Usted está aquí

El estigma de ser homosexual en África

Imagen de luna

De los cincuenta y cuatro países que conforman el continente africano, la homosexualidad está perseguida y sometida a cadena perpetua en más de una treintena. Y se considera a Uganda como el más terrible para declararse homosexual. Pero otros, como Mauritania, Sudán, Somalia y algunos estados de Nigeria, van aún más allá y la castigan con la pena de muerte. Da escalofríos con solo leerlo.

Sin embargo los artistas africanos no se han cruzado de brazos y desde diferentes frentes están alzando la voz para sensibilizar sobre el terrible acoso y derribo que sufren. Recientemente se ha celebrado el Festival Internacional de Cine de Durban, Sudáfrica, donde se ha proyectado “Inxeba”, un film dirigido por John Trengrove, en el que se aborda la homosexualidad masculina en un pasaje íntimo: la iniciación xhosa. Pese a meter el dedo en la llaga y ser obra de un director blanco, ha obtenido dos premios: mejor director y mejor actor para Nakhane Touré. Una plataforma de exposición internacional que deseamos contribuya a concienciar.

Pero si la homosexualidad masculina está amenazada, la femenina esta aún más zaherida. La cantante namibia Shishani bien lo sabe. Se declara activista y lesbiana, y apoya incondicionalmente al colectivo LGBTI poniendo el acento en que los homosexuales no son criminales. Su canción “Minority” es explícita en este sentido. Además hay dos escritoras africanas que respaldan este tema desde su propia óptica. Por un lado, la nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie apoya al colectivo, y la ecuatoguineana Trifonia Melibea Obono ha debutado este año con la novela “La Bastarda”, en la que afronta la homosexualidad femenina, quizás por primera vez en la literatura africana. 

De los cincuenta y cuatro países que conforman el continente africano, la homosexualidad está perseguida y sometida a cadena perpetua en más de una treintena. Y se considera a Uganda como el más terrible para declararse homosexual. Pero otros, como Mauritania, Sudán, Somalia y algunos estados de Nigeria, van aún más allá y la castigan con la pena de muerte. Da escalofríos con solo leerlo.

Sin embargo los artistas africanos no se han cruzado de brazos y desde diferentes frentes están alzando la voz para sensibilizar sobre el terrible acoso y derribo que sufren." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?