Usted está aquí

Bobi Wine, cantante y diputado en el Parlamento ugandés

Imagen de luna

Con setenta y dos años, Yoweri Museveni, presidente de Uganda desde 1986, arrancó su mandato desde una posición revolucionaria panafricanista, sin embargo, pretende perpetuarse en el poder, de cara a las elecciones del 2021, manteniendo una política autoritaria implantada hace tres décadas. Es su máxima aspiración en un país que no respira libertad y se ha levantado en su contra.

El pasado julio el cantante de raggapop africano Robert Kyagulanyi, alias Bobi Wine y conocido como el ‘Presidente del guetto’ -por su posicionamiento y discurso sobre la problemática de los pobres urbanos, el desempleo, la falta de oportunidades, la corrupción, la violación de los derechos humanos o la justicia social-, era elegido diputado por un 78% de votos y entraba en el Parlamento. “Solía despreciar la política porque nuestra política se ha visto empañada por mentiras, corrupción y rostros cambiantes (…) La brutalidad policial se convierte en una realidad para ti, el hambre se convierte en una realidad para ti, el desempleo y la pobreza se convierten en realidad para ti (…) A medida que crecía me di cuenta de que para cambiarlo tenía que involucrarme y darle un significado real que creía merecer (…) Si logro sensibilizar y abrir los ojos de un ugandés, es un gran éxito”, confiesa Bobi Wine, que en el tema utilizado para su campaña, Uganda, convertida en himno revolucionario, lanzaba el eslogan: “Somos los líderes del futuro y el futuro es hoy. Si solo nos unimos, podemos cambiar nuestro destino”.

Bobi Wine no tiene afiliación política y está desplegando un importante trabajo desde su posición como diputado. De hecho, el pasado octubre se vió oblidado a cancelar varios conciertos porque, según la policía, utilizaba el escenario para lanzar consignas políticas contra el gobierno.  Algo que también ha afectado a otros músicos como David Mugema, pendiente de sentencia por supuestas injurias al presidente Yoweri Museveni, o la cantante  Diana Namukwaya, aka Spice Diana,  golpeada por la policía tras finalizar su actuación en Kampala a mediados de noviembre, donde no pudo finalizar sus compromisos.

Sin embargo, existen rumores que indican que Bobi Wine, con las rastas afeitadas, aspira a la presidencia del país, quizás sea la razón por la que se posiciona en contra del colectivo LGBT y se oponga a la homosexualidad, algo que parece eludir en todo momento. Uganda contemplaba la pena de muerte contra los homosexuales en una ley que el Tribunal Superior revocó  en 2014 debido a la presión internacional. Pero ésto no ha sido óbice para que el Festival Internacional de Cine Queer Kampala, dedicado a la cultura LGBT, a celebrar del 8 al 10 del diciembre, se viera interrumpido por la policía que acusaba a la organización de ‘promocer la pornografía y alentar a la homosexualidad’.

Con setenta y dos años, Yoweri Museveni, presidente de Uganda desde 1986, arrancó su mandato desde una posición revolucionaria panafricanista, sin embargo, pretende perpetuarse en el poder, de cara a las elecciones del 2021, manteniendo una política autoritaria implantada hace tres décadas. Es su máxima aspiración en un país que no respira libertad y se ha levantado en su contra.

El pasado julio el cantante de raggapop africano Robert Kyagulanyi, alias Bobi Wine y conocido como el ‘Presidente del guetto’ -por su posicionamiento y discurso sobre la problemática de los pobres urbanos, el desempleo, la falta de oportunidades, la corrupción, la violación de los derechos humanos o la justicia social-, era elegido diputado por un 78% de votos y entraba en el Parlamento." data-share-imageurl="">

Estamos en redes ¿ nos sigues ?