Usted está aquí

Aún estamos aquí: Johnny Cash Bitter Tears

Imagen de ricardo

 

L. Frank Baum (el autor de El maravilloso mago de Oz y los otros 13 libros sobre el mundo de Oz) escribió el 3 de enero de 1891 en su columna “Nuestra dueña” del periódico The Aberdeen Saturday Pioneer lo siguiente:

“El Pioneer ha declarado antes que nuestra única seguridad depende del exterminio total de los indios. Después de haberlos agraviado durante siglos, es mejor que, para proteger nuestra civilización, prosigamos con un error más y limpiemos a estas criaturas indomables de la faz de la tierra”

Esto fue escrito después de la masacre de Wounded Knee en la que el ejército norteamericano en venganza por la humillación sufrida por el general Custer en la batalla de Little Bighorn (o Greasy Grass) en 1876 atacó al pueblo Lakota (Sioux) en la reserva Pine Ridge en Dakota del Sur y aniquiló a más de 300 nativos, entre ellos cerca de 200 mujeres y niños.wshjcbtr

Casi 80 años después, en diciembre de 1968,  los descendientes de aquellos lakotas se reunieron en Cemetery Hill para rendir homenaje a los caídos en la masacre. Acompañando al contingente se encontraban Johnny Cash y su esposa June Carter, el cantante dijo “Si tuviera una guitarra les cantaría una canción”.

Desde la parte trasera del contingente una desvencijada guitarra negra fue pasando de mano en mano hasta llegar a Cash quien sonriendo trató de afinarla lo mejor que pudo y se dispuso a cantar “I walk the line”, “Jackson” y “Folsom Prison blues”.

En esa visita Cash ofreció un concierto en el gimnasio de Saint Francis para todos los miembros de la reserva Pine Ridge, ahí interpretó casi en su totalidad su disco de 1964 “Bitter Tears: ballads from the American Indians”, disco con el que trató de dar voz a los pueblos nativos de su país para que otros voltearan a ver la historia de angustia y abusos que habían sufrido a lo largo de los años por parte del gobierno estadunidense.

Lanzado sólo 4 meses después de su exitoso “I walk the line” “Bitter Tears” tuvo poco éxito comercial, el sencillo “The ballad of Ira Hayes” escrito por Peter LaFarge tuvo poca difusión en las estaciones de radio a lo que Cash respondió pagando una página en la revista Billboard para publicar una carta escrita a las emisoras de todo Estados Unidos en la que les preguntaba abiertamente si tenían el valor suficiente para hablar del tema o preferían vivir en el silencio.

Columbia Records, su disquera, tampoco hizo mucho por promover el disco dejándolo en el olvido así que Cash tuvo que pagar 1000 copias con su propio dinero para mandarlas a las estaciones de radio y ver si después de su carta decidían poner su canción.

50 años después Antonino D’Ambrosio escribió el libro “A heartbeat and a guitar: Johnny Cash and the making of Bitter Tears”” (Un latido y una guitarra: Johnny Cash y la realización de Bitter Tears) en el que investigó las razones por las que Johnny Cash decidió grabar ese disco y en el que además cuenta la historia del pueblo Lakota.

Poco tiempo después se grabó el disco homenaje “Look again to the wind” en el que varios músicos reinterpretaron todas las canciones de “Bitter Tears” agregando algunas más de Peter LaFarge como la increíble canción que le da título al homenaje en una versión interpretada por Bill Miller.

Esas sesiones dieron paso al documental “We’re still here: Johnny Cash’s Bitter Tears Revisited” (Aún estamos aquí: Johnny Cash Bitter Tears) del 2015 dirigido por D’Ambrosio en el que se juntan tanto las historias del libro como la música del disco homenaje.

Hay entrevistas con algunos músicos que grabaron con Cash en 1964 así como con representantes del pueblo Lakota quienes reconocen la labor del cantante para que su historia fuera más conocida así como la importancia que aquel disco tuvo para que eso sucediera.

 

 

L. Frank Baum (el autor de El maravilloso mago de Oz y los otros 13 libros sobre el mundo de Oz) escribió el 3 de enero de 1891 en su columna “Nuestra dueña” del periódico The Aberdeen Saturday Pioneer lo siguiente:

“El Pioneer ha declarado antes que nuestra única seguridad depende del exterminio total de los indios. Después de haberlos agraviado durante siglos, es mejor que, para proteger nuestra civilización, prosigamos con un error más y limpiemos a estas criaturas indomables de la faz de la tierra”

Esto fue escrito después de la masacre de Wounded Knee en la que el ejército norteamericano en venganza por la humillación sufrida por el general Custer en la batalla de Little Bighorn (o Greasy Grass) en 1876 atacó al pueblo Lakota (Sioux) en la reserva Pine Ridge en Dakota del Sur y aniquiló a más de 300 nativos, entre ellos cerca de 200 mujeres y niños." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?