Usted está aquí

Jascha Heifetz: el Violinista de Dios

Imagen de ricardo

Como dice Peter Rosen, director del documental “God’s Fiddler” sobre el violinista Jascha Heifetz, existen debates sobre quien es el mejor director de orquesta, el mejor pianista, el mejor tenor o la mejor soprano pero no hay quien debata sobre quien ha sido el mejor violinista en la historia y ese es el ruso Jascha Heifetz (1901-1987).jhgf

Llamado el “violinista de Dios” por su incomparable técnica comenzó a estudiar en su natal Vilnus, Lituania a la edad de tres años  maravillando a cada uno de aquellos quienes tuvieron oportunidad de atestiguar su talento en el instrumento. Fue a partir de su ingreso al Conservatorio de San Petersburgo y sus lecciones con Leopold Auer dos años despúes que su carrera comenzó profesionalmente.

Su estilo fue muchas veces descrito como frío dada su estoica presencia y falta de expresión facial al interpretar piezas en el escenario.

“¿Quién puede explicar cómo el artista conjuga los movimientos de los dedos con las emociones del alma? El modo en que suena mi violín es lo que siento por dentro, es un sentimiento muy personal. La mayoría de las veces mis emociones son turbulentas por debajo de la superficie.” Escribió Heifetz alguna vez.

Aclamado en cada uno de los escenarios que pisó durante sus primeros años de carrera Heifetz vivió la vida de una verdadera estrella de rock una vez gozó de gran fama y dinero. Fiestas, autos deportivos y mujeres se convirtieron en su prioridad por algún tiempo dejando de lado su instrumento a grado tal que después de una presentación en Nueva York en 1921 el periodista W. J. Henderson le dio su primera y única mala reseña, el violinista no estaba preparado para eso y llegó a considerar el suicidio.

El documental de Peter Rosen pareciera en principio una biografía impersonal sin mayor profundidad con varios prestigiados músicos opinando sobre su importancia y relevancia pero conforme éste avanza van apareciendo las anécdotas personales que revelan la verdadera personalidad de Heifetz convirtiendo a God’s Fiddler en un cálido retrato de un hombre común con un don divino, ideas innovadoras y un estilo muy particular para demostrar afecto.

“Nacido en Rusia. Primeras lecciones de violín a los tres. Debut en Rusia, a los siete. Debut en Estados Unidos a los 17. Eso es todo lo que se puede decir.” Así resumió Jascha Heifetz sus 80 años de carrera.

Llamado el “violinista de Dios” por su incomparable técnica comenzó a estudiar en su natal Vilnus, Lituania a la edad de tres años  maravillando a cada uno de aquellos quienes tuvieron oportunidad de atestiguar su talento en el instrumento." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?