Usted está aquí

Un fenómeno llamado El Caribefunk

Imagen de pablo

 

Después del eclipse, la Ciudad de México pareció haber sido designada para recibir una serie de fenómenos climatológicos. Todas ellas fueron en principio “resabios” de fuertes eventos naturales que tuvieron su climax en puntos más alejados, primero en Houston, luego en el Caribe, para rematar con un terremoto de 8.2 grados, cuyo epicentro fue en Chiapas, en pleno Centroamérica. Eso no impidió que Harvey, Irma et al hicieran de las suyas en una ciudad que por momentos quiso volver a ser lago... Entre todo esto, también recibió otro fenómeno, El Caribefunk, un revolucionado grupo musical que aterrizó en la ciudad después de tres meses de gira por Europa, el mismo día que “Harvey” devastaba Houston. Rebosantes de alegría, su rostro no ocultaba el cansancio acumulado después de tremendo ajetreo, pero tampoco mostraba ni un mínimo ápice de temor frente a lo que les esperaba en la tierra de los tacos y el mezcal. Fueron 9 conciertos en 11 días. ¿Descanso? Para nada, ahora vuelven a Colombia donde les esperan fechas en Bogotá, Medellín, Barranquilla y Cartagena para los próximos 4 días, con con carteles que ya anuncian un lleno total.

El Caribefunk pisó por primera vez nuestro país y lo hizo con firmeza y como si estuvieran en casa. En su primera fecha pública, la otrora Gran Tenochtitlán reclamaba su antigua función de lago (con terribles y temidas inundaciones en diversos puntos de la ciudad). No obstante, los Caribefunk abarrotaron un pequeño pero acogedor lugar, El Tintico Pura Gozadera, que recibió la nada despreciable cantidad de 120 personas que pagaron un cover por venir a verlos y que, para sorpresa de todos, coreaban sus canciones de principio a fin.

Pero, ¿quiénes son estos tipos y de dónde salieron? Aunque los 5 integrantes son de Colombia (4 músicos y un ingeniero de audio que los hace sonar como se debe), el grupo se formó en Argentina, donde la mayoría de ellos se encontraban estudiando. Eso fue hace más o menos 5 años y el resultado, de manera muy resumida, han sido dos discos y una gira mundial que inició hace 3 años y medio. El Caribefunk no sale en Bilboard, ni en Vice, ni en la Rolling Stones. Tampoco salen en televisión o en publicidades y muy probablemente no hayan estado nunca en algún mercado o feria de música. Tampoco tienen un manager ni una disquera detrás que los mueva o los coloque por aquí o por allá. Quizás usted, público conocedor, ya se haya enterado de su existencia. Quizás tenga ahora una cara de completo asombro y se pregunte “de dónde demonios salieron estos parces” o, mejor pregunta aún: ¿cómo demonios le hacen? La respuesta es sencilla aunque en la práctica no lo sea tanto: lo hacen ellos mismos, con ayuda de personas que comparten su peculiar modo de ver y entender las cosas. Entre ellas, el uso de las redes sociales y las herramientas que de ellas emanan, les alcanza para darse a conocer y llenar en cuanto lugar se presenten. Por supuesto que ayuda en mucho la sinceridad de su música y sus personas, sin lenguajes complicados, con fórmulas directas y sencillas, con buenas letras y melodías que hacen que al público se le queden grabadas desde la primera vez que las escucha. Insisto: la fórmula parece fácil, pero pocos logran sacarle tanto provecho como los de El Caribefunk.

Hice la analogía del fenómeno meteorológico porque, para su “suerte”, el día que tocaron en el Foro Cultural Hilvana (la noche “fuerte” en términos de ingresos para ellos) la capital se sacudió con un nada despreciable terremoto de 8.2 grados en escala de Richter. Literal, pusieron a bailar a la Ciudad de México, momento que quedó registrado en el siguiente video (spoiler: afortunadamente no hubo nada qué lamentar).

Bonus: les hicieron un breve pero bonito documental que está en forma de capítulos, disponible en youtube.

 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?