Usted está aquí

Mueren dos leyendas de la música sudafricana

Imagen de luna

El pasado julio ha sido un mes de importantes pérdidas de la escena musical sudafricana. El 13 moría el guitarrista, productor y vocalista Ray Phiri, y el 23, el guitarrista de jazz Errol Dyers.

Ray Phiri consolidó una carrera en diferentes formaciones sudafricanas. Primero fueron The Cannibals, que una vez disueltos, llevó a Phiri a montar Stimela, con quienes obtuvo varios discos de oro y de platino por álbumes como “Fire, Passion and Ecstacy”, de 1982, y “Look, Listen and Decide” de 1986, en los que combinaba jazz con mbaqanga, un estilo musical zulu con raíces rurales Pero le llegó el reconocimiento internacional a raíz de participar en el “Graceland” de Paul Simon en 1985 y formar parte de la gira. Unos años más tarde colaboraría en el álbum “Rhythm of the Saints” del norteamericano y también lo acompañaría durante el tour. Y cuando Paul Simon decidió celebrar los 25 años de “Graceland”,  volvió a reclamarlo. Sin embargo a Ray Phiri no le gustaba la gran máquina del rock’n’roll y se lamentaba de no haber sido reconocida su labor como compositor en algunas canciones de “Graceland” y de que Ladysmith Black Mambazo no le hubieran reportado apenas royalties. Cuando le diagnosticaron cáncer de pulmón, y tras vivir la pérdida de su mujer y de algunos de sus músicos en diferentes accidentes, pidió que lo dejaran “sufrir en paz con su dolor y su dignidad”. Ray Phiri había recibido la condecoración de la Orden de Ikhamanga en la categoría plata por parte del presidente sudafricano, en reconocimiento a su aportación a la música de su país.

Errol Dyers, de familia de músicos,  fue miembro activo del movimiento jazzístico sudafricano, un estilo que se labró de manera autodidacta en las calles de Ciudad del Cabo. Hermanaba un jazz típico de la Sudáfrica meridional con la música goema, cuyo protagonista es un tambor utilizado en los carnavales y en el jazz que se practicaba en Ciudad del Cabo. Su carrera se desarrolló prácticamente en su ciudad. Confesaba que “más que nada, Ciudad el Cabo es lo que más ha influido mi sonido”. Allí colaboró con infinidad de músicos como Abdullah Ibrahim, Basil ‘Manenberg’ Coetzee, Robbie Jansen o Winston Mankunku, y con la banda Sheer All Stars, con quienes grabó dos discos: “Indibano” y “Live at the Blue Room”. Más tarde lo haría con el multi-instrumentista Hilton Schilder, el guitarrista Steve Newman y la banda de jazz de Jack Momple. Sus amigos piensan que si hubiera nacido en Inglaterra o Norteamérica habría sido reconocido como uno de los mejores guitarristas del mundo, pero prefirió desconectarse y quedarse en Ciudad del Cabo. Un enfisema pulmonar acabo con su vida a los 65 años.

 

El pasado julio ha sido un mes de importantes pérdidas de la escena musical sudafricana. El 13 moría el guitarrista, productor y vocalista Ray Phiri, y el 23, el guitarrista de jazz Errol Dyers.

Ray Phiri consolidó una carrera en diferentes formaciones sudafricanas. Primero fueron The Cannibals, que una vez disueltos, llevó a Phiri a montar Stimela, con quienes obtuvo varios discos de oro y de platino por álbumes como “Fire, Passion and Ecstacy”, de 1982, y “Look, Listen and Decide” de 1986, en los que combinaba jazz con mbaqanga, un estilo musical zulu con raíces rurales Pero le llegó el reconocimiento internacional a raíz de participar en el “Graceland” de Paul Simon en 1985 y formar parte de la gira." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?