Usted está aquí

Articulos

También llamado merengue hip-hop, merenhouse o merengue electrónico, fue uno de los géneros latinos más populares de los años noventa, con grupos como Proyecto Uno, Sandy & Papo e Ilegales marcando la pauta. Como dice su nombre, se trataba de una fusión de elementos de merengue dominicano con las texturas electrónicas del house.
La samba, género de raíces africanas gestado en Brasil, es uno de los elementos más importantes del carnaval de ese país. Tanto así, que el recinto más simbólico de su principal sucursal , la de Río de Janeiro, es el Sambódromo del Marqués de Sapucaí, donde las escuelas de samba más reconocidas de la región desfilan cada año.
La riqueza musical de Mali es infinita. Por ello cuando milicias islamistas tomaron el control del norte del país y prohibieron la música, torturando y amenazando de muerte a los artistas, y haciéndolos exiliarse, algo había que hacer. Tras el abatimiento, se levantaron y contraatacaron con la única arma que conocían: su arte. Lo veían como un deber por la preservación de su milenaria herencia e identidad cultural. Así nació el documental They Will Have to Kill Us First: Malian Music in Exile (Tendrán que matarnos primero: Música maliense en el exilio) y esta guía musical.
El reggae es un género nacido en Jamaica y es la música por excelencia de la isla. Sin embargo, sus orígenes son de múltiples geografías, tanto caribeñas, como norteamericanas y africanas. Es además un ritmo que proviene de una importante evolución, antecedida por sonidos como el ska y el rocksteady.
Las teorías sobre los orígenes del flamenco son sumamente variadas y complejas. No obstante, existe un punto de convergencia: Andalucía. Nadie puede negar que en esa región de España nació el célebre género musical. Por lo tanto no es de extrañar que todos los grupos étnicos y religiosos que hicieron vida allí durante los siglos tengan que ver con su gestación, desde cristianos, judíos y musulmanes, hasta el catalizador gitano.
Los españoles Vicente Amigo y Concha Buika, la israelí Anat Cohen en unión con el Trio Brasileiro,  la agrupación tuareg de Malí Tinariwen y el célebre coro sudafricano Ladysmith Black Mambazo, quienes finalmente resultaron ganadores, fueron los nominados en la categoría de mejor álbum de world music en la edición 2018 de los premios Grammy.
El boogaloo es un género de la música latina que consiste en la fusión de ritmos norteamericanos como soul y R&B con texturas caribeñas como el mambo, la pachanga, el chachachá y el son montuno. Joe Cuba es considerado el padre del boogaloo, aunque los aportes de músicos como Richie Ray, Pete Rodriguez y Joe Bataan también fueron decisivos en la consagración del estilo.
El género musical gnawa fusiona la tradición rítmica del noroeste de África, tomando elementos religiosos y espirituales de diversas culturas del continente. Y es que si bien es uno de los estilos principales del folclor de Marruecos, posee raíces subsaharianas provenientes del pueblo hausa, lo que desemboca en una hipnótica fusión que persigue un trance místico en el espectador.    
Por Roberto Romero Constable. De acuerdo con Marius Schneider, autor de la magna y críptica obra El origen musical de los animales-símbolos en la mitología y la escultura antiguas, para las culturas primitivas el plano acústico constituía el vínculo místico más elevado y la voz el medio más adecuado para alcanzarlo. A muy grandes rasgos, Schneider explica lo anterior considerando que la base lógica del pensamiento mágico que subyace en las culturas primitivas es la correspondencia analógica que es posible establecer entre todos los fenómenos de la naturaleza.
La música típica de los esquimales se basa en la percusión y un estilo vocal llamado katajjaq, o canto de garganta inuit. Los esquimales se dividen en dos grupos principales: los inuit, habitantes de la tundra ártica del norte de Alaska, Canadá y Groenlandia, y los yupik, habitantes del sur de Alaska y de la península siberiana de Chukchi. Estos pueblos no poseían originalmente una palabra específica para lo que se conocía como música en el resto del mundo. Era un concepto ausente en su cultura. La palabra más similar, nipi, abarcaba música, declamación y ruido. 
El mugam azerbaiyano es uno de los géneros musicales más representativos de esa nación del Cáucaso. Posee influencias persas, armenias, georgianas, árabes y turcas, siendo similar al maqam iraquí, el radif iraní y el makam turco. El mugam forma parte del Disco de oro de las Voyager, una placa de gramófono que acompaña a las sondas espaciales Voyager, lanzadas en 1977 y que tardarán 40 mil años en alcanzar las proximidades de la estrella más cercana a nuestro sistema solar. 
También conocidos como Mevleví, los Derviches Giróvagos representan una de las manifestaciones culturales turcas más conocidas en el mundo. Según la tradición, su popular danza, llamada Sema, que consiste en que cada discípulo gire individualmente sobre su propio eje, funge como canal para lograr un éxtasis místico, al ritmo de cantos, tambores, instrumentos de viento y cuerda.
El Ca Tru, también conocido como Hát ả đào o Hát nói, es un género musical tradicional vietnamita protagonizado por vocalistas femeninas, cuyos orígenes se encuentran al norte del país. Melancólico, hipnotizante y misterioso, sus melodías han complementado ceremonias religiosas y también amenizado en antiguas cortes reales. Actualmente es considerado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.
Existe una tradición en las islas Banks, ubicadas en la provincia de Torba, en el extremo norte de la remota nación insular de Vanuatu, que consiste en hacer música con el agua de los ríos y el mar. Se trata de una manifestación cultural meramente femenina, que consiste en chapotear rítmicamente tras sumergirse hasta la cintura.
Sister Rosetta Tharpe fue esencialmente una intérprete de música gospel, un género de lírica espiritual y carácter festivo. No obstante, esta guitarrista, compositora y cantante coqueteó constantemente con el blues y el rock and roll, convirtiéndose en una influencia trascendental para este último ritmo. No en vano muchas de sus primeras estrellas, como Chuck Berry y Elvis Presley, le dedicaron los más cariñosos y efusivos elogios. 
Logró la fama a los 63 años tras una turbulenta vida de nómada, estableciéndose como uno de los referentes principales del soul moderno. «Pasaron 62 años para que alguien me encontrara», diría a alguna vez, «pero le doy gracias a Dios. Muchos nunca lo logran». Esta es la historia de Charles Bradley, el astro fugaz del soul.
La rumba congoleña representa el retorno a África de ritmos autóctonos llevados al mar Caribe por la fuerza. Géneros que cambiaron mientras estuvieron fuera, en América, que se convirtieron en son y cha cha chá, para luego regresar y dar vida a una música innovadora que haría de banda sonora a la independencia del Congo. 
El primer mandatario de Haití Michel Martelly fue músico antes que político, fue conocido como el “Presidente del Compas” antes que de la nación. Lo de “compas” nada tenía que ver con la medida rítmica, sino que hacía referencia a un popular género musical del mismo nombre, también conocido como kompa o konpa. Su historia comienza en las tarimas de las discotecas de Puerto Príncipe hasta llegar a las de los mítines presidenciales.
Melómano obsesivo, viajero incansable, productor, folclorista, archivista, etnomusicólogo, escritor, intérprete, activista social, historiador oral y cineasta son algunas de las palabras que definen al norteamericano Alan Lomax, quizás el recolector de músicas del mundo y folk más importante del siglo XX.
De orígenes caribeños, aunque germinada en Nueva York, la salsa es uno de los géneros latinoamericanos más populares de todos los tiempos. Heredera del son, el danzón y la rumba, su historia es una de encuentro y fusión de culturas, de unión sonora entre Europa, África y América. La historia de la salsa es, por lo tanto, la del Caribe y sus pueblos.

Páginas

Estamos en redes ¿ nos sigues ?