Usted está aquí

I need a Dodge: Joe Strummer on the run

Imagen de ricardo

 

Tras una gira autofinanciada en la que tocaron la mayor parte de 1984 con una nueva alineación luego de que el guitarrista y compositor Mick Jones fuera despedido The Clash comenzó a grabar un nuevo disco. En realidad eran Joe Strummer y el representante Bernard Rhodes con músicos de sesión en un estudio de Munich grabando lo que a la postre sería el lamentable último disco de la banda titulado “Cut the crap” lanzado en 1985.

Las sesiones fueron un dolor de cabeza para Strummer quien decidió regresar a Inglaterra y junto a su nuevo Clash realizó una gira acústica en lugares públicos tocando las canciones más conocidas de la banda.

Strummer atravesaba su peor momento: se arrepentía de haber sacado a Jones de la banda y sabía que si las sesiones alemanas salían a la luz los comentarios no serían halagadores.

Así que después de tocar un pequeño concierto en Atenas se dirigió a España, en específico a Granada la tierra de su admirado Federico García Lorca.inad

Sin plan alguno Strummer estuvo un rato en Granada sin ser reconocido pero haciendo amigos como los miembros de la banda 091 que mientras tomaban unas cervezas el pub “Silbar” fueron abordados por un desaliñado personaje que les dio una libreta con letras de canciones. Sus sospechas eran ciertas: era Joe Strummer de The Clash sentado en un bar de Granada tomando una cerveza y ahora les regalaba su poesía..

Ahí comenzó una nueva etapa para él, le produjo un disco a 091 y se relacionó también con Radio Futura a quienes planeaba producir también, hizo una spaguetti western con Dennis Hopper y Grace Jones, creo Andalucía Records...

Un día Strummer se acercó a Santiago Auserón  de Radio Futura a decirle: “I need a Dodge, I need a Dodge”, Auserón no le entendía y Strummer seguía repitiendo la misma frase una y otra vez. Hasta que Auserón entendió que se refería a un automóvil Dodge Barreiro le prestó el dinero para comprarlo.

Un día, ya en 1986, recibió una llamada urgente de su esposa quien estaba a punto de dar a luz a su hija en Londres y Joe dejó su Dodge en un estacionamiento de la famosa avenida La Castellana y salió directo al aeropuerto. Nunca volvió a verlo.

Más de diez años después en una entrevista para Radio 3 desde el Festival de Glastonbury Strummer le comentó al periodista Paco Pérez Bryan que quería recuperar su auto, que lo dejó estacionado en Madrid y nunca lo volvió a ver.

Un cassette con la grabación de esa entrevista cayó en manos de Nick Hall, cineasta inglés radicado en Barcelona quien contó alguna vez que el primer libro que leyó en español fue la biografía sobre The Clash escrita por Sagrario Luna (autora del blog Latido Africano). Hall al escuchar la anecdota del auto inmediatamente comenzó a investigar sobre el asunto. Ese sería el punto de partida para su documental sobre los años de Joe Strummer en España, así nació “I Need a Dodge: Joe Strummer on the run” que fue estrenado en octubre de 2014 en el festival CBGB en Nueva York.

Éste no es el primer documental que habla sobre Strummer y su amor por Granada, ya en 2011 el cineasta nacido en Barcelona Carles Prats había contado su historia en el documental “Quiero tener una ferretería en Andalucía” pero al igual que el de Prats tiene anecdotas muy interesantes contadas por aquellos que compartieron con Strummer su paso por España.

Fue tanto el impacto que generó su estadía que en el 2013 el gobierno de Granada inauguró la Placeta Joe Strummer en el Realejo, justo donde se cruzan la Cuesta de Escoriaza, la Calle Vistillas de los Ángeles, el Paseo de las Palmas y la calle Barranco del Abogado.

Estamos en redes ¿ nos sigues ?