Usted está aquí

Master Soumy, un grano en el trasero del gobierno maliense

Imagen de luna

Desde hace años el rapero maliense Master Soumy sigue imbatible pese a las amenazas de muerte que ha recibido. Su objetivo, concienciar a la población de la necesidad de la educación para combatir las injusticias sociales y erradicar males endémicos como la corrupción y el neocolonialismo, y los efectos nocivos que causa el consumo de drogas y alcohol entre los jóvenes. Su meta, un verdadero cambio para su país y por ende para el continente africano.

Sus últimos actos y apariciones giran alrededor de la presentación del documental “Mali Blues”, estrenado en diferentes partes del mundo, recientemente se ha proyectado en In-Edit Beefeater de Barcelona y en Cines del Sur de Granada. En África, tras su paso por el Festival de Cine de Ouagadougou (Burkina Faso) y Bamako (Malí), ha pasado por la ciudad mauritana de Nouakchott, donde se ha celebrado la primera edición del festival Ciné Droit Libre.  Además de la proyección se han organizado debates sobre el problema del extremismo violento, el yihadismo  terrorista, hilo conductor del documental, al que Master Soumy fue invitado, por su participación en el film junto a Fatoumata Diawara, Bassekou Kouyaté y Ahmed Ag Kaedi.

También se proyectó un pequeño documental sobre su activismo social y político seguido de su último clip titulado “Touche pas à ma constitution”, seguido de una mesa redonda sobre la actualidad de Malí, el proyecto de revisión constitucional y las dificultades ante las que se enfrentan para conseguir ese cambio por el que Master Soumy viene apostando.

Master Soumy pertenece a una generación de artistas raperos malienses que han optado por el cambio, en concomitancia con otros raperos y colectivos como Y’En À Marre de Senegal  o Le Balai Citoyen de Burkina Faso, que han recogido el testigo de los grupos senegaleses Daara J, Positive Black Soul y Pee Froiss, que abanderaron el Senerap. El hip hop como instrumento de denuncia, insumisión y por la justicia social tiene identidad propia en África.

Desde hace años el rapero maliense Master Soumy sigue imbatible pese a las amenazas de muerte que ha recibido. Su objetivo, concienciar a la población de la necesidad de la educación para combatir las injusticias sociales y erradicar males endémicos como la corrupción y el neocolonialismo, y los efectos nocivos que causa el consumo de drogas y alcohol entre los jóvenes. Su meta, un verdadero cambio para su país y por ende para el continente africano.

Sus últimos actos y apariciones giran alrededor de la presentación del documental “Mali Blues”, estrenado en diferentes partes del mundo, recientemente se ha proyectado en In-Edit Beefeater de Barcelona y en Cines del Sur de Granada." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?