Usted está aquí

La Mediabanda de Chile: ¡hablemos con la verdad!

Imagen de pablo

La mediabanda no es ninguna medianidad. Todo lo contrario. Imagine un quinteto de jazz, medio ácido, medio rockero, medio progresivo, medio noisero, medio hiphopero. Ahora agréguele 4 saxofones. ¡PUM!

Cuál mediabanda. En México llamamos a estos amigos chilenos una BANDOTA, así, con mayúsculas. ¿Lo duda? Quizás otra probadita (o probadota):

Recién los conocí en México por una amiga, chilena por cierto, que se dedica a traer grupos chilenos a nuestro país y viceversa (no se pierda nada siguiendo a @amigosdelsolar). Si no hubiera sido porque me enteré con pocos días de anticipación, hubiera invitado a toda la ciudad a venir a escucharlos. Potencia, precisión, pero sobre todo buen gusto, es lo que me vino a la mente cuando los veíamos destruir el escenario del Salón Pata Negra, donde se presentaban. No hubo nadie que se resistiera a mover la cabeza o a tratar de seguir el ritmo con el pie. Lo mejor: ¡sonaba todo increíblemente bien! (aquí una mención especial al onceavo elemento: su ingeniero de audio). Hace mucho que una banda de “rock” no me sorprendía tanto como esta. Me dio gusto que la vida me haya permitido reencontrarme con este tipo de agrupaciones, locas, arriesgadas y con una propuesta estética tan bien cuidada, y que sobre todo puedan seguir viajando, especialmente a países como México, donde pese a las apariencias, no es común ver bandas internacionales de 10 integrantes, que hagan loqueras como estas, cuando son - y aquí sí queda bien el término - medianamente conocidas. Y aquí una reflexión sobre el evento: pese a la realidad en la que vivimos, en el que parece que no hay bandas nuevas o que todo suena a lo mismo, o que no es posible ganarse una vida en el mundo de la música (que no sea fuera del llamado “mainstream” o como DJ), o que el “rock” se acabó… La Mediabanda vino a darnos una lección de que las cosas se pueden lograr y eso es buscando la forma de hacerlo. La barbaridad de integrantes que componen la banda viajaron a México gracias a las ayudas a la movilidad del programa Ibermúsicas (dale clic acá). En una gira de una semana, tuvieron 4 fechas: 2 festivales, un centro cultural y un bar de la ciudad de México. Además, la promotora les organizó sendas entrevistas en diferentes medios de comunicación, tanto que hasta mi mamá se enteró (porque salió anunciado en su canal cultural de preferencia). Quizás habría que ajustar el público al cual va dirigido, porque obvio mi mamá no fue y yo no me enteré por la televisión. Pero el objetivo se logró. Y ahora, el eco llegó hasta usted, querido lector…

Cuál mediabanda. En México llamamos a estos amigos chilenos una BANDOTA, así, con mayúsculas. ¿Lo duda? Quizás otra probadita (o probadota): Recién los conocí en México por una amiga, chilena por cierto, que se dedica a traer grupos chilenos a nuestro país y viceversa (no se pierda nada siguiendo a @amigosdelsolar)." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?