Usted está aquí

La versatilidad musical de Tony Allen

Imagen de luna

Con Fela siempre tuvimos la confianza de que podíamos desarrollar nuestro propio estilo musical para presentarnos al mundo”, afirmaba Tony Allen el pasado febrero al periódico argentino Página12, y añadía:  “Con Fela empezamos tocando jazz y highlife, pero nosotros escuchábamos todo tipo de música: por un lado, asimilamos todas las músicas de las distintas etnias africanas que nos llegaban a Lagos, pero también escuchábamos música occidental, música latina, tango, funk, jazz; y así armamos lo nuestro”. El afrobeat.

Baterista autodidacta, Tony Allen siempre ha confesado su debilidad por Art Blakey, a quien homenajeó en su penúltimo disco editado por Blue Note, y a Max Roach. “Nunca quise copiar ni imitar a nadie: sabía que no quería ni podía competir con bateristas como Blakey, que ya era una superestrella. Me fascinaba que en cada disco suyo cambiaba y hacía cosas nuevas. Nosotros solo pudimos verlos en vivo mucho tiempo después, así que solo podía escucharlos e investigar cualquier artículo periodístico que hablara sobre él o sobre Max Roach. Una vez leí un artículo en el que hablaba sobre como usaba el hi hat y empecé a estudiar para aprender a tocarlo, porque por entonces ningún baterista africano lo usaba. Un buen baterista puede tocar diferentes cosas con cada uno de sus miembros: lo mío viene de la juju music del pueblo yoruba, pero también de otras partes de Nigeria y África”. Brian Eno y Damon Albarn lo consideran el mejor batería del mundo.

Allen ha colaborado con infinidad de artistas de diferente pelaje, desde Manu Dibango, Amina o Ray Lema, pasando por Jimi Tenor, Demon Albarn, Depedro, Sebastian Tellier, Charlotte Gainsbourg, Zap Mama, Susheela Raman, Fanga, Sofi Hellborg o The Good, The Bad & The Queen. Su versatilidad rítmica y musical es más que evidente.

Nuevamente a través de Blue Note, Tony Allen acaba de editar “The Source”, otro homenaje a grandes del jazz, como Miles Davis, Dizzy Gillespie o Duke Ellington, e incluso Nueva Orleans. De la mano de su director musical el saxofonista Yann Jankielewicz, con quien compone los temas, y arropado por su banda francesa – Rémi Sciuto y Jean-Jacques Elangue a los saxos, Nicolas Giraud a la trompeta, Daniel Zimmermann al trombón, Mathias Allamane al bajo, Jean-Philippe Dary al piano, Vincent Taurelle al teclado y el guitarrista camerunés Indy Dibongue-, han tejido un disco exuberante, que cabalga sutilmente por el afrobeat en ciertos pasajes, para llegar a un jazz contemporáneo. Un nuevo viaje sonoro profuso de color, riesgo y pasión. Parafraseando a la revista Pitchtfork “Tony Allen aborda los laberintos rítmicos como un paseo por el parque”.

Con Fela siempre tuvimos la confianza de que podíamos desarrollar nuestro propio estilo musical para presentarnos al mundo”, afirmaba Tony Allen el pasado febrero al periódico argentino Página12, y añadía:  “Con Fela empezamos tocando jazz y highlife, pero nosotros escuchábamos todo tipo de música: por un lado, asimilamos todas las músicas de las distintas etnias africanas que nos llegaban a Lagos, pero también escuchábamos música occidental, música latina, tango, funk, jazz; y así armamos lo nuestro”." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?