Usted está aquí

Recuperando a Studio Shap Shap de Niger

Imagen de luna

Con un solo disco editado hace un año, de título “Chateau1”, el grupo Studio Shap Shap fascinan desde el primer momento. Formado en 2015 con músicos tradicionales de Níger, como Oumaru Adamou, Boubé Diallo, Haruna Abdou y Seyni Halidou, junto a una integrante de la isla de Reunión, Laetitia Cécile, y Christian Koulnodji procedente de Chad, viven en Niamey, la capital de Níger. El grupo es una confluencia de edades y etnias (peul, haussa y djerman) con un objetivo común: “ensamblar el desconocido patrimonio cultural nigerino y sus múltiples identidades (…) romper los códigos y jugar con los géneros (…) mostrar que la música está en todo, en la poesía de los sonidos cotidianos, en la melodía de las frases no cantadas, en la musicalidad del mundo que nos rodea. Simplemente decir, hablar y perpetuar así la tradición oral de este continente”, como ellos mismos confiesan en www.afribuku.com

 

El nombre de la banda es una onomatopeya que corresponde al ruido producido al golpear el martillo sobre el yunque, como representación de algo bien forjado por el ser humano. El disco lo grabaron al aire libre dejando que se introdujeran sonidos de la naturaleza y añadiendo otros que han venido registrando durante doce años. “La instantaneidad y el recuerdo” que dicen ellos, y han conseguido universos únicos conjugando armoniosamente tradición y electrónica, sin límites ni prejuicios, y tocando Instrumentos legendarios de la zona como el molo, la douma, la komsa, el kindé, el kalangou, el balafón o la calabaza, entreverados con piano, bajo, samplers y tecnología punta. Una música contemporánea que rezuma olor, sabor y color africanos desde el primer acorde.

Con un solo disco editado hace un año, de título “Chateau1”, el grupo Studio Shap Shap fascinan desde el primer momento. Formado en 2015 con músicos tradicionales de Níger, como Oumaru Adamou, Boubé Diallo, Haruna Abdou y Seyni Halidou, junto a una integrante de la isla de Reunión, Laetitia Cécile, y Christian Koulnodji procedente de Chad, viven en Niamey, la capital de Níger. El grupo es una confluencia de edades y etnias (peul, haussa y djerman) con un objetivo común: “ensamblar el desconocido patrimonio cultural nigerino y sus múltiples identidades (…) romper los códigos y jugar con los géneros (…) mostrar que la música está en todo, en la poesía de los sonidos cotidianos, en la melodía de las frases no cantadas, en la musicalidad del mundo que nos rodea." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?