Usted está aquí

#EsonoLibre

Imagen de luna

Hoy no hablaremos de música.

Hablaremos de la detención del dibujante, activista y ‘artivista’, ecuatoguineano Ramón Esono, detenido en Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, cuando se encontraba cenando con unos amigos. Acababa de llegar al país para renovar su pasaporte. Vivía en Paraguay desde el 2011 y se disponía a trasladarse con su familia a El Salvador. “Puedo volver cuando me dé la gana. Lo que ocurre es que todavía no encontré a nadie de los de dentro (familia, amigos, conocidos) que me aconsejen hacerlo de momento. Según me consta de personas cercanas a mis actividades contra el régimen, los más atrevidos contra mi integridad física me podrán estar esperando para darme una lección, aunque el propio régimen no parece que me tenga muy en cuenta”, confesaba al blog África no es un país hace unos años. La realidad ha sido otra, desafortunadamente. Su libertad de expresión ha sido cercenada y permanece en prisión preventiva sin fianza desde el pasado 17 de septiembre. Y todo indica que está previsto su traslado a la peor y más temida cárcel de país, la Black Beach.

Entre otras, las razones han estado motivadas por la publicación en 2014 del comic “La Pesadilla de Obi”, co-escrito con Chino y Tenso Tenso, un libro que escenifica la historia de un personaje inspirado en el dictador Teodoro Obiang, que gobierna el país desde 1979. De un día para otro, el protagonista pierde su estatus y sufre, como cualquier ciudadano, las consecuencias del régimen que había construido. Y también por las críticas vertidas en su blog “Las locuras de jamón y queso”, su seudónimo, explícitamente duras contra el gobierno, por la situación de pobreza, corrupción y represión que vienen azotando al país. Aunque aún no se le han imputado cargos, el gobierno alega, además, que pertenece a una red de falsificación de dinero. Debió enojarle enormemente que en 2012 destruyera su pasaporte y lo comunicara a través de internet, haciendo internacionalmente pública su condena al régimen de Obiang, uno de los más bochornosos y severos contra los derechos humanos. 

Desde aquí pedimos la libertad para Ramón Esono.

Y hablaremos de la legalización de la marihuana con fines terapéuticos en Lesotho, el primer país africano que obtiene permiso para hacerlo. El Ministerio de Salud ha autorizado a la compañía Verve Dynamics para ‘comenzar el proceso de cultivo y producción de extractos de cannabis de alta calidad’. Empezarán el próximo año cultivando cepas sativa. Lesotho tiene experiencia en este tipo de cultivo a gran altitud, dispone de mano cualificada y, ahora, el apoyo del gobierno. Los agricultores ya venían cultivando marihuana para abastecer el consumo propio y el mercado sudafricano desde hace tiempo, ocultando las plantas entre los maizales hasta que estaban listas. Malawui y Zimbabwe están revisando la propuesta. Deseamos de corazón que el ejemplo se extienda por todo el mundo, en beneficio de nuestra salud.

Hoy no hablaremos de música.

Hablaremos de la detención del dibujante, activista y ‘artivista’, ecuatoguineano Ramón Esono, detenido en Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, cuando se encontraba cenando con unos amigos. Acababa de llegar al país para renovar su pasaporte. Vivía en Paraguay desde el 2011 y se disponía a trasladarse con su familia a El Salvador. “Puedo volver cuando me dé la gana. Lo que ocurre es que todavía no encontré a nadie de los de dentro (familia, amigos, conocidos) que me aconsejen hacerlo de momento." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?