoriedad que le dieron estos trabajos el grupo viajó por México y Europa e incluso Doña Mago, la esposa de Arturo, fue invitada para protagonizar la película “Mai Morire” del director Enrique Rivero.

Todos éstos materiales son de gran importancia para la documentación de una de las tradiciones musicales más antiguas de Latinoamérica.

 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?